El final de un ciclo político

En Colombia asistimos al final de un ciclo político amplio. El ciclo abierto por la Constitución de 1991 dio todo lo que podía dar y ha muerto. El país ha llegado a una situación límite, exteriorizada por la detención asombrosa del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, resultado de una serie de combinaciones en la cúspide del principal organismo de justicia del país.  No es la primera vez que la ciudadanía se siente impotente ante la arbitrariedad judicial, pero sí es la primera vez que esa impotencia ante la brutalidad judicial llega a tales niveles.

Colombia se ve aprisionada por un marco de hierro que ella no comprende ni acepta, por un sistema forjado a espaldas de la representación popular, por vías de hecho, que destruye sistemáticamente las garantías democráticas y anula la libertad individual. Nada como esa detención de un senador y ex jefe de Estado, por motivos políticos, había ocurrido antes en Colombia. El fin de ese ciclo político es pues aparatoso y anuncia convulsiones cada vez más violentas y generalizadas.

La detención de un expresidente de la República, sin causales reales, por instigación de una minoría política, incrustada en sectores con poder decisorio en el poder judicial, y las maniobras  judiciales simultáneas y no menos extravagantes contra el presidente en ejercicio, Iván Duque, son el preludio de choques institucionales fuertes que el país está obligado a encarar con determinación y a sofocar y desraizar si no quiere ver, a cortísimo plazo, la erección de un sistema totalitario  de tipo comunista, que aparecerá ante los indiferentes como un compendio de virtudes y de sociedad pura y perfecta.

Lo peor es que ya existe un embrión de ese Estado totalitario. Él está incrustado en el centro del sistema colombiano. Cuando en la más alta instancia del servicio público de justicia, la CSJ, el ente fallador admite como válidos y probados los argumentos del acusador (comunista), sin que los descargos probados del acusado (liberal) sean tenidos en cuenta y sean rechazados como “jugaditas para engañar”, el embrión del Estado totalitario, en toda su monstruosidad, está ya allí.

De ese caos el país debe salir acudiendo con determinación, y lo más rápidamente posible, pero sin precipitaciones, a medidas drásticas de tipo político, legal y administrativo, y también a medidas de revisión constitucional, sobre todo de la justicia y de los factores que limitan los poderes constituidos, preservando la legalidad y la unidad de un país que se dispone a defender su heredad y el sistema democrático por todos los medios.

La Constitución de 1991 mostró sus límites y carencias. Estas no cayeron del cielo. En la redacción de esa Constitución participaron militantes de dos fuerzas subversivas que intentaron, lográndolo solo a medias, introducir nociones que el marxista italiano Antonio Negri condensará años después en su ensayo “il potere costituente”, destructor de la democracia representativa, que inspiraron ulteriormente la teoría del “Estado comunal” de Hugo Chávez.

El texto constitucional de 1991, con su propuesta de “autonomía” local y de descentralización del poder y de “democracia participativa” y “pluralista”, abrió las puertas a la negación de todo eso, a una farsa de “participación”, a una farsa de “pluralismo” (el pluralismo que inspira a la JEP y al resto de poder judicial es de lo más admirable).

Esa Constitución no ayudó a salir a Colombia del caos institucional que fue multiplicado, en gran medida, por el falso “proceso de paz” del gobierno de ocho años de Juan Manuel Santos. El resultado del referendo de 2016, mediante el cual los colombianos abolieron el acto de rendición infame del Estado santista ante el bloque narco-terrorista de las Farc, fue desconocido y violado por el gobierno de Santos. Ese fue el gran momento de nuestra “democracia participativa”: el voto de los ciudadanos fue excluido y estigmatizado.  Pero el responsable de eso no fue solo el poder ejecutivo. Este cometió ese crimen con la colaboración del poder legislativo y del poder judicial, sin que la Constitución haya podido impedir, gracias a sus disposiciones, tales desafueros.

El fin del ciclo abierto en 1991 queda a la vista de todos. Ese acontecimiento y lo que acabamos de ver con la detención del expresidente y senador Álvaro Uribe, muestran que el país debe poner fin a la escalada subversiva y emprender, al mismo tiempo, un proceso de revisión constitucional de fondo. Solo medidas de ese alcance pueden impedir que triunfe sobre las mayorías nacionales el objetivo de una minoría fanatizada: la degradación hacia el socialismo revolucionario, o comunismo del siglo XXI.

Eduardo Mackenzie, Periódico Debate, 13/08/2020

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Horacio Echeverry Garrido

    Gran articulo el pais no puede seguir manejado por los politicos corructos es hora de salir a las calles a defender la democracia y al presidente Uribe

  2. Luz Stella Velez

    Todos unidos triunfaremos. Dios es grande y maravilloso.

  3. Lilia Guerrero

    Lilia Guerrerp
    Eduardo Mackenzie – Visionario, gran Patriota:

  4. Guillermo Vasquez

    tiempos aciagos estan por llegar sino unimos esfuerzos para derrotar al socialismo del siglo xxi que nos quieren imponer , Uribe preso y santos dictando catedra de paz en USA y que decir del congreso en manos de narcoterroristas

    1. admin

      Ya emepezamso a unir a los colombianos de bien para derogara ese maldito acuerdo, tomarnos el CONGRESO Y LA pRESIDENCIA Y ATAJAR A LA IZQUIERDA COMUNISTA. U

Deja una respuesta