¿Elegirán en 2022 los escrutadores?

Muchas veces en la historia de Colombia fue verdad aquella solapada sentencia de “Quien escruta elige”

Para no ir más lejos, Rafael Reyes llegó a la Presidencia por el célebre fraude del registro de Padilla; y luego, ya en los tiempos del sufragio universal y directo, el pucherazo era bien frecuente, de tal manera que esa condición esencial para la democracia, la de la pureza del sufragio, apenas comienza a hacerse realidad a partir de la introducción de la cédula laminada, debida a la administración Ospina Pérez.

Con el uso de este instrumento el país, desde el Frente Nacional, tuvo en general comicios transparentes y resultados confiables.

Desgraciadamente, en años recientes irrumpe la amenaza del fraude electrónico, masivo e indetectable. Por esa razón, el voto electrónico ha sido rechazado en los países democráticos, mientras se adopta para perpetuar dictaduras infames, como la de Maduro.

En Colombia se avanza hacia un régimen electoral que puede eliminar la democracia. Ya tenemos el cómputo electrónico y nos amenaza el segundo paso, el voto a través de terminales de computador.

Frente al segundo hay justificada preocupación, expresada por autoridades en la materia, como los expertos en ese asunto del Foro Atenas, el doctor Guillermo Mejía, Alberto López Núñez y Jorge Escobar Restrepo, pero el Consejo Nacional Electoral sigue empeñado en la adopción del voto electrónico, el gobierno no se inmuta, y en el Congreso, incluyendo legisladores del Centro Democrático, cuenta con opinión favorable.

En fin, el voto electrónico completa un sistema propicio al fraude definitivo e inapelable, pero además se presta para contrataciones impresionantes, porque la adquisición de 100.000 y más terminales de computador es muy apetitosa, y repetible, porque a medida que esos aparatos, mal almacenados durante cuatro años en multitud de lugares, se deterioren, será necesario comprarlos de nuevo.

El voto a través de terminales completa el sistema, porque ya en Colombia el cómputo se hace, mediante pago astronómico, en cosa de hora y media (¡récord mundial!), con una firma de mínima confiabilidad, estrechamente vinculada al representante en este país del señor Soros, Juan Manuel Santos, principal interesado en la consolidación de su acuerdo con Timochenko, es decir, la implantación en Colombia de otra “República Bolivariana”.

No solo la entrega del cómputo a la tal firma de Thomas Gregg es alarmante, sino que también es muy preocupante que la inmensa mayoría de los jurados de votación procede de las bien disciplinadas filas de Fecode, organización de obediencia revolucionaria, enemiga, desde luego, de la democracia “liberal y burguesa”.

Después del robo del plebiscito es posible esperar cualquier maniobra para eliminar los vestigios del orden constitucional y la democracia representativa.

¿Hasta dónde el NO triunfó apenas por 50.000 votos?  ¿De dónde salieron ocho millones de votos por Petro, más que duplicando los mejores resultados anteriores de las izquierdas? ¿Hasta dónde son creíbles los millones de votos de la tal consulta anticorrupción, cuando los locales estaban vacíos hasta después del mediodía?

Estos interrogantes plantean muy serias dudas sobre la confiabilidad de un CNE formado y dirigido por politicastros irrestrictos y partidarios del “acuerdo final”

El tiempo que nos separa de las elecciones de 2022 es muy corto, y ellas serán regidas por un órgano más que cuestionable, contabilizadas por una firma comprometida con la subversión, y es posible que se efectúen con voto electrónico. ¿Qué se está haciendo para conjurar esta letal y definitiva amenaza?

+   +   +

La magistral biografía de José Eusebio Caro, de Fernando Galvis Salazar, fue laureada en 1953 con el primer premio en el concurso convocado con ocasión del centenario de la muerte del cofundador del Partido Conservador. Uniediciones la acaba de reeditar este año en Bogotá.

La figura de Caro, poeta, pensador y luchador político, está muy desdibujada en los tiempos que corren. Apenas se lo recuerda por haber suscrito con Mariano Ospina Rodríguez el imperecedero Manifiesto de 1849, de perenne vigencia para un partido que durante siglo y medio proclamó los principios cristianos y democráticos de sus fundadores, influyendo positivamente en la república.

Galvis Salazar escribió también las mejores biografías de Marco Fidel Suárez y de Rafael Uribe Uribe. La segunda ha sido reeditada en 2016 por Temis, mientras la de Suárez sigue esperando una nueva edición.

                                                                                              +   +   +

“Cabeza y manos” ¡Consejo desoído de José Eusebio Caro en un país que ha preferido manzanillos, poetastros y rábulas, a empresarios y científicos!

                                                                                              +   +   +

¡Los del Secretariado, muy ufanos confesando asesinatos!

                                                                                              +   +   +

¡Milagrosa la liberación del expresidente Uribe, porque la juez no obedeció al tenebroso  personaje  detrás de la inicua tramoya!

Por José Alvear Sanín, Periódico Debate, 12/10/2020

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta