Masacre laboral en Registraduría

El Registrador Delegado para el departamento del Cesar, Oscar Maya Guerrero, fue declarado insubsistente el 4 de febrero de 2020 por el Registrador Nacional Alexander Vega Rocha. La Línea del Medio habló con el exregistrador departamental.

L.L.M. ¿Cómo entró usted a la Registraduría?

O.M. Entré a la Registraduría hace casi 12 años. Siete meses después, me presenté al concurso público de méritos, ordenado por la sentencia C-230A de la Corte Constitucional para proveer 64 cargos de registradores departamentales. Las 43 personas que pasamos el concurso pertenecemos a la Carrera Administrativa Especial de la Registraduría Nacional del Estado Civil, tal como lo establece la sentencia C-553 de 2010.

L.L.M. Las resoluciones de insubsistencia de registradores departamentales citan una jurisprudencia de la Corte Constitucional que plantea que “para lograr una buena prestación del servicio, se requiere que, quien tiene a su cargo la dirección del equipo de gobierno, tenga en cada uno de sus colaboradores absoluta confianza y credibilidad en su comportamiento”. ¿No son los puestos de registradores departamentales de libre nombramiento y remoción?

O.M. El Registrador Vega está, engañosamente, esgrimiendo jurisprudencia que se aplica a funcionarios de libre nombramiento y remoción para poder entregarle, como efectivamente lo está haciendo, a muchos políticos amigos suyos los cargos importantes. No entiendo cómo un funcionario que ostenta esa dignidad, que dirige una de las instituciones del país que necesita más transparencia, más imparcialidad, más credibilidad, la reparta a la clase política a manos llenas y sin ningún decoro. ¿Cómo no puede entender que la Registraduría es la que garantiza la democracia en Colombia? Cuando llegue la época electoral se podrá ver el desastre.

La carrera administrativa en la Registraduría está reglada por la Ley 1350 de 2009. Esta ley fue objeto de control constitucional mediante la sentencia C-553 de 2010. Ésta es clara:  para quienes hacemos parte de la Carrera Administrativa Especial de la Registraduría, “el acto de desvinculación del empleo no puede llevarse a cabo de modo irrazonable o arbitrario, sino que en todo caso debe ser compatible con la garantía de los derechos constitucionales de que son titulares los servidores públicos y con el cumplimiento de los fines del Estado; sin que pueda tornarse en vehículo que ampare la desviación de poder, las prácticas clientelistas o, en general, toda forma de ejercicio ilegítimo o carente de sustento de la potestad de remoción.” Es decir, la desvinculación de este tipo de funcionarios debe ser motivada. Sin embargo, el Registrador Alexander Vega Rocha no ha motivado las resoluciones de insubsistencia.

L.L.M. ¿Cuáles serán las consecuencias?

O.M. No he conocido a un Registrador Nacional que le haya causado tanto daño en tan poco tiempo a nuestra institución como Alexander Vega Rocha; su arbitrariedad le producirá un detrimento patrimonial inimaginable, no solo por la destitución abusiva de los registradores departamentales que ingresamos por concurso, sino también por la de centenares de funcionarios en provisionalidad  que han sido despedidos sin ninguna motivación.  No quiero ni imaginarme los perjuicios tan grandes que le traerá a la Registraduría y a la Nación porque estoy seguro de que la inmensa mayoría de demandas las ganarán los funcionarios despedidos arbitraria e ilegalmente. Solo se necesita tiempo para comprender el gran desastre que se vislumbra en el horizonte.

L.L.M. El Registrador Nacional le ofreció 1.000 cargos al presidente Duque para ser ocupados por jóvenes en todo el país. ¿Qué opina de eso?

Los Delegados del Registrador Nacional en cada uno de los departamentos, según el art. 33 del Código Electoral, somos los nominadores, es decir, somos los únicos que podemos nombrar, de tal manera que el ofrecimiento hecho por el Registrador no lo veo muy viable, a no ser que ordene con evidente abuso de poder destituir a más funcionarios de los muchos que ha destituido. “Me obligó a despedir a 40 funcionarios antes de botarme a mí”, me dijo una exregistradora departamental.

L.L.M. ¿Qué futuro le ve usted a la Registraduría ?

En la administración anterior, hubo muchos logros a nivel tecnológico, de transparencia, de talento humano, en identificación, en electoral. La Registraduría obtuvo las certificaciones ISO 9.001/2015 y ISO 54.001/2019. Pocas entidades electorales en el mundo han logrado este último certificado de calidad en el tema electoral. Sin embargo, sobre el certificado de calidad en electoral, nunca se volvió a hablar. Desde que el nuevo Registrador Nacional se posesionó en el cargo, este certificado está prácticamente perdido, mientras nos hace creer, con gran alharaca, que ésta es una Registraduría del siglo XXI.

La Línea del Medio, 07/03/2022

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

Demasiado tarde…

A sólo 10 días de la primera vuelta electoral para elegir Presidente, no se percibe en la opinión de los colombianos una

Leer más »

Deja una respuesta