Aniversario de la democracia burlada

Juan David Escobar V.

El 2 de octubre de 2.016 es un día muy importante de la historia colombiana, pero como en muchos momentos claves de ella, se mezclan la alegría y el dolor. Ese día los colombianos, a pesar de estar chantajeados por un gobernante que nos amenazó que habría más impuestos y la guerra se mudaría a las ciudades si no votábamos “sí” a su acuerdo extorsivo con el cartel narcoterrorista, derrotaron en un plebiscito amañado a un gobierno traidor, que usó todos los recursos públicos y las prerrogativas de sus funcionarios, pero prohibió la financiación de quienes no apoyaban ese pacto de complicidad y arrodillamiento.

Ese día, el día de la Democracia Colombiana, como debería quedar en la historia, los colombianos, a pesar de décadas de tortura, humillación, secuestros, robos, violaciones, extorsiones y empobrecimiento causado principalmente por los delincuentes que nunca iban a permitir que el país progresara económicamente pues eso haría imposible justificar sus atrocidades con la inmunda y falsa tesis de las “causas objetivas de la violencia” que todavía se enseña en colegios y universidades, a pesar de todo esto, los colombianos deseosos como pocos de la paz por haber crecido sin tenerla, no se dejaron engañar y derrotaron en las urnas el acuerdo de impunidad y apaciguamiento disfrazado de paz.

Este hecho es una muestra muy significativa de un pueblo que, a pesar de haber cometido múltiples y graves errores, de la extorsión y el miedo institucionalizado, del dolor acumulado de décadas y de ríos de sangre de soldados y campesinos acribillados por el cartel narcoterrorista, se arrodilla para pedir por sus hijos asesinados y violados, pero no para aceptar la humillación de un acuerdo abonado por Cuba, Obama y la ignorante “comunidad internacional”.

Pero la justicia no es lo nuestro, ni la que dejamos de aplicar ni la divina que deberíamos recibir. A pesar de semejante muestra de democracia, el gobierno Santos se burló de los resultados en las urnas. En cualquier parte del mundo eso se llama traición, y por algo Dante destina al círculo más cercano a Satanás, el noveno, a los traidores. Desconociendo la voluntad de los colombianos, ese gobierno firmó, no “firmamos” como dicen algunos cómplices, un pacto inmundo e ilegítimo con los delincuentes, convirtiéndolos en supuestos actores políticos, pero impunes y multimillonarios.

Cuatro años después, cuando vemos la violencia campeando y cabecillas del cartel narcoterrorista haciendo lo que siempre hicieron, declarándose víctimas engañadas a quienes les incumplieron las promesas, es difícil no vomitar. Pero esta fecha nos sirve para recordar, porque olvidar las equivocaciones y los actos de maldad es estupidez y complicidad, la traición de Santos y sus secuaces. Las elecciones de 2.022 serán la prueba de si la dignidad de los colombianos terminó el 2 de octubre de 2.016, o como en esa fecha los colombianos, a pesar de tanta humillación, mostrarán de qué están hechos y recordarán quienes traicionaron a la Nación.

Juan David Escobar V., https://www.elcolombiano.com/, 05/10/2020

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta