El cristianismo es la fuente de Europa

Europa, por supuesto, se ha extraviado muchas veces, renunciando a la visión del cristianismo a cambio de la ilusión de ideologías que ofrecían una atractiva utopía.

El tiempo de Navidad siempre detiene el flujo del tiempo y nos presenta una oportunidad para meditar, un tiempo para contemplar nuestras raíces directas y más lejanas: nuestra familia, nuestras comunidades, nuestro país y los dones del cristianismo. Uno recuerda las palabras memorables del difunto József Antall, el primer ministro durante el cambio de régimen hace tres décadas: Incluso un ateo es cristiano en Europa. De hecho, Europa y el cristianismo están indisolublemente unidos por muchos aspectos. En toda Europa, el misterio de Jesucristo, el mensaje del cristianismo, el Hijo de Dios, que se hizo hombre, murió y resucitó por nosotros, ha sido heredado de generación en generación durante miles de años. El cristianismo le dio a Europa una visión. Europa fue la cuna de la religión cristiana, de su ideología y de sus iglesias; sirvió como el único guardián del cristianismo durante miles de años. Al mismo tiempo, las palabras del difunto primer ministro también demuestran su previsión. De hecho, presagian los debates sobre la identidad que están erosionando la Europa actual. Pero, ¿qué le da el cristianismo a la civilización occidental y qué arriesga Europa al darle la espalda a todo lo que ha dado?

Debido al “cambio de Constantino”, la ética del cristianismo superó las tradiciones paganas que habían dominado el mundo antiguo, llegando a ser dominante durante el Imperio Romano, así como en períodos posteriores en Europa. A diferencia de otros sistemas de valores, la idea definitoria de la ética cristiana es que Dios creó a todos los hombres a Su propia imagen. La adopción de este concepto central trajo cambios, por ejemplo, la prohibición de los sangrientos juegos de circo que eran populares en el mundo antiguo, al restringir la tortura y el asesinato de esclavos y limitar el tráfico de niños. También supuso un cambio en los rituales públicos establecidos por los paganos, que ordenaban la inmolación en honor del emperador.

Mientras preservaba y transmitía los valores del mundo antiguo, incluida la ley romana, el cristianismo articuló un conjunto sólido de normas éticas que se convirtieron en la forma de pensar dominante en la Europa medieval. Al aceptar esta forma de vida, el rey San Esteban obtuvo la admisión en Europa y logró sentar las bases para un estado húngaro independiente en la comunidad europea de estados cristianos, que Dios reunirá al final de los tiempos. Además, en el espíritu de tolerancia religiosa, el Parlamento de Torda fue el primero en Europa en proclamar la libertad religiosa entre las denominaciones cristianas establecidas y, por lo tanto, puede afirmar con razón que se encuentra entre los logros de la constitución histórica húngara.

Mientras que la ética cristiana y el pensamiento político crearon un sistema teórico, el misterio de la fe cristiana estableció una visión y una civilización únicas en Europa. Dios no solo creó al hombre a Su propia imagen, sino que le dio el don del libre albedrío. Esto proporciona una inmensa libertad, que, sin embargo, viene con responsabilidad, como lo expresan las Escrituras: “El que siembra para agradar a su carne, de la carne segará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” (Gálatas 6: 7-8).

La visión cristiana de la relación entre libertad y responsabilidad señala el camino entre los extremos del individualismo y el colectivismo, reconociendo tanto la protección de la autonomía individual como la dimensión comunitaria de su relación. El individuo y la comunidad, en constante lucha, son también socios por necesidad. Según la acertada redacción del difunto obispo de la Iglesia Reformada, László Ravasz, la comunidad no puede funcionar sin espíritu individual, como un rebaño nunca se convertirá en una nación, pero al mismo tiempo, el individuo sin ningún sentido de comunidad lleva a anarquía. Una parte preciosa de nuestra herencia cristiana es el principio de subsidiariedad, que busca realizar las dimensiones comunitarias del individuo proporcionando la mayor libertad posible.

La cruz, que había sido un símbolo odiado de muerte y derrota, emergió como símbolo de resurrección, triunfo y Reino de Dios. Europa fue elevada por esta visión, y con ella, Europa podría convertirse en el “punto focal de la civilización” en los siguientes capítulos de la historia. Buscando preservar su independencia, Hungría hizo sacrificios para defender esta visión en, entre otros, Muhi, Nándorfehérvár, Szigetvár y Eger, así como en Budapest en 1541 y 1956. Al mediodía, las campanas doblan en honor a esta visión de Europa. En su encíclica Datis Nuperrime, el Papa Pío XII, en relación con los acontecimientos de 1956, señaló “[p]or así clama a Dios la sangre del pueblo húngaro”. La fe cristiana desempeñó un papel decisivo en el mantenimiento del deseo y la voluntad de los polacos,

Europa, por supuesto, se ha extraviado muchas veces, renunciando a la visión del cristianismo a cambio de la ilusión de ideologías que ofrecían una atractiva utopía. Ya sea la idea exagerada de la Ilustración en la Revolución Francesa, o el marxismo y las dictaduras nacionalsocialista y comunista. Y cada vez que Europa lo hizo, sufrió un trauma severo. Por lo tanto, no es casualidad que, tras la Segunda Guerra Mundial, los legendarios políticos demócrata cristianos como Konrad Adenauer, Robert Schuman y Alcide De Gasperi pusieran las piedras angulares de la integración europea. La reconstrucción tuvo que abrazar un retorno a las raíces cristianas porque sabían que lo que quedaba de Europa solo podía salvarse de la amenaza del imperio soviético en expansión mediante una visión del cristianismo.

Por tanto, en lugar de cuestionar los valores de Europa, a la luz de esto, me entristece que la vida política europea se esté alejando cada vez más de su fundamento cristiano. Al escuchar los debates en el Parlamento Europeo, a menudo tengo la sensación de estar asistiendo a un servicio sin oración y en el que la propia Unión Europea se está convirtiendo en una religión. Parte de la ceremonia está dedicada a la idea de que no se puede cuestionar la continua construcción y profundización de la Unión Europea, junto con la política de integración. Se ha convertido en un dogma en el que uno debe creer sin reservas. El concepto clave de la UE se ha convertido en el inexistente “ciudadano europeo” que, derribando la enseñanza cristiana sobre la relación entre el individuo y la comunidad, desplaza y excluye cualquier identidad o comunidad local o nacional.

La propia Unión Europea está emergiendo como una ideología. Y los estados centroeuropeos que recientemente han experimentado dictaduras totalitarias ahora están advirtiendo al resto de Europa que este camino nos está llevando por mal camino. Los logros de la integración europea son valiosos; el mercado interior y las cuatro libertades son importantes, quizás indispensables para la prosperidad; y las instituciones y los símbolos europeos también son esenciales para el diálogo institucionalizado. Al mismo tiempo, no hay que olvidar que ninguno de estos tiene la fuerza necesaria para crear civilización. Pueden ser herramientas para un objetivo elevado y noble, pero por sí mismas no pueden proporcionar una visión de Europa ni mantenerla unida.

Si Europa le da la espalda a su herencia cristiana, el continente puede sobrevivir en un sentido geográfico, pero la civilización que nos ha preservado y elevado durante milenios se perderá para siempre.


La versión húngara original de este artículo de opinión se publicó en el diario húngaro Magyar Nemzet.

László Trócsányi. Ex Ministro de Justicia, Fidesz MEP.Diario Ya, España, 17/01/2022

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

Demasiado tarde…

A sólo 10 días de la primera vuelta electoral para elegir Presidente, no se percibe en la opinión de los colombianos una

Leer más »

Deja una respuesta