Justicia boliviana cajonea todas las denuncias contra Evo Morales y el ex presidente consiguió la impunidad que buscaba

Con la llegada de Luis Arce a la presidencia, el sistema judicial de Bolivia rechazó y desestimó todas las denuncias de fraude electoral, estupro y terrorismo sobre Evo Morales. Ahora sin antecedentes penales en su contra, alcanzó la impunidad.

Tras su llegada a Bolivia, el ex presidente e intento de dictador Evo Morales ha sido un gran beneficiario de notados privilegios legales. Pese a estar perdiendo el respaldo político de algunas ramas del Movimiento al Socialismo, sigue siendo un intocable para las autoridades judiciales en su país.


Esta semana, medios locales revelaron que la juez del Tribunal Tercero Anticorrupción de La Paz, Claudia Castro (que en el año 2018 fue suspendida por un año del ejercicio de su profesión por infringir el Código de Ética del Colegio de Abogados de Bolivia) desestimó las denuncias de fraude electoral contra Evo Morales y su cúpula, al no considerar “contundentes” los elementos de prueba que presentó el candidato presidencial Carlos Mesa, mismos que fueron ratificados en los Informes Preliminar y Final de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En su denuncia, Mesa acusó a Morales por los delitos de falsificación de documentos o uso de documento falsificado; obstaculización de procesos electorales; manipulación informática; y alteración y ocultación de resultados.

Por otra parte, el presidente del Tribunal de Justicia de La Paz, Jorge Quino, descartó presentar un recurso de apelación contra esta decisión, argumentando que “no existe constancia de algún elemento de prueba del denunciado fraude” en los informes presentados por el Tribunal Supremo Electoral y la OEA.

“Tanto el informe interno del Tribunal Supremo Electoral y el del Tribunal Electoral Departamental, según la juez (Claudia Castro, encargada de anular el proceso), no habían concluido y menos habría existido en estos informes preliminares los elementos constitutivos para la existencia de un fraude electoral en las elecciones de octubre de 2019”, aseguró Quino.
Con esta decisión, la situación electoral de Bolivia ha quedado en una situación muy extraña. La Justicia se niega a identificar como fraudulenta la elección de 2019, que le hubiera otorgado la victoria a Evo Morales, pero no presenta objeciones con el hecho que hoy está gobernando Luis Arce, quien triunfó la re-edición de esa elección.
Constitucionalmente esto es válido, ya que la elección de 2019 carece de legitimidad luego de que el mismo Tribunal Electoral admitió que hubo fraude. Sin embargo, las recientes decisiones de la justicia, claramente manipulada por el MAS, han creado una inconsistencia en este aspecto.
La semana pasada, la justicia boliviana absolvió a Morales de las responsabilidades penales dentro del proceso por terrorismo que le seguía el Ministerio Público. Esta denuncia había sido presentada por el Gobierno interino de Jeanine Añez, luego de revelar una conversación entre el dirigente cocalero Faustino Yucra y Morales en donde recibía instrucciones para alterar el orden en el país. 
Aunque el audio fue verificado por un instituto de peritaje en Colombia (los resultados determinaron que la voz contenida en el audio era la de Morales), las investigaciones fueron cerradas, además de dejar sin efecto legal las órdenes de detención, otorgándole impunidad a Morales.
También, en el mes de noviembre, Evo fue absuelto de los delitos de terrorismo, genocidio, sedición, atentados contra la seguridad de los servicios, delitos contra la salud, destrucción de bienes e instigación pública a delinquir, por los bloqueos de carreteras realizados en el mes de Agosto y organizados por el ex presidente desde Buenos Aires.
Estos bloqueos fueron registrados en el pico máximo de infección de la pandemia de coronavirus en el país, que, sumado a la maniobra política que ejecutaba Añez en su condición de candidata y Presidente al mismo tiempo, fueron responsables de más de 40 decesos por falta de oxígeno (entre ellos, Esther Morales, hermana de Evo Morales) ya que los bloqueadores impedían a las cisternas el acceso a las ciudades. 
Por otra parte, las investigaciones iniciadas por los delitos de estupro, pedofilia y la conformación de una red de trata de menores contra Morales se mantienen sin avances significativos a pesar de las múltiples pruebas que se han presentado, por lo que no se descarta que en los próximos días sea absuelto de estos delitos también.

Por Diego Salvatierra, para La Derecha Diario.

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta