Carlos Antonio Lozada, el congresista asesino que ejecutó el atentado al exministro Fernando Londoño

Luego que Julián Gallo Cubillos, alias Carlos Antonio Lozada, el temible jefe de las Farc, se adjudicara el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, ocurrido el 2 de noviembre de 1995 en Bogotá, lo cual no está comprobado, hay que recordar que este oscuro personaje fue el ejecutor del ataque terrorista contra el exministro de Interior y Justicia colombiano Fernando Londoño Hoyos. Hecho que está en la impunidad.

Ese despiadado atentado ocurrió el 12 de mayo de 2012 en la Calle 74 con avenida Caracas en el norte de la ciudad de Bogotá a las 11:15 de la mañana, luego que Londoño salió de la emisora Radio Súper cuando terminó su programa periodístico La Hora de la Verdad.

El acto terrorista cobró las vidas de dos personas, el intendente de la Policía Rósember Burbano Ramos y José Ricardo Rodríguez, los escoltas de Londoño, quien salvó su vida milagrosamente. Además dejó 59 heridos.

Según la investigación de la Fiscalía, los hombres que en su momento participaron en el atentado contra Londoño fueron ocho. Siete de ellos ya fueron capturados y habrían recibido mil millones de pesos por la acción terrorista.

El ataque fue realizado con una Bomba Lapa, al parecer introducida en el país desde Venezuela por la guerrilla, la cual pegaron en el vidrio delantero de la camioneta blindada de Londoño y la onda explosiva mató a Burbano y Rodríguez.

Los organismos de inteligencia confirmaron que fue plan organizado por las milicias urbanas de las Farc en Bogotá a cargo de Carlos Antonio Lozada, porque Londoño era un fuerte crítico en su espacio radial del Acuerdo de Paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc en La Habana (Cuba), el cual finalmente se firmó en 2016.

Lozada sigue campante con sus crímenes encima como Senador de la República, gracias al citado Acuerdo de Paz, a pesar de tener también múltiples acusaciones de abuso sexual de menores en las Farc, en donde lo apodaban “Tornillo” porque era el encargado de violar a la novatas integrantes del grupo.

Con su revelación sobre el caso Gómez Hurtado, querrá seguir en la impunidad, utilizando la Justicia Especial para la Paz (JEP), creada en el proceso de Cuba. Si no logra su objetivo, seguramente se irá al monte a acompañar con las armas a sus colegas Iván Márquez, Jesús Santrich y El Paisa, secuestrando, asesinando inocentes y traficando drogas, lo cual ha sido el común denominador en su vida delincuencial.

La Otra Cara, 21/10/2020

 

***

Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el robo del plebiscito, erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia, afiliándote ya a www.alianzareconstruccioncolombia.org

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta