Colombia humillada y parece que no tiene quien la defienda

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print
De: Francisco Jimenez .

Colombia está acorralada por el hampa que insiste en exigir sus inconformidades bloqueando el acceso al resto de colombianos a sus derechos fundamentales.

Un acto equivalente a las humillantes pruebas de supervivencia que en su momento se le rogaban a las Farc que mandaran.

Los jovencitos que marchan y bloquean tal vez no lo recuerdan, pero acá en Colombia, hubo un tiempo en que las Farc secuestraban soldados y civiles, y el costo de una foto encadenado (prueba de supervivencia) era el llanto de sus padres y miles de marchas -realmente pacíficas- exigiendo una prueba de supervivencia (una foto encadenado).

El soldado nariñense Libio José Martínez puede contarlo muy bien. Ya que fue el soldado con más tiempo en poder de las Farc y el secuestro más largo de la historia de la humanidad. Su hijo lo conoció en fotos (prueba de supervivencia) ya con 11 años. El soldado fue secuestrado cuando su hijo yacía en el vientre materno. Imagínense.

Los “corredores humanitarios” son una humillación equivalente a pedir una prueba de supervivencia a las Farc. Rogarles a unos terroristas para que dejen pasar alimentos, medicamentos, gasolina, petróleo por las vías públicas para que no se muera la abuela, el bebé, el enfermo, el que sea, es un acto terrorista, humillante y miserable.

Es la podredumbre de la sociedad. Así otros más sofisticados digan que es la materialización de unos derechos legítimos que algunas minorías tienen el derecho a ejercer llevándose por delante a todos.

No sé si es ingenuidad o parte de una estrategia que no logro verle forma. No se si no se han dado cuenta que a los manifestantes no les sirve nada. La renuncia de nadie ni la de Duque (si fuera así). La educación gratuita. La cabeza de un ministro. Tumbar reformas a la salud y tributarias.  Bonos solidarios. Sueldos gratis. ¡Nada!

La única salida es seguir por el camino de la institucionalidad. El imperio de la ley. El respeto hacia todas las instituciones, pero sobre todo hacia nuestras fuerzas armadas. Las fuerzas que garantizan en casi todas las democracias modernas del mundo el cumplimiento de la ley, así sea por la fuerza, para el restablecimiento del orden. Algo inexistente en la ingenua Colombia de hoy.

¿Qué le puede pasar a usted si decide pegarle una patada por la espalda o de frente a un policía en EE. UU? Yo creo que es la muerte segura. ¿Por qué en Colombia no pasa nada y se juzga y politiza una reacción similar de un policía?

Es una tragedia ver normalizado lo que no es normal. No es normal permitir bloqueos. No es normal que se mueran bebes porque no los dejaron pasar en una ambulancia. No es normal que se le permita a Petro y López capitalizar el caos y la podredumbre, apoyando y convocando marchas de millones de personas en el peor desbordamiento de covid-19 en Colombia.

Con razón muchos ya piensan en emigrar de Colombia hacia un mundo feliz y civilizado.

Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el plebiscito que nos fue robado,
erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia,
afiliándote ya a
www.alianzareconstruccioncolombia.org

Compartir

Deja una respuesta