Brasil vuelve a ser una de las 10 mayores economías del mundo

El presidente Jair Bolsonaro destaca cómo “más que sustento, el empleo dignifica a quienes necesitan sustentar una familia”. Bajo su gestión, Brasil superó a Alemania, Estados Unidos, Francia, y Canadá en la creación de empleo.

Bolsonaro llega a la frontera con Paraguay, donde crearon un puente entre ambas naciones, y fue recibido con apoyo multitudinario. (EFE).

En pleno año electoral, Brasil volvió a estar entre las mayores economías mundiales. Mientras el planeta entero se paralizó por miedo al coronavirus, el presidente de dicha nación, Jair Bolsonaro, apostó por la libertad y logró aumentar la creación de empleo.

De acuerdo con una encuesta hecha por la agencia de calificación, Austing Rating, Brasil está de nuevo entre las 10 mayores economías del mundo. Basta contrastar con la vecina Argentina, a quien desplazó como principal exportador de carne, dadas las políticas de confinamiento que empobrecieron al país y lo cerraron al mundo.

 

Bolsonaro no encerró, ni discriminó a sus ciudadanos

El presidente Bolsonaro destaca cómo «más que sustento, el empleo dignifica a quienes necesitan sustentar una familia». Bajo su gestión, Brasil superó a Alemania, Estados Unidos, Francia, y Canadá en la creación de empleo. No es un dato menor que estos países, en particular los últimos dos, volvieron a los no vacunados ciudadanos de segunda categoría.

Los camioneros de Canadá expusieron las políticas contraproducentes de Justin Trudeau con respecto al manejo de la pandemia y cómo estuvo dispuesto a usar la violencia para desmantelar una protesta pacífica. Mostraron al planeta entero su compromiso a luchar y lograron que más de la mitad de las provincias remuevan las medidas de control total.

Asimismo, Emmanuel Macron en su oportunidad también cargó contra las personas que se negaban a darse las dosis de las vacunas: ‘A los no vacunados tengo muchas ganas de fastidiarlos (o una versión más soez: joderlos)’. El opuesto total a Bolsonaro que anunció que sería el último ciudadano en vacunarse, solo después que lo hayan hecho todos sus ciudadanos, priorizándolos y permitiendo la libertad de cada uno a decidir.

Al hacerlo además enfrentó el discurso globalista de dominación. Como no está vacunado, no pudo entrar a comer a ningún lugar de Nueva York durante su visita a las Naciones Unidas, entonces comió en la calle en puestos de comida ambulante.

Brasil superó a principales naciones industrializadas en creación de empleo

No obstante, con la complicidad de los medios masivos, burlarse de Bolsonaro sigue siendo motivo de premio. Pero él lo toma con humor. Tras ver una caricatura en su contra, señala que se parece más a la depuesta Dilma Roussef, cuyo gobierno produjo la mayor recesión en la historia, de la mano del Partido de los Trabajadores (PT) del hoy candidato presidencial Lula Da Silva.

«Lo que demuestra que las políticas y prácticas del PT son tan destructivas como un escenario mundial con guerra y pandemia», reclamó Bolsonaro. Pues con él, en contraste, se alcanzó la menor tasa de desempleo y.Brasil volvió a estar entre las mayores economías mundiales.

 

Brasil fue la primera nación en la región cuyo PIB superó niveles prepandémicos

Brasil fue el primer país del continente que devolvió su Producto Interno Bruto (PIB) a niveles prepandémicos e incluso superó los niveles de febrero del 2020. Este índice permitió posicionar a Brasil entre las mayores economías mundiales, pues es el PIB es la suma de todos los bienes y servicios producidos en el país.

De acuerdo a los datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el crecimiento acumulado en el primer trimestre de 2022 fue del 1%, totalizando 2,2 billones de reales en valores corrientes (460’732’976.000 dólares).

Comparado con el primer trimestre de 2021, la economía brasileña creció un 1,7%, alcanzando el 4,7% en el acumulado de 12 meses.

En la clasificación de Austing Ratings, cotizada en dókares, Brasil está cerca de Canadá e Italia, 8º y 9º en la clasificación mundial, respectivamente, y debería acortar aún más la distancia en 2023.

Las Cuentas Públicas de la Unión, de los municipios y de las empresas estatales, cerraron abril con un saldo positivo de 38,9 mil millones de reales (8’146’596.712 de dólares), el mejor superávit primario del mes, desde el inicio de la serie histórica en 2001. El superávit acumulado para 2022 es de 148.500 millones de reales.

Este cierre positivo de la balanza comercial aumentó 5 % la aprobación de Bolsonaro.

Ahora suma posicionarse entre las 10 mayores economías mundiales y reducir el desempleo al punto más bajo de los países desarrollados (G20). Los éxitos económicos de la gestión de Bolsonaro rara vez aparecen en los medios tradicionales. Sin embargo, se reflejan en las calles por medio del respaldo y resta que se vean en las urnas en octubre.

Mamela Fiallo Flor

Mamela Fiallo Flor , Panam Post Miami, 03/05/2022

Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firme amante de la libertad.

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta