El show relámpago que montó el suspendido Quintero

Mientras la Procuraduría reveló las razones para apartarlo del cargo, el alcalde desafió a la institucionalidad con un discurso cargado de populismo.

Quintero estuvo rodeado de sus más cercanos alfiles políticos. FOTO JAIME PÉREZ

Quintero estuvo rodeado de sus más cercanos alfiles políticos. FOTO JAIME PÉREZ.

Extracto del auto de la Procuraduría con la sanción impuesta a Quintero con suspensión de tres meses.

Extracto del auto de la Procuraduría con la sanción impuesta a Quintero con suspensión de tres meses.

En manos del alto comisionado de Paz Juan Camilo Restrepo Gómez quedó encargada la Alcaldía de Medellín, luego de la suspensión de tres meses con la que fue sancionado Daniel Quintero, quien ayer apareció encaramado en una terraza y en medio de un show montado en tiempo récord en el que lo acompañó su círculo cercano, incluido Amaury Chamorro, el polémico estratega conocido por sus propuestas de guerra sucia y crear “troll centers” para políticos de izquierda en Latinoamérica.

Los preparativos para el acto, promovido por Quintero y Gustavo Petro minutos después de conocerse la noche del lunes la sanción de la Procuraduría, comenzaron ayer temprano con varios camiones de logística, una unidad móvil del canal público Telemedellín, denuncias de presiones a funcionarios y contratistas para que fueran a colmar la plaza y hasta capas plásticas rojas que estaban dispuestas para soportar la lluvia. Una logística relámpago y a todo dar, detrás de lo que cabe preguntar a cargo de quién estuvo la financiación, pues evidentemente requirió de un potente y dispuesto músculo económico y de permisos rápidos para uso del espacio público.

Cuando llegó el discurso del suspendido alcalde, la lluvia persistía y entonces Quintero intentó exaltar los ánimos de los asistentes en la plazoleta con frases grandilocuentes como “Dios es el que quita y pone gobernantes y Dios está con nosotros, no con ellos que son la maldad”, tras de lo cual sus acompañantes pedían vítores.

No perdió oportunidad en sus palabras para reiterar sobre las presuntas faltas al debido proceso en las que, según él, incurrió la Procuraduría y orientó su discurso para establecer semejanzas entre su caso y el de Gustavo Petro, quien tras ser destituido por la Procuraduría en diciembre de 2013 salió al balcón del Palacio de Liévano y convocó en tono ferviente a las multitudes que lo apoyaban a salir a marchar para defender el voto popular, tal como lo pidió Quintero. Aquí no hubo balcón, pero sí una terraza que rara vez se usa para acto alguno pues no está acondicionado como tarima.

Tampoco pasaron desapercibidos los acompañantes en su discurso. Rodeado de sus secretarios de despacho y en clara provocación a la misma decisión que motivó la Procuraduría sobre presunta participación en política, estaba el séquito de congresistas electos por el Pacto Histórico y los exsecretarios de despacho que renunciaron en días pasados para sumarse a la campaña de Gustavo Petro.

Al lado de Quintero se ubicaron su esposa, Diana Osorio; los congresistas electos por el Pacto: Álex Flórez, Susana Gómez, Isabel Zuleta y el actual representante León Freddy Muñoz. Con ellos los amigos y ahora exsecretarios Esteban Restrepo, Juan Pablo Ramírez, Juan Carlos Upegui, todos ellos hoy con un papel activo en la campaña de Petro en Antioquia. También querían mostrar respaldo a Quintero, el concejal del Centro Democrático, Albert Corredor, y el actual presidente del Concejo, Lucas Cañas.

Con Corredor, Quintero se fundió en un solo abrazo y este aprovechó para exhibir sobre su rostro la cinta enmascarada con la que promueve la renuncia del expresidente Álvaro Uribe al partido que él fundó.

El encargo, un mensaje

Como era de esperarse, Quintero salió envalentonado lanzando dardos a diestra y siniestra. Sobre el alcalde encargado, dijo: “Montaron a un alcalde del GEA, uno de sus consentidos. Eso querían: recuperar el poder a toda costa”, dijo.

Restrepo, de la entraña del Partido Conservador, fue designado horas antes por el presidente Iván Duque. Al anunciarlo, el mandatario dijo que asumiría durante el periodo que corresponda, lo que fue interpretado como un mensaje político. Es decir, el presidente designó a alguien considerado una antípoda del alcalde, con quien este no tiene ninguna cercanía. No en vano, las vehementes palabras de Quintero descalificándolo.

Para Santiago Leyva, director de la Maestría de Gobierno de Eafit, el presidente Duque se limitó a poner a alguien de “su entera confianza” para que asuma el encargo. “Es un asunto de poco tiempo, algo meramente transitorio. Es normal que ponga a alguien de confianza”, explicó.

Y es que el nombramiento de Duque tendrá efecto hasta que el movimiento Independientes, por el que se hizo elegir el alcalde, escoja una terna para el reemplazo del alcalde. Una vez eso se haga, el presidente deberá escoger quién queda en cabeza de la alcaldía.

Por ahora se sabe que la posesión de Restrepo como alcalde será a más tardar el sábado cuando se cumplan ciertos protocolos, entre ellos, la renuncia de su esposa Paula Andrea Franco a su contrato de prestación de servicios en la Alcaldía (ver nota anexa).

Las razones de la sanción

Más temprano, la Procuraduría General de la Nación reveló el auto de 22 páginas que contenía las razones por las cuales apartó a Quintero del cargo. Trinos, videos, declaraciones públicas, denuncias e investigaciones en medios de comunicación forman parte de los elementos en los que se basó el Ministerio Público para abrir la investigación y decidir la suspensión provisional por tres meses de Daniel Quintero por su presunta participación indebida en política.

