¿Dónde estás, DIOS?

En entrevista a La Nueva España, un clérigo prestigioso participante en La Granda ha afirmado que en la actualidad Dios ha quedado marginado, no se cuenta con él para lo más importante de la vida como es el grave problema mundial de la Covid-19.

La Humanidad, sin embargo, siempre ha necesitado a Dios. Siempre ha estado en la vida cotidiana, como criterio de comportamiento ético-moral y como fundamento y organización de la sociedad: durante siglos los imperios solían tener una fundamentación religiosa, incluso se llegó atribuir a los emperadores privilegios divinos.

Durante siglos hasta la modernidad la existencia de Dios, era admitido como algo evidente, cuya demostración era algo propio de filósofos y teólogos que solían enredarse en las famosas pruebas de la existencia de Dios, las cinco vías de Santo Tomás de Aquino. Con la llegada de la modernidad la razón se constituyó en un principio absoluto de conocimiento fundado las ciencias naturales física y matemática, se desacraliza el mundo y mundaniza lo sagrado. Se llegó a la muerte y al asesinato de Dios por los ideólogos del ateísmo y el nihilismo. Sistemas políticos totalitarios basaron su acción política en eliminar a sangre y fuego toda referencia a lo transcendente por el Odium Dei.

Como contrapropuesta se proclamó el mito del progreso indefinido sin límites, basado en el cientifismo como ideología pseudo religiosa. A pesar de toda la propaganda, las catástrofes, las guerras, las pandemias-Convid-19, el peligro nuclear con la amenaza de la destrucción, millones de seres humanos viviendo en condiciones de pobreza extremas, destrucción masiva del medio ambiente por parte de un desarrollo mal entendido como la rapiña de los recursos humanos, todos estos males progresan de forma continua y agravada Pero Dios siempre está vivo en millones de personas de todo el mundo en las diversas plurales religiones del mundo. Son muchos los científicos que afirman debido a la gran complejidad de la Creación reconocer la existencia de un ser transcendente, cualquier que sea el nombre que se le dé en las diferentes religiones concretas y particulares.

Por eso siempre permanece vivo el interrogante-¿Dónde estás, Dios? Las respuestas son múltiples en una sociedad fragmentada y rota. Pero como afirma un prestigioso teólogo: Dios está en la creación protegida por los hombres y mujeres de buena voluntad. Está en la sangre de los que luchan por la justicia y combaten todo régimen político, ideológico o económico que oprime al ser humano. Dios está en la esperanza que mueve el corazón que impulsa a luchar para que el Reinado de Dios anunciado por Jesucristo con su Pasión, Muerte y Resurrección se haga realidad. Dios está más cerca de nosotros mismos porque como dijo San Pablo a los politeístas e incrédulos atenienses; en DIOS, vivimos, nos movemos, y existimos.

Fidel García Martínez Licenciado en Ciencias Eclesiásticas Catedrático Lengua Literatura

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta