¿Políticos o refugiados?

En la política, se dan las alianzas, las coaliciones y las mezclas que nadie imagina.
Todo por aparecer en la foto.
Los políticos no pueden quedar fuera de la foto y menos a la hora de empezar una nueva campaña.

Un pequeño cambio de look, un cambio de discurso y ¡vamos para la otra campaña!

¡Estar fuera de esa foto, es desaparecer, es morir!

Este es el caso de un cóctel tan extraño por sus ingredientes, como amargo por la gastada y vinagre vigencia de algunos de ellos.

El cóctel se llama » centro izquierda». Su color no existe. La ideología, tampoco. Es el elemento más amargo del cóctel; una mezcla mal dosificada de muchos de esos ingredientes.

¿Qué le pueden aportar nuevo a la política de este país, personajes como Roy Barreras, Juan Fernando Cristo, Humberto de la Calle, Antonio Navarro Wolf, Ernesto Samper, Sergio Fajardo, Jorge Robledo y Juan Manuel Galán?

¡A qué se les parece eso? ¿A un campo de refugiados?

A Samper no lo quieren en ninguna parte; lejos de sumar, resta.

Cristo y Galán salieron por la puerta de atrás del partido liberal al fracasar en el intento de sacar a César Gaviria. Deambulan hace rato sin partido y sin norte.

Roy Barerras, compadre de Álvaro Uribe, volteó con mucha agilidad como escudero enmermelado de Santos y ahora, enemigo visceral de Iván Duque que le quitó toda la mermelada, busca desesperadamente ubicarse pues su fuerza política se desvanece igual que su prestigio.

Robledo, muy viejo ya, con un Polo Democrático enclenque y sus relaciones con Petro, rotas e irreconciliables, y su futuro también embolatado.

Humberto de la Calle, artífice con Santos de la falsa paz; mentiroso igual a su jefe, fue barrido en las elecciones. Su votación fue vergonzosa; un anciano venerable.

Antonio Navarro, viejo, desgastado y sin futuro; desde el M-19 hasta el Partido Verde pasando por muchos partidos y ya sin clientela.

Sergio Fajardo, que estuvo punteando dos meses en la pasada contienda, hasta que llegaron los temas álgidos de la campaña y quedó mudo. ¡Volteando sus ojitos y enroscando sus crespitos! Es tal su ignorancia y su despiste en temas económicos, que, acosado por las preguntas, se desesperó e invitó a un interlocutor a buscar en Google. El gobernante que tuvo parado varios años el túnel que conectó a Medellín, con el Aeropuerto José María Córdoba. Allí lo tienen bien claro. Ahora anda enfrentando cargos penales por el despelote de Hidroituango. ¡El candidato Google!

¿Qué puede unir a este grupo amorfo de personajes decadentes en la política?

¿Será que los colombianos le van a creer a este cóctel amargo de políticos de todas las tendencias, arrinconados por las circunstancias?

Su argumento más fuerte es que hacen parte del «centro», con tendencia a la izquierda.

Pocas veces había visto yo un grupo más heterogéneo de políticos arrumados bajo una misma carpa.

¿Quién pondrá allí los votos? ¿Samper? ¿Cristo? ¿Roy? ¿Galán? ¿De la Calle? ¿Fajardo? ¿Robledo? ¿Navarro?

Me da pena, pero a mí se me parece más este grupo a un campo de refugiados. Decadentes. ¡Sin clientela!

Álvaro Ramírez G. , [email protected], Periódico Debate, 10/02/2021

Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el plebiscito que nos fue robado,
erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia,
afiliándote ya a
www.alianzareconstruccioncolombia.org

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones