¿Prepararás mi camino para que yo pueda labrarme un futuro feliz

A Dios gracias, miles de colombianos como tú han encontrado en nuestro movimiento una luz de esperanza. Una luz nueva, pura y sin sombras, esto es sin compromisos políticos o económicos!

Lo prueban el sorprendente tráfico, los ardorosos comentarios que los navegantes vierten en nuestro website y la red que, en consecuencia, se ha ido tejiendo con los colombianos dispuestos a luchar por el rescate del orden cristiano.

Para sorpresa nuestra, la enconada defensa que, como cristianos, hacemos de la propiedad y la iniciativa privadas -consagradas en el 7º mandamiento de la ley de Dios- hasta la fecha no han movido al gran capital para sumarse a esta gran cruzada contra el incendio comunista que tan severamente nos amenaza. Es triste constatar que, por estos días, la fuga de sus capitales, y por tanto de su responsabilidad social, crece de forma acelerada. Todo indica que, ojalá nos equivoquemos, se estan preparando para ‘saltar del barco’.

Apreciado(a) amigo(a), la verdad es que, la esperanza de salvar a Colombia pasa las manos benditas de millones de colombianos de bien, como tú.

Permítanos desafiar a los relativistas con una verdad irrefutable: entre todos podremos derrumbar al nuevo gigante con pies de barro. Entre todos podremos contrarrestar las campañas anticristianas en favor del hedonismo materialista, y de la lucha de clases, financiadas discreta y generosamente por el mayor narco-capital de las Américas y por los alcaldes de izquierda.

Apreciado(a) amigo, ¿sabías que la única fuente con la que cuenta ‘Alianza Reconstrucción Colombia, ALRECOL’, para financiar la defensa de nuestras familias, derechos y libertades son los cientos de micro donaciones otorgadas por personas como tú?

¡Si tan solo 1.000 personas hiciesen una donación, podríamos incrementar sensiblemente las campañas para salvar esta bella Patria que Dios nos regaló! Para recuperar nuestra fe y nuestra senda moral, para revitalizar la familia tradicional -cuna de civilizaciones-, para evitar que los ‘hijos de las tinieblas’ nos subyuguen tras las elecciones generales del 2022.

Dicho de otra forma, con tu ayuda podremos evitar que Colombia sea precipitada por el abismo de sangre, miseria y opresión por el que sigue cayendo Venezuela, hipnotizada hace 20 años atrás por la quimera del paraiso igualitario, el ‘Socialismo del Siglo XXI’, que les vendió el mentiroso dictador Hugo Chavez.

Amigo(a), con tu granito de arena, y de la mano de Dios, alcanzaremos dos metas trascendentales:

1. Despertar al gigante dormido, a esas mayorías silenciosas aturdidas y anestesiadas por la cascada de maldad y desinformación. Y también por las estrátegicas traiciones de algunos de nuestros líderes.

2. Conformar una santa y poderosa alianza -sin corruptos, ni equilibristas, ni mercenarios- capaz de cambiar el rumbo moral y político de nuestra Patria.

Por favor recuerda siempre:

«Desunidos, ¡somos invisibles!
Unidos, y de la mano de Dios, ¡seremos invencibles!»

Amigo(a), ¡que Dios te pague al céntuplo el apoyo que quieras brindarnos!

Ferlin Serrano Moncada
Coordinadora de donacioness
Alianza Reconstrucción Colombia

Postdata:
¿Tienes alguna pregunta? Por favor comunicate conmigo a través de este email: [email protected]


‘Alianza Reconstrucción Colombia, ALRECOL’, está registrada en Cámara de Comercio como una asociación sin ánimo de lucro.
En consecuencia, y si así lo deseas, podemos enviarte el correspondiente certificado de donación conforme a las normas tributarias vigentes.

Compartir