En el auto, el organismo de control recopila una serie de detalles que probarían que Quintero sí habría incurrido en comportamientos prohibidos para favorecer al candidato presidencial Gustavo Petro y al Pacto Histórico.

El Ministerio Público detalló que el 26 de abril de 2022, la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Administrativa y Judicial abrió una indagación previa en contra de Quintero por este tema; en esa ocasión se basó en denuncias hechas por el concejal Simón Molina.

Tres días después, la Procuraduría Delegada para la Vigilancia Administrativa, Asuntos Sociales y Paz abrió una investigación contra el mandatario, tras una queja interpuesta por el diputado de Antioquia, Luis Peláez. En ambos casos se tuvo como fin establecer presuntas faltas disciplinarias de Quintero.

Y, tal como se había inferido, el polémico video de “el cambio en primera”, publicado por el alcalde el lunes, también es uno de los elementos que tiene en consideración la Procuraduría y que están entre unas 10 pruebas que en su momento generaron polémica, como es el audio en el que la senadora electa del Pacto, Isabel Zuleta, dice que Quintero forma parte y apoya a esa colectividad; o la renuncia de seis funcionarios del gabinete para sumarse a la campaña petrista; o cuando pidió el reconteo de votos de la lista del Pacto en las pasas elecciones

“VOY A UNIR LA CIUDAD”: NUEVO ALCALDE (E)

El show relámpago que montó el suspendido Quintero

Menos de 24 horas después de que la procuradora Margarita Cabello suspendió de su cargo al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, el presidente Iván Duque designó como alcalde encargado al comisionado de paz, Juan Camilo Restrepo Gómez.

De inmediato Quintero intentó atravesarse diciendo que “está inhabilitado por tener a su esposa trabajando en la Alcaldía”. Su esposa se llama Paula Andrea Gómez Franco, profesional en mercadeo y publicidad y contratista por prestación de servicios del Fondo de Valorización de Medellín, Fonvalmed, desde 2016.

Restrepo, al ser preguntado por EL COLOMBIANO, respondió que no habrá inhabilidad porque su esposa “va a dar por terminado el contrato. Luego de eso, entre viernes y sábado, yo me voy a posesionar. Este es un acto administrativo complejo, que tiene dos pasos: la designación y la posesión”, dijo.

Restrepo es paisa y abogado de la Universidad Autónoma Latinoamericana. Su carrera política inició en 2004, siendo asesor de campaña de Sergio Fajardo, luego ingresó a su alcaldía. Para 2010 saltó al partido de la U y allí ejerció como Secretario General. Aspiró, en 2019, a la Gobernación y fue designado Alto Comisionado para la Paz en junio de 2021.

¿Cuándo se va a posesionar, entonces?

“Después de que ella dé por terminado ese contrato. Yo creo que podría ser el viernes o el sábado. Ella renuncia entre hoy y mañana. Yo ya estoy designado por el señor presidente y estoy esperando para poder posesionarme”.

Quintero dijo que usted era un alcalde del GEA y un “fantoche”. ¿Qué responde?

“Yo voy es a unir a la ciudad. No voy a contestar calificativos de esa manera. Voy es a unir a la ciudad, a institucionalizarla y a resolver los problemas de la gente. Eso es lo que está esperando la ciudadanía”.

Pero es un encargo corto. ¿Qué expectativas tiene?

“Recibo el encargo del señor presidente con mucho orgullo y responsabilidad y voy a trabajar por mi ciudad. Eso es lo que voy a hacer”.

¿Ha tenido cercanía con los congresistas afines a Quintero?

“No. Yo no he hablado con nadie. Mi jefe es el señor presidente y, por ende, me debo a él y asumo el encargo con responsabilidad”.

¿QUIÉN ES EL POLÉMICO ASESOR DE QUINTERO?

El show relámpago que montó el suspendido Quintero

Muy cerca, detrás de Quintero, estaba anoche Amaury Chamorro, un polémico asesor de políticos de izquierda en varios países de Latinoamérica, pero particularmente célebre en Ecuador, pues se convirtió en la mano derecha del expresidente Rafael Correa en la cruzada propagandística del exmandatario que se tradujo en los famosos “troll center”, una estrategia en redes de creación de cuentas falsas que se encargó de desprestigiar a opositores de Correa y tratar de posicionar narrativas a favor del exmandatario. Carlos Amaury Venegas Chamorro es su verdadero nombre, ha ejecutado estrategias de comunicación política en favor de Hugo Chávez, Nicolás Maduro y el presidente de Perú, Pedro Castillo. También en 2018 se alineó, aunque no directamente, a la campaña a la presidencia de Petro. Según reveló El Armadillo en abril, Chamorro ha suscrito contratos con la Alcaldía por cerca de $300 millones, firmados a través de Telemedellín y cuyo objetivo ha sido asesorar a Quintero para establecer narrativas en temas críticos como Hidroituango. Chamorro es señalado como la mente detrás del discurso de Quintero en 2020 cuando aseguró en diversas entrevistas y a través de redes sociales un supuesto complot para atentar contra su vida, según dijo, por las irregularidades que estaba denunciando en la obra. Tras la decisión de la Procuraduría, inmediatamente en redes se hizo tendencia el hashtag #elcambioenprimera, un apoyo virtual que se trasladó a La Alpujarra en medio de un evento que tuvo poco de espontáneo, por lo que es presumible que detrás de la nueva narrativa de Quintero como “perseguido político” esté Chamorro.

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

Demasiado tarde…

A sólo 10 días de la primera vuelta electoral para elegir Presidente, no se percibe en la opinión de los colombianos una

Leer más »

Deja una respuesta