Balanza comercial rompe récord histórico y Bolsonaro sube 5 % en las encuestas

Brasil registró un superávit de 7,4 mil millones de dólares, el más alto para un mes de marzo desde 1989. El mayor pico también se alcanzó bajo la gestión de Bolsonaro con 10,4 mil millones en junio pasado.

El Partido Liberal le da la bienvenida a Jair Bolsonaro a sus filas para la reelección. Conservadores en las costumbres, liberales en la economía ha sido la fórmula del presidente. (EFE)

Brasil fue el primer país de la región que se abrió al mundo, mientras los demás seguían bajo estrictos confinamientos por causa del coronavirus. Los resultados económicos fueron inmediatos. Superó los niveles prepandémicos y ahora rompe récords históricos, todo bajo la gestión de Jair Bolsonaro que apostó por la libertad.

El Ministerio de Economía informó que el país rompió el récord para el mes de marzo desde que Brasil empezó a registrar la balanza comercial anual en 1989. Es decir, este año se rompió el récord histórico registrado en un mes de marzo con 7,4 mil millones de dólares de superávit.

Se habla de un resultado para la economía con superávit cuando las exportaciones superan a las importaciones. Cuando ocurre lo contrario, es decir, las importaciones superan a las ventas al exterior, la balanza comercial experimenta un déficit.

Sin embargo, no es el superávit más alto registrado en los últimos meses. El pico se consiguió en junio del año pasado, también bajo la administración de Bolsonaro, cuando alcanzó 10,4 mil millones.

Un desempeño favorable de la economía

Las exportaciones en marzo de 2022 totalizaron 29,1 mil millones, mientras que las importaciones fueron de 21,8 mil millones.

Hasta entonces, el mayor superávit de marzo se había registrado en 2021 (6,5 mil millones). En la comparación con el año pasado, el saldo positivo avanzó 19,3 %.

En el parcial del primer trimestre, según datos oficiales, la balanza comercial positiva suma 11,3 mil millones de dólares. Esto representa un aumento de 37,6 % con respecto a igual período del año pasado, cuando el superávit durante el primer trimestre acumulaba 8,09 mil millones.

Ha sido de tal magnitud el éxito de la producción y exportación de Brasil que superó los niveles prepandémicos. El gigante sudamericano logró el mayor saldo positivo en su balanza comercial en el periodo de enero a marzo desde 2017 (13 mil millones).

En los primeros tres meses del año, las ventas al exterior totalizaron 71,3 mil millones de dólares, un aumento de 26,8 % con respecto al mismo período del año anterior. Por su parte, las compras al exterior totalizaron 60,4 mil millones de dólares, un crecimiento de 25 %.

 

El contraste más notorio se observa con la vecina Argentina respecto al impacto de la libertad o la ausencia de la misma. Dadas las estrictas políticas de confinamiento, el país dirigido por el izquierdista Alberto Fernández quedó desplazado como primer exportador de carne, puesto que fue ocupado por Brasil.

Bolsonaro sube 5 % en las encuestas

Las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de octubre ya muestran un aumento en la popularidad del presidente Jair Bolsonaro, quien subió del 25 % al 30 % de intención de voto en las últimas dos semanas, según reseña la agencia EFE.

A seis meses de los comicios en Brasil, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien tenía dos condenas por corrupción y le fueron anuladas por el máximo tribunal de mayoría progresista, se posiciona como el candidato de la izquierda para enfrentar a Bolsonaro en las urnas.

Según los sondeos de las firmas Datafolha, PoderData y XP, Lula tendría una intención de voto de 40 %. No obstante, no le sería suficiente para ganar en la primera vuelta que se celebrará el 2 de octubre.

Las encuestas también señalan que hay un promedio de 15 % de electores indecisos. Dicho porcentaje podría buscar capitalizarlo Bolsonaro con el buen desempeño de la economía. Vale recordar que en las elecciones pasadas los principales sondeos y los medios masivos no vaticinaban una victoria de Bolsonaro.

Respaldo a Bolsonaro en las calles

Las calles demuestran que el respaldo al mandatario todavía es multitudinario. El pasado 1 de mayo, fiesta históricamente atribuida a la izquierda por la lucha de los trabajadores, el presidente convocó a más de 2 millones de brasileño. Pues garantizó no el derecho sino la libertad de trabajar, mientras el resto del mundo estaba confinado.

Asimismo, la población manifestó su rechazo a la «dictadura de la toga» ejercida por el Supremo Tribunal Federal (STF) y su persecución al presidente y sus simpatizantes, muchos de los cuales pasaron más de un año en prisión domiciliaria e incluso estuvieron en la cárcel, donde a un periodista oficialista (Oswaldo Eustaquio) lo dejaron sin movilidad sus piernas.

«El poder emana del pueblo», fue el clamor de millones de brasileños en las calles, un mensaje claro al máximo tribunal que no solo liberó a Lula sino que le otorgó derechos políticos para que pudiera competir en estas elecciones. Los manifestantes exclamaron que ellos pusieron a Bolsonaro en el poder y ellos definirán si se quedan o no. Más de 57 millones de votantes lo eligieron en 2018. Ahora enfrenta el reto de reafirmar ese apoyo o superarlo.

Mamela Fiallo Flor

Mamela Fiallo Flor

Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firme amante de la libertad.

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones