Conjurado el amago de división en la Gran Marcha contra el petro-comunismo depredador

Agradecemos a Pierre Onzaga, mentor y director nacional de la Gran Marcha, a Andrés Rodriguez, el Gury, líder emergente en Medellín, por la magnánima y patriótica decisión tomada.

Esperamos que la unión así consagrada salga fortalecida y que se torne tan fraternal e inquebrantable como la de los tres mosqueteros inmortalizados por Alejandro Dumas. De tal forma que logren resistir el contragolpe del régimen petrocomunista, esto es las persecuciones que se vislumbran en el horizonte: intrigas, calumnias, fiscalizaciones y demandas sin fundamento y hasta el furor sicarial y violento de aquellos ‘incontrolables’ revolucionarios de marcha rápida (guerrillas, primeras líneas, etc).

Sea esta la ocasión para invitar a todos, absolutamente a todos los movimientos en resistencia, a lo largo y ancho de la Patria, para conformar una gran confederación nacional, a elegir una directiva nacional que represente a todos y a sincronizar, de forma genial y contundente, los ideales, estrategias y acciones que se predefinan.

Sale gravemente perjudicada la desenfrenada yijad petro-comunista que tan precipitada y torpemente sigue blandiendo sus garras, a través de:

1. Los diversos actos ejecutados por el presunto presidente Petro. Actos inconsultos de naturaleza anarco-comunista cuya revisión constitucional sigue convenientemente postergada hasta las calendas griegas.

2. La envenenada ráfaga de propuestas de reforma constitucional y de proyectos de ley enfocados a triturar las piedras angulares de nuestras leyes y de la civilización occidental

y cristiana que nos legaron nuestros abuelos.

La Gran Marcha 26S colmo la Plaza de Bolivar a pesar del vacío y la desinformación mediática

Pedimos a Dios que, a los líderes de esta Gran Marcha Cívica, les conceda la sabiduría y fortaleza necesarias para que sepan darle un norte estratégico, para convertirlas en eficaces e ineludibles demandas legales con miras a restablecer, en nuestra amada Colombia, la transparencia electoral, el Estado de Derecho, la vigencia de la justicia y de nuestras libertades. En fin, para restablecer el orden en todos los ámbitos.

Tal vez esta sea la última oportunidad para lograrlo antes de que, a raudales, corra la sangre y de que se consolide el régimen de miseria y opresión proyectado por el presunto presidente Petro. ¡Ojalá me equivoque!

Por Juan Carlos Ariza Gómez
Presidente de Alianza Reconstrucción Colombia

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones