¿De dos males el menor?

Res non verba – ¿De dos males el menor?

Entre las reflexiones que típicamente se hacen durante los finales de año, una se refiere al gobierno nacional, porque prácticamente entra en la etapa final de su mandato. Es muy creciente un sentimiento de frustración, desilusión y, en fin, desencanto que ha sido motivado fundamentalmente por su gestión y se dice que, en el futuro, no le será aplicable aquella arenga que José Domingo Choquehuanca le hizo al Libertador cuando le dijo en 1825: “Con los siglos crecerá vuestra gloria, como crece la sombra cuando el sol declina”. Se entiende entonces que la declinación se refiere al declive, el descenso, la caída, la decadencia, o el menoscabo del gobierno nacional actual.

En otras palabras, poéticas por demás, se recuerda el poema de Jorge Robledo Ortiz, cuando escribió: “Siquiera se murieron los abuelos /sin sospechar el vergonzoso eclipse”.

El sentimiento de frustración, motivado principalmente por el flagrante incumplimiento de promesas y compromisos con sus electores, llega al extremo de hacer a pensar que en el último proceso electoral se escogió al “menos malo de los candidatos”. Esto es especialmente preocupante porque: muy mal tienen que estar las cosas cuando, en un proceso de escogencia, o de arreglo, o de convenio, o de elaborar un pacto, hay que escoger entre dos soluciones malas optando por la “menos mala”. Esto para no hablar de circunstancias que culminan cuando se escoge como solución a “la más mala”, como parece ser lo que se pregunta la humanidad respecto a lo que pasó en la segunda guerra mundial, cuando se escogieron como aliados a los comunistas de Stalin para luchar contra los nazis de Hitler: ¿Se eligió el peor de los males? También ha ocurrido en algunos procesos electorales anteriores y además podría preguntarse también lo mismo respecto a otros acuerdos como el del “arreglo” de La Habana, con las consecuentes decisiones como la constitución de la JEP. ¡El que entendió, entendió!

Es claro que en los procesos de escogencia o selección de soluciones y/o decisiones entre las alternativas posibles, existen los casos ideales cuando, por ejemplo, todas las propuestas son buenas y menos buenas, o, la más realista, cuando existe la combinación entre posibilidades buenas y malas.

Un caso crucial que se presta a efectuar muchos análisis sobre las decisiones tomadas, y que, si bien se desarrolla localmente, tiene efectos contundentes a nivel nacional es el del proyecto hidroeléctrico de Hidroituango sumido, actualmente, en la denominada “contingencia” debida a la falla de una de sus estructuras.

En esta columna, se ha sostenido que la verdadera “causa raíz” se remonta mucho más atrás que la falla de un túnel provisional, por carecer aparentemente del tratamiento adecuado, o de la decisión de buscar una recuperación del “tiempo perdido” debido a los atrasos en la programación.

Se considera una causa raíz fundamental al hecho de que: “en algún momento, de alguna manera, alguien cometió un error” y, específicamente está constituido por la decisión de la sociedad dueña del proyecto de asignar el desarrollo de la construcción a uno de sus socios principales, las EPM, empresa de servicios públicos, que no era entidad u organización consultora ni constructora. En dicho momento, hubo dos posibles soluciones: La primera, BUENA, era que: Dada la importancia y magnitud del proyecto propiciar la participación de firmas internacionales de reconocida trayectoria, experiencia y capacidad financiera. La Segunda, MALA, y escogida, era la asignación a las EPM del proceso, en un alarde de soberbia regionalista, y no se tuvo en cuenta: “cuan frágiles en realidad somos” lo que redundaría en que “nuestros comportamientos tendrían más sensatez y generosidad…”, como recientemente editorializó el diario local. ¡La decisión tomada fue la MALA, por lo menos a juicio del autor de esta columna!

Como consecuencia de la “contingencia”, abundan los estudios, conceptos, juicios, apreciaciones, y opiniones de toda índole y bastaría recordar los libros del exgobernador Luis Pérez y las denuncias de la concejal Paulina Aguinaga. Más recientemente, el mandatario local, “el enviado”, en su afán iconoclasta de atacar la institucionalidad local, armó un zafarrancho demandando a tirios y troyanos involucrados en el proyecto, dizque con el afán de proteger los recursos económicos de la comunidad, olvidando el hecho, claro, consistente en que las EPM, entidad socia del proyecto y, a la vez, ejecutora del mismo, tenía muchas responsabilidades (“rabos de Paja”, Juanito) en los eventos que desataron la contingencia.

Ante los hechos surgió la posibilidad de suspensión del proyecto, con todas las nefastas consecuencias y proceder a buscar nuevos contratistas. En otras palabras, se tenían dos posibilidades malas: la primera, MALA, era suspender el proyecto y licitar las obras faltantes, la segunda, MENOS MALA continuar con los mismos contratistas, a pesar de que algunos ya tenían, de tiempo atrás, antecedentes muy cuestionables como el del proyecto Bonyic en Panamá.

Pero no temáis: Como lo anunciaron profusamente, se prorrogaron los contratos. ¡Se eligió la propuesta MENOS MALA!

La intención y propósito para el Año Nuevo del autor de esta columna, es que, mientras se pueda opinar y si Dios lo permite, seguir presentándola a la consideración de los lectores.

A los generosos colaboradores que han permitido la publicación de la columna y a los amables lectores les deseo:

¡UN PRÓSPERO AÑO NUEVO!

Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el robo del plebiscito, erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia, afiliándote ya a www.alianzareconstruccioncolombia.org

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta