Estallan protestas en toda China por restricciones Covid

“¡ABAJO EL PCCH! ¡ABAJO XI JINPING!”

Multitudes de manifestantes en Shanghai, China, gritaron y levantaron hojas de papel en blanco el domingo por la noche. Las protestas surgieron en rechazo a las fuertes restricciones por COVID-19 luego de un incendio mortal en el extremo oeste del país que provocó una ira generalizada.

La ola de desobediencia civil, que ha incluido protestas en ciudades como Beijing y Urumqi, donde ocurrió el incendio, no tiene precedentes en China continental desde que Xi Jinping asumió el poder hace una década.

En Shanghai, la ciudad más poblada de China, los residentes se habían reunido el sábado por la noche en la calle Wulumuqi para celebrar una vigilia con velas que se convirtió en una protesta durante las primeras horas del domingo.

Mientras un gran grupo de policías observaba, la multitud levantó hojas de papel en blanco como símbolo de protesta contra la censura. Más tarde, gritaron: “¡Levanten el bloqueo para Urumqi, levanten el bloqueo para Xinjiang, levanten el bloqueo para toda China!”, según un video que circula en las redes sociales.

Más tarde, un gran grupo coreó “Abajo el Partido Comunista Chino, abajo Xi Jinping”, según testigos y videos, en una inusual protesta pública contra el liderazgo del país.

https://i0.wp.com/es.theepochtimes.com/assets/uploads/2022/07/GettyImages-1386897006-1200x800-700x420-600x360.jpeg?resize=600%2C360&ssl=1

Trabajadores de la salud con equipo de protección en Beijing, el 21 de marzo de 2022. (Kevin Frayer/Getty Images)

Reuters no pudo verificar de forma independiente las imágenes.

Más tarde el domingo, la policía mantuvo una fuerte presencia en Wulumuqi Road y acordonó las calles aledañas, realizando un arresto que provocó protestas de los espectadores, según videos no verificados mostrados por Reuters.

Por la noche, cientos de personas se habían reunido nuevamente cerca de uno de los cordones, algunos con hojas de papel en blanco.

“Estoy aquí por el incendio en Urumqi. Estoy aquí por la libertad. Viene el invierno. Necesitamos nuestra libertad”, le dijo un manifestante a Reuters.

En la prestigiosa Universidad Tsinghua de Beijing, decenas de personas realizaron una protesta pacífica contra las restricciones por COVID-19, según imágenes y videos publicados en las redes sociales.

En un video, que Reuters no pudo verificar, un estudiante universitario de Tsinghua le pidió a una multitud que se manifestara. Dijo: “Si no nos atrevemos a hablar porque tenemos miedo de ser difamados, nuestra gente se decepcionará de nosotros. Como estudiante universitario de Tsinghua, lo lamentaré toda mi vida”.

Un estudiante que vio la protesta de Tsinghua le dijo a Reuters que se sentía desconcertado por la protesta en una de las universidades más elitistas de China y el alma mater de Xi.

“La gente allí era muy apasionada, lo que se vio allí fue impresionante”, dijo el estudiante, que se negó a ser identificado dada la delicadeza del asunto.

El incendio del jueves, en el que murieron al menos a 10 personas dentro de un edificio de gran altura en Urumqi, capital de la región de Xinjiang, provocó que multitudes salieran a la calle el viernes por la noche, gritando “¡Terminen con el encierro!” y levantando los puños en el aire, según videos no verificados en las redes sociales.

Muchos usuarios de Internet creen que los residentes no pudieron escapar a tiempo porque el edificio estaba parcialmente cerrado, lo que los funcionarios de la ciudad negaron. En Urumqi, una ciudad de 4 millones de habitantes, algunas personas han estado encerradas hasta 100 días.

Protesta en Xinjiang

El viernes estallaron protestas masivas en la región de Xinjiang, en el extremo occidental de China, cuando el sentimiento de la gente llegó a un punto de ebullición después que circularon afirmaciones en Internet que culpaban a las restricciones por COVID del incendio mortal en un edificio de apartamentos.

