Revelan plan cubano para interferir en elecciones presidenciales de Colombia

Funcionarios cubanos usan organizaciones sociales colombianas para intervenir en los próximos comicios. Un mandato comunista en Colombia sería un logro para Cuba, Rusia y Venezuela.

Un documento emitido desde la presidencia detalla del plan para desestabilizar al país.

El régimen cubano ve en Colombia su próximo blanco político. Una presidencia de izquierda le aseguraría a la dictadura castrista una posición estratégica en la región, justo al lado de Venezuela con su aliado Nicolás Maduro, así como con accesibilidad a fronteras y organizaciones terroristas.

Por esto, estaría planificando interferir en las elecciones presidenciales de 2022. Una investigación publicada por Semana revela el plan cubano que tendría el apoyo de Rusia y Venezuela.

El descubrimiento se dio por un documento filtrado desde la Presidencia. Allí se advierte del plan para mover la balanza en los comicios y desestabilizar el país. También detectaron actividades sospechosas de funcionarios cubanos en tierra colombiana.

Uno de los señalados es José Luis Ponce Caraballo, embajador de Cuba en Colombia. Casualmente en el año 1996 fue acusado y expulsado de Estados Unidos por espionaje.

La estrategia cubana

El texto detalla que la estrategia la ejecutan cubanos con cobertura diplomática en organizaciones sociales solidarias. También se filtran a través de programas de cooperación con autoridades locales y su financiación por medio del Ejército de Liberación Nacional (ELN), organización terrorista colombiana de izquierda.

Para completar el plan, un candidato a las próximas elecciones estaría simpatizando con el régimen castrista, aunque la nota no menciona el nombre.

La investigación menciona a Fernando González Llort y Gerardo Hernández Nordelo, irónicamente ambos formaron parte de La Red Avispa, el entramado de espionaje que Cuba aplicó en EE.UU. a finales de los años 90. González pasó más de 17 años en prisión; Hernández recibió dos cadenas perpetuas de 15 años cada una, pero salió en libertad por el intercambio de prisioneros con EE.UU. acordado en 2014.

A pesar de la reprimenda, ambos habrían vuelto a sus hazañas. Semana agrega que las actividades de injerencia estarían camufladas por medio de las tareas legales del Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba (MCSC).

El MCSC tiene una relación estrecha con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), dirigido por nada menos de Fernando González Llort.

Desde hace años la intromisión cubana era advertida por otras figuras políticas colombianas. El expresidente Andrés Pastrana exigió en 2018 al gobierno de Juan Manuel Santos informar “si efectivamente hay o no hay un plan con injerencia extranjera por parte de los Gobiernos de Venezuela y Cuba para asesinar al expresidente Uribe», reseñó Radio Televisión Martí.

La tensión entre Colombia y Cuba

Las relaciones entre Colombia y Cuba están tensas. En La Habana están resguardados cabecillas del ELN relacionados a un atentado en la Escuela de Cadetes General Santander en 2019, el crimen dejó más de 20 muertos.

El suceso fue determinante para que Cuba volviera a la lista de patrocinadores del terrorismo que elabora Estados Unidos. El gobierno de EE.UU. tomó la decisión por la negativa de ese país a entregarlos a las autoridades colombianas.

Desde el atentado, se quebró la mesa de diálogo que mantenía el ELN y el gobierno de Iván Duque. Los líderes del grupo terrorista se refugiaron en La Habana amparados en unos protocolos firmados durante las conversaciones, allí estaba plasmado que los guerrilleros tendrían 72 horas para refugiarse sin ser capturados.

El interés de Putin y Maduro

Hay un factor que no puede desestimarse. Las ansias que Rusia y Venezuela tienen en conjunto con Cuba para lograr el control de Colombia.

Primero, está la desestabilización de la región. Próximamente habrán elecciones en Ecuador, Perú y Chile. Si la izquierda logra alguna victoria, la toma de Colombia sería clave para consolidarse.

Semana también cita el espionaje que Rusia, Venezuela y Cuba mantienen en esa parte del mundo con intercambio de información. «Entre los datos más preocupantes está la ubicación de varias estaciones radioeléctricas por parte de Rusia en la frontera colombo-venezolana», explica la publicación.

El país, ahora gobernado por Iván Duque se convierte en un trofeo que esta triangulación de países está dispuesta a conseguir. Si lo logran, quedarían blindados geográficamente, un claro peligro para esa parte del mundo.

Oriana Rivas

Oriana Rivas, Panam Post, Miami, 18/01/2021

Periodista venezolana radicada en Buenos Aires. Investigación para las fuentes de política y economía. Especialista en plataformas digitales y redes sociales.

Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el robo del plebiscito, erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia, afiliándote ya a www.alianzareconstruccioncolombia.org

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta