Hace mucho rato he querido titular un artículo con esa palabra macabra.

Para mostrar la causa más protuberante de la destrucción del aparato empresarial y productivo de Venezuela.

Colombia recuerda con horror, los videos de Hugo Chávez pavoneándose por Caracas y expropiando propiedades y empresas a diestra y siniestra.

¡Exprópiese!

Hoy, 22 años después, Venezuela es un país arruinado desabastecido, sin moneda y sin futuro.

Una economía de miserables esclavizados por unos centavos para comer muy mal.

Y una casta de mafiosos contrabandistas, militares y políticos que viven como reyes.

Un país sin agua, sin luz, sin salud, sin medicamentos y sin oportunidades.

Veo todos los días en el internet, para la venta las haciendas más grandes, productivas, equipadas y hermosas de ese país, por unas sumas ridículamente baratas.

¡Las están regalando!

Claro, quien tenga una finca de esas debe enfrentar la extorsión asfixiante de 4 o 5 grupos de delincuentes.

Y los camiones con el ganado nunca llegan a su destino.

Son todos atracados y robados en el camino.

Gustavo Petro acudió hoy con Francia Márquez una notaría, a firmar un documento que dice que no expropiará nada.

Lo mismo hizo Hugo Chávez, también ante un notario.

Todo es una mentira.

Todo el programa de gobierno de Gustavo Petro es una expropiación, así como lo hizo Chávez.

Subirle de manera brutal los impuestos a esas fincas grandes «para obligar a los finqueros a venderle al Estado», es una expropiación

Pagarles esas tierras a los finqueros con bonos del Estado a 20 años es un robo.

Democratizar los ahorros pensiónales privados, de los empleados que están en Fondos Privados de pensiones, es una flagrante expropiación.

Y estos dineros manejados por el Estado correrán la suerte del Seguro Social. Se los  robaran.

Y serán millones de pensionados los que al igual que en Argentina morirán en la miseria.

Esa visita a la notaría de Gustavo Petro, ofende la inteligencia de Colombia.

Es otra de sus mentiras.

Acabar con el Sistema de EPS, IPS, y SISBEN, para entregarle la salud de los colombianos a un Estado corrompido e ineficaz, es acabar con la salud en este país.

¡Expropiar la salud!

Acabar con la caña de Azúcar, con la Palma de Aceite y la Ganadería, es el plan más macabro de expropiaciones del programa Petro y el desempleo para 2.5 millones de colombianos.

Acabar con la exploración y explotación de hidrocarburos y minerales es no solo la expropiación más brutal, sino la ruina del Estado colombiano y el fin de las regalías.

Por donde mire Usted el programa de Petro, conlleva una expropiación abusiva y atropellada de todo lo privado.

Una ridícula visita a una notaría, no cambia nada en el programa de Gustavo Petro.

Recuerden bien los videos de Chávez, con notaría y todo.

¡Exprópiese!

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones