UN FANTASMA RECORRE A COLOMBIA

En Colombia cunde la ilegalidad y se pretende transar la ley hasta con grupúsculos de desadaptados sociales como los de ‘primera línea’.

Dice el general Jorge Enrique Mora Rangel que «Colombia se halla frente a una amenaza», y lo dice como si hubiera descubierto el agua tibia, precisamente él que participó en ese contubernio de La Habana y que ahora se lava las manos como si no supiera ni le constara por dónde corre el agua al molino.

Pero, cuando se debe poner el dedo en la llaga, es mejor tarde que nunca, y por eso el pronunciamiento de los oficiales de la reserva no deja de ser oportuno y necesario. En el comunicado, Mora y sus compañeros dicen que el paro nacional fue instigado por el Foro de Sao Paulo, que los organismos internacionales que defienden los derechos humanos son proclives a los terroristas y enemigos de la fuerza pública y que la obligación del Estado es restaurar el orden «sin vacilaciones», haciendo uso del ejercicio legítimo de la autoridad. Finalmente, les piden a los colombianos no ser indiferentes y no ceder ante una minoría radical que pretende imponernos un régimen totalitario. Más claro, imposible.

Sin embargo, hay que lamentar que solo es una declaración de papel que poco o nada puede hacer contra una conspiración muy bien organizada que no solo tiene un notorio armazón político sino un gran entramado judicial. No de otra forma pueden entenderse cosas como que un juez de Cali le otorgue casa por cárcel a uno de los asesinos del policía cuyo cadáver fue arrojado al rio Cauca para desaparecerlo. Y no es una excepción, es la regla de cómo está actuando la justicia a favor de los terroristas que han azotado a varias ciudades en los últimos dos meses.

Preservar un país sin la acción decidida de los entes judiciales es una tarea descomunal. Por eso, en los países desarrollados se aplica una justicia pronta y severa que mantiene las relaciones sociales dentro de un cauce de normalidad. En Francia, hace un par de semanas, un juez condenó a 30 años de cárcel —óigase bien— a un musulmán egipcio que al grito de «Alá es grande» hirió con cuchillo a un soldado en inmediaciones del Museo del Louvre, en París, en 2017.

Pero no vamos muy lejos. En ese mismo país, una joven que por grave imprudencia causó un peligroso accidente en la primera etapa del Tour de France (el 26 de junio), tuvo dos días de arresto y enfrenta una condena de un año de prisión o dos en caso de que los ciclistas perjudicados sufran más de tres meses de incapacidad. Eso parece un chiste aquí, donde no da cárcel ni arrollar fatalmente a un ciclista, un motociclista o un peatón. El conductor termina en casa por cárcel o libre si indemniza a los familiares de la víctima. Los casos abundan y demuestran una excesiva laxitud judicial que corroe la sociedad.

De esa manera, el crimen campea, pero no sobra decir que también lo hace en las cárceles, que poco o nada resocializan. Noticias RCN presentó un informe sobre un operativo de inspección en la cárcel de Acacías, Meta, donde hallaron droga, dinero y celulares hasta en las alcantarillas, aparatos que son usados para extorsionar desde los centros penitenciarios y, en general, para seguir delinquiendo desde las prisiones, dirigiendo organizaciones criminales desde el penal. Casualmente, la revista Semana trae un informe sobre el ingreso a las cárceles de drogas, celulares, armas, licores y cuantas cosas se les ocurra, dentro de las partes íntimas de mujeres que se alquilan para ese tráfico ilegal al que las autoridades no han querido ponerle coto.

Entonces, tristemente, cunde la ilegalidad y se pretende transar la ley hasta con grupúsculos de desadaptados sociales como los de ‘primera línea’, cuando la misma ciudadanía lo que reclama es mano firme en el ejercicio de la autoridad para poder continuar con la lucha diaria de buscar una mejor existencia. Y no son «gente de bien» de estrato alto; hay que ver cómo recibieron los habitantes del deprimido sector de La Sultana, en Cali, a los agentes de Policía que retornaron después de dos meses: aplaudiéndolos y aclamándolos desde los balcones y las puertas de las casas. Las sociedades —sobre todo las más pobres— necesitan como al aire a sus sacerdotes, médicos, maestros, jueces, policías y soldados. Si cada cual hace su trabajo, el progreso está asegurado.

Ya quisiéramos pensar con el deseo y compartir ideas con quienes creen que esta revuelta criminal que aún no cesa está perjudicando la imagen del mismísimo Gustavo Petro, el que le prendió fuego a la pradera, pero los números de las encuestas todavía no dan como para cantar victoria. El populismo es poderoso y ya muchos hacen cuentas de lo que van a hacer con el sueldo que van a recibir sin trabajar y pensando a qué horas se van a levantar. Santa Imprenta nos va a sacar de pobres a todos.

Parafraseando el Manifiesto Comunista, la amenaza de la que hablan los militares en retiro, es «un fantasma que recorre a Colombia, el fantasma del comunismo».

Fuente: http://www.lalinternaazul.info/2021/07/06/un-fantasma-recorre-a-colombia/

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

El hastío del electorado

Es claro que los colombianos castigarán el oportunismo político. Quienes están aprovechando la compleja situación generada por la pandemia y el paro

Leer más »

Deja una respuesta