Un Directorio impenitente

Conservador de toda la vida —y además ospinista—, no podía dejar de interesarme en la Convención Programática del partido, el 22 de noviembre, celebrada de manera virtual.

Sonaba muy atractivo, desde luego, aquello de “programática”, porque el partido durante los dos periodos de JM Santos dio la espalda a su imperecedero programa de 1849, de Caro y Ospina; y sus congresistas, intoxicados con abundantísima mermelada, y los ministros que tuvo en los años entre 2010 y 2018, fueron dóciles instrumentos, paniaguados y alzafuelles de un gobierno que entregó el país a la subversión, con el acuerdo final, rechazado por el pueblo, pero consagrado como supraconstitución mediante una proposición espuria, que contó con los votos conservadores en el Congreso.

No hay palabras suficientes para condenar esos ocho años de desvío, porque la razón de ser del partido en los 161 años que van desde su fundación hasta el inicio del gobierno de Santos, es la de procurar el bien común, puesto que el conservatismo

(…) reconoce y sostiene (…) el orden constitucional, contra la dictadura; la legalidad, contra las vías de hecho; la moral del cristianismo, contra las doctrinas corruptoras del materialismo (…); la propiedad, contra el robo, y la usurpación ejercida por los comunistas los socialistas o cualquiera otros (…) la civilización, en fin, contra la barbarie.

Más claro no canta un gallo. El conservatismo, dique secular contra la revolución y el populismo, no podía participar en la entrega del país a la barbarie comunista, ni tampoco podía cambiar la doctrina pontificia por la praxis marxista. Y, sin embargo, “colaboró” (en el sentido infamante del término) con el proceso de Timo y Santos.

Así como Álvaro Gómez decía que en Colombia hay más conservatismo que partido conservador, podemos afirmar que en las bases de la colectividad hay más conservatismo que en su Directorio.

Después de haber apoyado durante ocho años la entrega del país al comunismo, la Convención Programática era el momento para retomar el rumbo, para comprometerse de hecho —no solamente de palabra— con la defensa de la democracia, y para regresar como una fuerza política determinante para impedir la llegada del castro-chavismo colombiano al poder dentro de 21 meses.

Después del elegante discurso inaugural del presidente del Directorio (18 min.) y de la intervención del presidente Duque (36 min.), habló el doctor Andrés Pastrana Arango. Lo mejor de la Convención fue ese cuarto de hora en que el expresidente denunció el desvío del partido, rechazó la infame imposición del acuerdo con las Farc y llamó la atención sobre los peligros del inmediato futuro. Sus ponderadas e incontrovertibles palabras nos hicieron pensar por un momento que el partido volvería por sus fueros para convertirse nuevamente en la gran fuerza democrática y cristiana de su historia…

Pero después del expresidente, la Convención, que he seguido minuciosamente a través de 23 videos, escucho unas dos docenas de intervenciones, unas mejores desde luego, todas “políticamente correctas”, porque ninguna enfrentó los grandes problemas nacionales: impotencia del gobierno maniatado por el acuerdo, justicia politizada, impunidad casi absoluta, narcotráfico e inmensos cultivos ilícitos, indoctrinamiento marxista y en ideología de género, pésima calidad de la educación, exportaciones raquíticas, agotamiento de los yacimientos convencionales, desorden público, inseguridad generalizada, descarado incumplimiento de los pocos compromisos de las Farc, mientas el gobierno se esmera en honrar ese acuerdo desigual, pésima situación fiscal, desbordamiento burocrático y despilfarro, en un país de desempleados, agobiado por los efectos económicos, sanitarios y políticos de la pandemia.

El partido, entonces, decide seguir como apéndice burocrático y mendicante de los sucesivos gobiernos, y como todavía se nota esa situación subalterna al santismo, las estrellas de la Convención fueron Juan Camilo Restrepo, Mauricio Cárdenas, Juan Carlos Echeverry y Juan Carlos Pinzón, ministros conservadores de Santos, a quienes, en vez de expulsar del partido, se considera dignos de candidatura presidencial.

En realidad, después de oír a esos cuatro exministros y a personajes como Nadia Blel, Blanca Oliva Cardona, Juan Camilo Cárdenas, María Paulina Rivas, Jaime Murgas, Bladimiro (sic) Cuello, Nelson Cubides, Jesús Erazo, Mauricio Chiquillo y José Darío Salazar, queda la impresión de que los políticos conservadores directoristas ignoran la situación real del país, y que con ingenuo optimismo quieren seguir creyendo que aquí no pasa ni va a pasar nada y que la política seguirá como un agradable juego para el ascenso personal.

En medio de esa tónica, entre 9 a.m. y 7 p.m. transcurrió la reunión virtual para unos 1.919 delegados que sobre nada deliberaron. Las únicas proposiciones aprobadas, sin discusión, fueron tres, presentadas por el exministro Carlos Holguín, para reiterar el apoyo irrestricto al gobierno, para proponer entendimientos y diálogos nacionales gaseosos e inanes, y para reconocer la importancia del sector privado en la recuperación económica, pero advirtiendo —ahí sí con razón— que el partido no apoyará una reforma tributaria antes de que se consolide una firme tendencia hacia la superación de la crisis. El doctor Holguín insinúa también la conveniencia de préstamos del Banco de la República al gobierno, expediente que parece mejor que seguir apelando al endeudamiento externo.

El resultado de la Convención, a mi juicio, no fue, pues, la recuperación programática y política del partido para enfrentarlo a la revolución rampante, sino la reiteración de la reciente vocación burocrática y clientelista de su acomodaticia dirigencia.

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Deja una respuesta