Sobre la alcaldía, ni mentiras ni sofismas

De salida tenemos que reconocer algo importante: desde un comienzo el Alcalde Quintero destapó sus cartas políticas cuando anunció que su objetivo era acabar con el grupo empresarial antioqueño responsable del fracaso de Hidroituango y deudor a la ciudadanía de nueve billones de pesos. Con astucia logró que la Junta de la EPM renunciara incorporando a la nueva Junta una ficha como Pablo Felipe Robledo, conocido por sus intervenciones represivas contra los empresarios del Valle y contra algunas empresas antioqueñas, recurriendo a métodos dignos de la mejor policía totalitaria tal como lo recordé en su momento.

Este objetivo, presentado como una cruzada de moralidad, caló en el sentimiento de muchos ciudadanos, que esperaban “vengarse de los desafueros” de ese “grupo de privilegiados”. El resorte del populismo había sido despertado por igual en el subconsciente de algunas gentes decentes y de “las masas oprimidas”. Y Quintero no se arredró y comenzó a exhibir  su ideología  largamente preparada desde Bogotá, con la colaboración de algunos teóricos universitarios de Medellín: el populismo al poder, con vistas a que el petrismo se mantenga  indefinidamente en la Alcaldía, e imponer un modelo de sociedad y de cultura recurriendo, por fortuna para la democracia, a modelos  desacreditados  del chavismo y el peronismo y que la mediocridad  de Podemos en España ha confirmado, al mostrar  su incapacidad para enfrentar en medio de la pandemia el gravísimo problema de la vejez, que Pablo Iglesias abandonó -por su desidia murieron 25 millones de ancianos(as)-  de la vacunación y la sanidad,  proponiendo a cambio  una superflua  reivindicación de la equidad de géneros, de relativizar  la moral política.

No hubo pues en nuestro caso, destape político de Quintero al estilo Fidel Castro, sino que desde un comienzo – y esto, repito, es de agradecer-  él y su esposa fueron muy  claros  al admitir  que estaban trayendo militantes de Bogotá, pues no “había en Medellín” funcionarios  con la categoría suficiente para ocupar puestos claves en su burocracia. La pertenencia de TeleMedellín a la Alcaldía, ha supuesto que  sea  la visión petrista  – y esto sería respetable  si hubiera una pluralidad de opiniones– la que domine el enfoque de sus programas de opinión, de su noticiero,  de manera que el protagonismo  se lo lleven personajes como  Iván Cepeda, Sanguino, Ángela María Robledo y toda esta corte de la minoría populista, que en estos momentos debe responder al mundo democrático  por su silencio y complicidad ante algo ya inobjetable como lo es la barbarie de las FARC confirmada  por la JEP. La estrategia histórica de llenar de soldados el vientre del  gran caballo de madera, para introducirlo en Troya, continúa haciéndose, repito, con un objetivo único: la toma política de la ciudad. ¿De dónde si no los médicos cubanos?

La pregunta acerca del voluminoso electorado que obtuvo Quintero, constituye para cualquier analista político una pregunta obvia: la procedencia de los capitales que financiaron su campaña, el origen social de su electorado, estudiantes, sindicatos, feministas, vendedores ambulantes, los dueños de la vida nocturna, gentes de las Comunas, intelectuales populistas, a los cuales ha traicionado finalmente. Porque la pandemia ha dejado al descubierto las falencias de una burocracia ineficaz y de un proyecto político, que ya había empezado a hacer aguas por sus inconsistencias ideológicas. Ya que para enfrentar la complejidad que supone una gran ciudad  -que hoy es otra ciudad-  se necesita –como lo demostró Peñalosa-  de un gran equipo de especialistas, para proponer una racionalidad en la planificación de territorios que continúan  densificándose peligrosamente, de nuevas tecnologías  para proyectar algo tan urgente como son las nuevas vías, y solucionar los grandes atascos vehiculares rediseñando vías infantilmente partidas en dos, para los remedos de sus ciclovías. Y nada más. ¿Es suyo acaso el proyecto del tranvía de la 80? ¿Voto por la revocatoria  de su mandato o defiendo la continuidad de Quintero?  La soberbia del Alcalde, la política de tomar toda  crítica como una ofensa personal, la ausencia de libertades – el juego de la pauta publicitaria- para un verdadero debate público, han llevado a que  la ciudadanía que es aquella que sufre y padece los errores, las medidas que no se han tomado  para bien de la ciudad,  sea, entonces  la que en esta situación extrema, que  de todos modos  iba a llegar al gobierno de la ciudad, la que dé su aprobación a  los argumentos de quienes han pedido la revocatoria del Alcalde o sean indiferentes ante la evidente incapacidad de Quintero y su Gabinete para hacer de la ciudad el espacio de todos los ciudadanos .

Darío Ruiz Gómez   , Periódico Debate, 01/02/2021


Si quieres ser protagonista en la causa de la revocatoria del mandato de Daniel Quintero, puedes inscribirte ahora mismo como activista en el website : http://alianzareconstruccioncolombia.org/revocatoria-alcalde-de-medellin/

Si ya estás inscrito, ayúdanos a comprometer a otros voluntarios para que lo hagan.Mil gracias.

 

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta