Petición pública promovida por Alianza Reconstrucción Colombia y Centro Cultural Cruzada 

Carta completa

Carta abierta al Presidente Duque, a los Congresistas y a las Altas Cortes

Colombia reclama un referendo sobre el aborto
Exigimos respeto a nuestro Estado de Derecho

Muy distinguidos Señores:

Es con desconcierto e indignación que los colombianos de bien soportamos, una vez más, el asalto de la cultura de la muerte y del descarte.

En abierto desafío de la ley natural impresa en el corazón de todos los hombres, del 5º mandamiento de la ley de Dios («No matarás»), del art. 11 de nuestra Constitución Nacional que inequívocamente consagra que “El derecho a la vida es inviolable” se vuelve a pretender la despenalización total del aborto en Colombia. 

Se desafía también un tratado internacional aprobado por el Congreso que lo integró a nuestro bloque de constitucionalidad: la Convención Americana sobre Derechos Humanos mas conocida como ‘Pacto de Costa Rica’. 

Magistrado de la Corte Constitucional vuelve a solicitar despenalización total del aborto

El pasado 7 de octubre, el decano de la información colombiana, el periódico El Tiempo notició: “Ponencia de aborto plantea despenalizarlo y dar plazo para regularlo”.

“…el magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos presentó a sus colegas de la Sala Plena una ponencia que pide la despenalización total del aborto en Colombia”.

EL TIEMPO confirmó que el documento pide declarar inexequible el artículo 122 del Código Penal que establece una pena de entre 16 y 54 meses de prisión a “la mujer que causare su aborto o permitiera que otro se lo cause”, con un efecto diferido a dos años.

La ponencia asegura que, si en esos dos años el Congreso no expide regulación alguna, el delito del aborto «desaparecerá del sistema jurídico colombiano» y «quedará vigente el precedente constitucional sobre la IVE que sea compatible con el nuevo escenario de despenalización total del aborto».

Así, el documento señala que si el Congreso de la República no expide una ley que regule el acceso libre a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), y mientras no lo haga, «deberá entenderse que las mujeres, niñas, adolescentes y personas gestantes, en todos los casos, tienen el derecho a interrumpir voluntariamente el embarazo».

Esto para que en ese plazo el Congreso emita una nueva legislación «que contenga las reglas y condiciones para el ejercicio libre de la interrupción voluntaria del embarazo».

A la usanza nazi, lo que sin escrúpulo alguno proponen los abortistas es la implantación de la dictadura suprema:

¡Que en sala plena la Corte Constitucional se auto confiera el control sobre la vida y la muerte de todos los colombianos, especialmente de los más débiles, indefensos y bellos… los bebés en gestación!

¿Con qué derecho estos magistrados juegan a ser Dios?

Muy respetuoso llamado al Presidente, a los congresistas y a los magistrados: ¡respeten la vida humana, la familia tradicional y la Constitución Nacional que juraron defender! ¡Preserven el Estado de Derecho!

1. Por Dios, no permitan que en Colombia se conceda estatus legal a la matanza, masiva y cobarde, del más inofensivo de los inocentes: el bebé en gestación.

  • No permitan que la obsesión abortista nos empuje hacia el infierno de genocidios selectivos y hacia la barbarie postmodernista.
  • No conduzcan a nuestro pueblo hacia la práctica habitual de un crimen que clama al Cielo y pide venganza a Dios y que provoca la excomunión automática (de la Santa Iglesia Católica) de las personas que participan activamente en su ejecución.

2. No permitan que las Altas Cortes quebranten el equilibrio de poderes que salvaguardan nuestra democracia.

  • No permitan que la aplanadora de fallos moduladores de las Altas Cortes, en contravía de nuestra Carta Magna, continúen usurpando las facultades legislativas del Congreso.
  • No permitan que las Altas Cortes asuman facultades constituyentes en contravía de la Constitución misma y de la voluntad mayoritaria de los colombianos.

3. No permitan que se condene a las madres que abortan al inevitable infierno de culpas y perturbaciones físicas y psíquicas. No las condenen a padecer el terrible síndrome del aborto.

  • Contribuyan para que las titubeantes madres gestantes sean orientadas y protegidas de la cultura de la muerte. Habiliten bellos programas de apoyo o de adopción sustituta.

4. No permitan que ingentes y oscuros capitales extranjeros instiguen y financien la yihad abortista en nuestra Patria…. ¡Llegó la hora de cerrarles el paso!

5. No abran las puertas hacia el suicidio demográfico que hoy abruma sobre todo a las naciones europeas.

6. No permitan que esta yihad libertaria estrangule el derecho a la objeción de conciencia de las personas naturales y jurídicas. Sin éste, perecerán enseguida las libertades de conciencia y de pensamiento. Poco después sucumbirán todas las libertades.

Muy Respetados Señores, en otra palabras lo que exigimos es que conjuréis esa oprobiosa dictadura judicial que ha venido consolidándose a partir del aciago día en que fue estrangulada la soberana e intocable voluntad popular claramente manifiesta en el Plebiscito que rechazara los espurios Acuerdos Farc-Santos (Nov 2016).

Os exhortamos a no sucumbir ante el temor a represalias monetarias y/o mediáticas que pueda desatar ese gigante con pies de barro: los mentores de la cultura de la muerte y del descarte.

¡Que el pueblo decida: proponemos un Referendo sobre el aborto!

En la reciente encuesta, 17/06/201, de ‘Cifras y Conceptos’ sobre el aborto en Colombia, en medio de una maraña estadística encontramos entre sus conclusiones una muy relevante: solo el 23% manifestó estar totalmente de acuerdo con que el aborto es un derecho.Algo similar arroja la encuesta de Ipsos, 11/10/2021: Solo 26% está de acuerdo con la legalización total del aborto.

Es cierto. En la Colombia de hoy, la inmensa mayoría de la población continuamos amando entrañablemente a nuestros niños, somos pro-Vida. También continuamos amando y disfrutando intensamente nuestras familias.

Reproducir vídeo

¡Qué contraste frente a ciertas madres humanas que asesinan a sus bebés en gestación!

Por todo lo anterior, y con el ánimo de defender eficazmente a nuestros bebés en gestación del asedio de las hienas, de los modernos comerciantes de la muerte y de la monstruosa laxitud de algunos magistrados, los abajo firmantes formalmente proponemos que sea el pueblo colombiano quien ejerza la facultad constituyente primaria consagrada en el art. 3º de nuestra Constitución.

Muy distinguidos Señores, para dirimir esta turbia controversia muy respetuosamente proponemos...

¡QUE SE CONVOQUE UN REFERENDO!
¡Que sea el pueblo soberano
quien decida de una vez y por todas!

Para terminar, imploramos a Dios Todopoderoso, bajo la advocación del Señor de los Milagros de Buga que salve a Colombia de la debacle moral y comunista, y que, para ello reviva en nuestras almas “la inocencia de la paloma y la astucia de la serpiente”.

¡RECHAZAMOS LA DESPENALIZACIÓN DEL ABORTO!

Por favor, comparte esto con tus amigos:

   

Descarga aquí los artes para impresión de pendones