Asonadas: cortina de disidencias para evitar enfrentar Fuerza Pública

Foto:Mauricio Dueñas / EFE.

Inteligencia militar ha detectado amenazas a comunidades si no salen a expulsar a los uniformados.

Este 2020, se han registrado 38 bloqueos, disturbios y manifestaciones; 32 protestas sociales y cuatro amotinamientos contra la Fuerza Pública en todo el país.

En la vereda el Mago, en Argelia (Cauca), fueron asesinadas cinco personas, entre ellas, un integrante de la Junta de Acción Comunal. La masacre se registró el 23 de noviembre de este año.

Un grupo de agentes del CTI de la Fiscalía y del Ejército que llegaron a la zona para realizar la investigación por el hecho fueron atacados y retenidos por la misma comunidad. De igual forma, les quitaron varios elementos que habían incautado en una casa, dos armas cortas y 300 millones de pesos. Y los obligaron a salir del lugar.

El dos de diciembre, un grupo de militares estaba pernoctando en el sector conocido como 20 de Julio, en zona rural del Tambo, en Cauca. Cerca de 300 personas de la comunidad “los expulsaron”, al asegurar que “no querían la presencia del Ejército”.

Estos son apenas dos de las situaciones que se han registrado este año en Cauca, Norte de Santander y el bajo Cauca antioqueño donde las asonadas contra la Fuerza Pública se han vuelto una estrategia para frenar el accionar de las autoridades.

No es el querer de la comunidad actuar contra la Fuerza Pública. Se ve obligada y amenazada por los grupos criminales que hacen presencia en la zona

En las zonas mencionadas, se han registrado 61 de esos eventos.

En tal sentido, el general Jhon Jairo Rojas, comandante del Comando Específico el Cauca, señaló a EL TIEMPO que las comunidades que se lucran del cultivo de productos de uso ilícito pasaron de los llamados bloqueos sociales, que era establecerse en un punto determinado e impedir las labores de erradicación, a las asonadas.

“Hoy, se vienen grupos entre 100 y 300 personas y hacen mover al Ejército, y lo obligan a trasladarse a otro punto donde no tengan incidencia. En esas asonadas, lo grave es que llevan niños, adultos mayores y la tropa se somete para evitar una confrontación con la comunidad”, señaló el general Rojas.

El oficial citó como ejemplo, que una comunidad va cercando una compañía (compuesta por 144 hombres armados), inicialmente los uniformados buscan un diálogo, un acercamiento con los labriegos, “pero en muchas ocasiones la población se lanza contra los militares para quitarles las armas. En ese escenario de forcejeo, se puede disparar una ráfaga por accidente y la situación sería peor, porque pueden haber hasta muertos. Así que por seguridad de la misma comunidad y de nuestros hombres se cede a dejar el lugar”, puntualizó.

El general señaló que en Cauca este año se han registrado 13 asonadas, las cuales atribuye a la presencia de las disidencias. En esta zona delinquen cuatro frentes que otrora hicieron parte de las Farc. “Es su estrategia, utilizar como ‘cortina’ de protección a la población civil y así evitan una confrontación con la Fuerza Pública”.

Inteligencia militar tiene documentado – en audios y otras ayudas técnicas – que las disidencias le han dado la orden a las comunidades de sacar al Ejército. “Familia que no salga, nos tiene que pagar una multa de entre 5 y 10 millones de pesos”, se escucha en una de las comunicaciones interceptadas.

En Cauca, el motor de la violencia son las 17.356 hectáreas sembradas con matas de coca, y un número indeterminado de matas de marihuana, las cuales se cultivan en invernaderos.

Es su estrategia, utilizar como ‘cortina’ de protección a la población civil y así evitan una confrontación con la Fuerza Pública

Con la puesta en operación del Comando Específico de Cauca se logró asestar contundentes grupos contra las disidencias, en el caso del frente ‘Dagoberto Ramos’, que hace presencia en los 13 municipios del norte de Cauca, de acuerdo con el general Rojas, se logró frenar su expansión a Tolima, Huila y el Valle por Padrera y Florida.

Este año fueron capturados sus jefes, ‘el Indio’ y ‘el Canoso’, quienes están recluidos en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar. Al frente de esa estructura quedó alias David, con unos 220 hombres en armas.

Otra es la situación de la ‘Jaime Martínez’, cuyo jefe es alias Mayimbú, y quien tiene injerencia sobre los municipios de Suárez, Morales y la región del Naya. ‘Mayimbú’, hoy solo cuenta con unos 75 hombres en armas y está encargado de cuidar los pasos para sacar la droga.

En el reporte de Ejército, en este momento el frente ‘Carlos Patiño’, logró consolidarse como el más fuerte en Cauca. Están bajo el mando de alias El Mocho. Al frente de Argelia y el Cañón de Micay.

La estructura se fortaleció por orden de ‘Iván Mordisco’, que le ordenó a ‘el Mocho’ que liderara la guerra territorial por el control del narcotráfico contra el frente ‘José María Becerra’ del Eln, en ese proceso, señala el general Rojas, recibieron armas nuevas y se reorganizaron, hoy con unos 250 hombres en armas, siendo los mayores promotores de las asonadas contra el Ejército.

En este proceso de lucha territorial se conformó una nueva estructura de las disidencias que se hace llamar ‘Franco Benavides’, al mando de ‘Marlón’, quien fuera el segundo de ‘Mayimbú’. La misma se desplazó hacia Nariño, al sector del Rosario, donde empezaron a registrarse asonadas contra los uniformados.

Por otro lado, en Cauca se dan otro tipo de asonadas, señaló el comandante del Comando Específico de Cauca, y son las asonadas en las fincas cañeras, y se registran cuando las comunidades indígenas tratan de tomarse a la fuerza las tierras donde están los cultivos de caña, aludiendo que ancestralmente son de su propiedad.

El secretario de Gobierno de Cauca, Luis Cornelio Angulo Mosquera, dijo a este diario que considera muy compleja la situación que se registra, ya que las asonadas se han vuelto reiterativas y sistemáticas.

“Esto no permite que la Fuerza Pública llegue a territorios y desarrolle su labor constitucional”, aseguró Angulo, quien señaló que las asonadas se registran especialmente para impedir las labores de erradicación forzada de cultivos de uso ilícito.

El funcionario señaló que la Fuerza Pública ha venido actuando de manera pacífica, saliendo de la zona, para evitar un enfrentamiento con la comunidad.

“Esto es muy complicado, porque la comunidad en ciertos sitios nos pide presencia del Ejército, pero se ve una contradicción cuando llegan los uniformados y es expulsada”, puntualizó Angulo.

El Secretario resaltó que no es el querer de la comunidad actuar contra la Fuerza Pública, ya que se ven “obligados y amenazados por los grupos criminales que hacen presencia en la zona”.

Reiteró que han conocido que a las comunidades las amenazan para que salgan, y si no salen son sancionados con multas económicas.

Para el secretario de gobierno de Cauca, desde la Gobernación se viene adelantado una estrategia para generar confianza entre las comunidades, Fuerza Pública y autoridades administrativas. “Venimos haciendo un ejercicio de acercamiento con algunas comunidades para que la Fuerza Pública pueda proteger a la comunidad en sus territorios”, afirmó.

[email protected], 27/12/2020

Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el robo del plebiscito, erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia, afiliándote ya a www.alianzareconstruccioncolombia.org

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta