Sin asomo de dignidad

Las naciones, como las personas, para ser respetadas deben ante todo mostrar dignidad. Algo que, al parecer, ha desaparecido de la faz de Colombia.

Comenzó a desaparecer cuando llamamos a países de abierta orientación marxista, a intervenir en la pantomima que llamaron “acuerdo de paz”, oportunidad que aprovecharon para burlarse de Colombia. De entrada, volvieron pedazos nuestra soberanía creando un tribunal a la medida de los delincuentes de las FARC, conformado por magistrados designados por la “mamertería” internacional, algo que no padecíamos desde la época colonial.

Se otorgó patente de corso a toda la comunidad internacional para que opinara sobre lo que los colombianos debían decidir dizque para alcanzar la paz, como si aquí hubiera existido una guerra en lugar de una criminal y continuada acción terrorista en contra de un sistema legítimo y democrático. ¿En qué país del mundo se ha observado tanta abyección y falta de dignidad?

Para abundar en desgracias, la ONU, a través de unos burócratas que se hacen llamar Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, se atreve a recomendar que se cambien nuestras leyes para despenalizar el aborto en todas sus formas y a pedir que se regule la objeción de conciencia. ¿Vamos a permitir que profanen también nuestras creencias cristianas y nuestras tradiciones, y que el Estado colombiano incumpla los tratados suscritos con el Vaticano? No faltaría más, queridos compatriotas.

Sabemos lo que pretende la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, y su representante en Colombia, pues se han convertido en los amplificadores de todas las peticiones de los vándalos que todas las semanas atentan contra los derechos de los ciudadanos y los bienes públicos y privados. Sin ningún respeto por las autoridades colombianas, les ordenan iniciar exhaustivas investigaciones con base en las denuncias que los extremistas de izquierda les presentan, pero jamás se les ha ocurrido investigar las tentativas de homicidio de quienes lanzan explosivos y bombas incendiarias en contra de los policías. Como el Gobierno no se hace respetar de los vándalos y no autoriza a su policía no siquiera a ejercer la legítima defensa, también es irrespetado por estos lacayos del marxismo internacional.

Su osadía llega a pedir que el Gobierno realice profundas transformaciones en el ESMAD, lo coloque bajo supervisión del Ministerio del Interior y utilice armas menos letales en sus procedimientos. ¿Se les habrá ocurrido, por una sola vez, intervenir de esa forma en países como Cuba, Venezuela, Bolivia en la era de Evo Morales, Nicaragua u otro país dominado por el comunismo donde de verdad se han practicado miles de torturas y crímenes en contra de la oposición?

No podemos olvidar la prepotencia de Cuba, país que tiene bajo su protección a los criminales que ordenaron la matanza de estudiantes en la Escuela de Cadetes y no se ha dignado entregarlos para que sean juzgados por tamaño genocidio. Lo repetimos: Si el gobierno no hace respetar al país, ese será el trato que recibirá… ¿Por qué no rompe relaciones con ese país que lleva cinco décadas patrocinando la subversión y el terrorismo en nuestro país? Algo de dignidad recuperaría ante propios y extraños.

En cambio, obsecuentemente ha prorrogado por tres años más la asistencia de la Alta Comisionada de Derechos Humanos y por otro año la cooperación de la Comisión Verificadora del cumplimiento de los acuerdos de paz. Tendremos que seguir aceptando el humillante intervencionismo de los marxistas funcionarios de ONU, pagados con nuestras contribuciones. Sabiamente escribió José Saramago:” La dignidad no tiene precio. Cuando alguien comienza a dar pequeñas concesiones, al final, la vida pierde su sentido”. Las nuestras han sido verdaderas claudicaciones en materia grave, y por eso vamos al garete, sin un sentido de nuestra propia identidad.

Es otro aspecto que el pueblo colombiano, unido en el propósito de la RECONSTRUCCIÓN NACIONAL, sin oportunistas intermediarios, tendrá que reformar a fondo para que, por fin, podamos exigir trato digno y respeto a nuestra soberanía como nación independiente.

2/03/2020 | Por: Luis Alfonso García Carmona | [email protected]http://www.lalinternaazul.info/2020/02/20/luis-alfonso-garcia-uno-de-los-candidatos-presidenciales-propuestos-por-el-foro-atenas-responde-a-dicha-entidad-sobre-su-postulacion/

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta