Aborto, el genocidio ocultado: en el año 2020, 1,8 millones de personas murieron por covid-19 frente a 42,6 millones de niños abortados en todo el mundo. ¿Y de qué hablan los medios? De la pandemia

Cuando por medio de las leyes se traspasa la frontera ética universal del derecho a la vida, con la aprobación del aborto y últimamente de la eutanasia, acaba ocurriendo que el mayor genocidio de la historia queda cruel e injustamente silenciado…

Según datos recabados de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante el año pasado, 2020, un total de 1,8 millones de personas fallecieron en todo el mundo a causa de la pandemia del coronavirus.

En cifras absolutas son muchas personas. Pero… ¿y en cifras relativas? También según la OMS, el año pasado murieron 1,7 millones de personas por el VIH Sida. Pero es que nada menos que 8,7 millones de personas perdieron la vida a causa del cáncer.

Y esta última cifra no es nada si la comparamos con la de los muertos debido a enfermedades cardiacas: un total de 17,9 millones.

Ahora bien: ¿cuál fue la causa que produjo más muertos durante el año pasado? El aborto quirúrgico: nada menos que 42,6 millones de personas murieron de forma violenta (el aborto es un acto violento y sangriento contra un ser humano indefenso) en todo el mundo.

Aborto

¿Y cuál es la principal noticia de la que hablan -hablamos- los medios de comunicación y los responsables políticos desde comienzos del año pasado? De la pandemia del coronavirus.

Es decir, 42,6 millones de personas muertas a causa del aborto provocado frente a 1,8 millones de personas fallecidas por coronavirus. Pero del genocidio de esos niños no se habla y sus muertes son silenciadas por ‘el sistema’.

De ahí que este medio, Hispanidad, insista tanto en el tema del aborto, porque constituye el mayor genocidio de la historia y porque es un genocidio deliberada y sistemáticamente ocultado por el ‘sistema’, valga la redundancia, y por el consenso de lo políticamente correcto.

E Hispanidad seguirá insistiendo en denunciar semejante barbaridad, porque cuando por medio de las leyes (la aprobación del aborto y de la eutanasia, por ejemplo) se traspasa la frontera ética universal del derecho a la vida y el límite de que nadie puede disponer de la vida de otro -ni tan siquiera uno mismo de la suya-, fronteras que pueden ser compartidas por cualquier ser humano pues están en su conciencia, acaba ocurriendo eso precisamente: que el mayor genocidio de la historia (esos 42,6 millones de niños fueron abortados solo en el año 2020) queda cruel e injustamente silenciado…

José Angel Gutiérrez, Hispanidad, 13/01/2021

Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el robo del plebiscito, erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia, afiliándote ya a www.alianzareconstruccioncolombia.org

 

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta

×
×

Carrito