A los que reniegan del legado hispánico

Les comparto un comentario que, de
pronto no lo han leído y, para mi muy interesante, escrito por el forista de Cali Viejo-Memoria Fotográfica Carlos Felipe Navia Saavedra acerca de la publicación de la estatua de Sebastián de Belalcazar:
“Después de leer muchos de los comentarios aquí expuestos, cargados de una brutal ignorancia y resentimiento, con un discurso indigenista “pegado con babas” les sugiero muy respetuosamente a todos los que tanto atacan y reniegan de la llegada de los españoles hace casi ya 500 años, lo siguiente:

1. Se abstengan de usar el apellido y nombre español que tienen y se los cambien urgentemente por su nombre y apellido indígena correspondiente a la tradición de su tribu o grupo étnico. Es patético oírles semejante discurso y llamarse “María Álvarez” o “Pedro Pérez”… ¡Corran a la notaría, que la fila evidentemente va a ser larguísima!
2. Dejen de tomar café pues es una bebida traida por el “enemigo” español, cómo Uds lo denominan y pásense a algo más autóctono, más apropiado a su cultura. ¿Qué tal chicha?
3. El azúcar ¡prohibida! Obviamente por la misma razón expuesta en el punto anterior. Y ni hablar de comer cerdo, res, cordero o gallina, más abominaciones traídas por el “opresor blanco”. Deben regresar a comer manta, zarigüeyas, monos y armadillos entre otras cosas. Todos éstos asados en leña en el jardín de sus ranchos, por que ni hablar de usar electricidad otro invento de los que llegaron a caballo. Pero mucho cuidado con acompañar estos suculentos platillos, con cerveza o Coca-Cola, la primera europea y la segunda símbolo del imperialismo Yankee!! Tema para discutirlo en otra oportunidad.
4. El quesito, la leche y cualquier otro lácteo quedan también terminantemente prohibidos. Ésos también son costumbres e inventos diabólicos importados por el “opresor blanco”, fríamente calculado en contra del argumento pachamamista barato que Uds manejan. Ni hablar entonces del Manjarblanco, ni los aborrajados ni los pandebonos a no ser que aprendan a ordeñar micos o en su defecto con leche de cui.
5. El “pamcito” que tanto les gusta también queda terminantemente prohibido. Es una abominación consumir productos a base de trigo. Cultivo invasor también traído por los que tanto desprecian… y de los pancachos, ni hablar, eso es una copia del croissant, llevado a la corte española por los Borbones.
6. Vuelvan a usar taparrabos y dejen el algodón y el poliéster, ambas telas también traídas por sus enemigos europeos.
7. Antes de salir a destruir y tumbar estatuas, deben primero quemar sus propias casas, pues el ladrillo, las tejas y las baldosas también las trajeron sus “opresores” españoles y son un recuerdo permanente del “yugo esclavizador” al qué han sido sometidos Uds y sus antepasados. Les dejo a su criterio si también quieren quemar sus teléfonos y electrodomésticos hechos en China. Con ellos tuvimos los primeros contactos a través de los “monstruos” españoles, o si “convenientemente” quieren dejarlos a ellos fuera de la pelea, lo entiendo.
8. Los carros que utilizan, por favor también los chatarrizan por respeto a sus antepasados. No son muy indígenas que digamos. La opción de usar caballos o mulas está también completamente fuera un de lugar, pues estas bestias fueron también traídas por el “enemigo de la península”. Les tocó echar pata o chalupa. Pero no con Nike ni Adidas, sólo a pata limpia para ser más congruentes con su discursito.
9. Por último, les recuerdo que los Kalimas eran polígamos, tenían una esposa primaria y otras secundarias. De modo, que los shows de celos no son congruentes con su discurso y son un claro indicador de la influencia del catolicismo que han padecido Uds y sus antepasados, traído por el enemigo blanco.

Les recuerdo también que los indios de por acá no tenían escritura, así es qué esta plataforma y cualquier otra red social que requiera el uso del lenguaje escrito, por favor abstenerse de utilizarlas. No sería tampoco congruente con su discurso indigenista utilizar la escritura para comunicarse. De nuevo otra “abominación” traída por el hombre blanco.

De modo que les pido más congruencia en su discurso y acaten éstas pequeñas recomendaciones para no verse tan ridículos a la hora de salir a la calle buscando una excusa para destruir y vandalizar un patrimonio histórico que es de todos nosotros.

Querer borrar la historia a la fuerza no es precisamente la forma más inteligente de ser críticos con lo que sucedió en el pasado.

PD: Cualquier comentario en desacuerdo sólo lo permito si es en sus lenguas nativas!”

Enviao por whatsapp por Diana Perafán, 20/07/2021

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

El hastío del electorado

Es claro que los colombianos castigarán el oportunismo político. Quienes están aprovechando la compleja situación generada por la pandemia y el paro

Leer más »

Deja una respuesta