Múltiples videos, que se dice que son de Urumqi y que fueron compartidos en las redes sociales, muestran los residentes furiosos por las políticas draconianas de “cero-COVID” impuestas por el Partido Comunista Chino (PCCh).

En un vídeo, que se dice que procede de un distrito uigur de la ciudad, se oye lo que parecen disparos.

Los residentes, que portaban la bandera del PCCh, se reunieron frente a un edificio del gobierno local en Urumqi, cantando para que se levantaran los bloqueos. Algunos cantaron coros que decían “vamos a morir juntos”, según un video compartido en las redes sociales.

Frente al edificio del gobierno en Urumqi, un funcionario salió a hablar con la gente, según un video compartido en Twitter por 247ChinaNews.

“¿Cuándo se levantará el confinamiento?”, se le escucha a un hombre que preguntaba en el video.

“”No vamos a hacer desbloqueos… todo es por la seguridad de todos”, respondió Ma Zhijun, vicesecretario del Comité Municipal del Partido de Urumqi, según el medio.

The Epoch Times no ha podido verificar de forma independiente la autenticidad de los videos.

“No queremos códigos de salud”

Otras ciudades en las que se han producido disidencias públicas son Lanzhou, en el noroeste del país, donde los residentes volcaron el sábado las tiendas de campaña del personal de COVID-19 y destrozaron las cabinas de pruebas, según mostraron las publicaciones en las redes sociales. Los manifestantes afirmaron que fueron encerrados a pesar de que nadie había dado positivo en las pruebas.

Se llevaron a cabo vigilias con velas por las víctimas de Urumqi en universidades de ciudades como Nanjing y Beijing.

Los 25 millones de habitantes de Shanghai fueron encerrados durante dos meses a principios de este año, lo que provocó ira y protestas.

Continúa la política de “cero-COVID”

Los medios de comunicación controlados por el régimen chino han defendido la política de cero-COVID de Xi diciendo que son un salvavidas y que son necesarios para evitar abrumar el sistema de salud.

A pesar del creciente rechazo público contra la estricta política y su creciente costo para la economía, los funcionarios chinos han prometido continuar con los bloqueos y con otras restricciones.

Los gobiernos occidentales y grupos de derechos humanos han acusado durante mucho tiempo a Beijing de abusos y de trabajo forzado impuesto a la minoría étnica musulmana de Xinjiang. El liderazgo comunista de China ha negado repetidamente tales afirmaciones.

La economía de China sufrió una amplia desaceleración en octubre, ya que la producción de las fábricas creció más lentamente de lo esperado y las ventas minoristas cayeron por primera vez en cinco meses, lo que subraya la vacilante demanda en el país y en el extranjero.

China informó el domingo que sus empresas industriales experimentaron una nueva caída de sus beneficios en el periodo enero-octubre y que 22 de los 41 principales sectores industriales chinos registraron un descenso, esto se agrega a los débiles datos económicos de China compartidos recientemente.

La segunda economía más grande del mundo también se enfrenta a otros obstáculos, incluidos los riesgos de recesión global y una recesión inmobiliaria.

Las protestas públicas generalizadas son extremadamente raras en China, donde Xi casi ha eliminado el espacio para la disidencia, lo que obliga a los ciudadanos a desahogarse en las redes sociales, donde juegan al gato y al ratón con los censores del Internet chino.

La frustración está hirviendo tras poco más de un mes de que Xi se asegurara un tercer mandato al frente del PCCh.

Este fin de semana, el secretario del Partido Comunista de Xinjiang, Ma Xingrui, le pidió a la región que intensifique el mantenimiento de la seguridad y frene el “rechazo violento e ilegal de las medidas de prevención por el COVID”.

Los funcionarios de Xinjiang también dijeron que los servicios de transporte público se reanudarán gradualmente a partir del lunes en Urumqi.

Por Dorothy Li Y Sophia Lam
The Epoch Times | Reuters | 27/11/2022
 

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones