Hora de grandeza trágica

El historiador Carlos Ochoa Martínez, en su libro La Grandeza Trágica de Bolívar, ha dicho:

La máxima expresión de la grandeza es la grandeza trágica de los incomprendidos, de los envilecidos, de los difamados, de los calumniados, de los traicionados…de los mártires sumidos al final en una inmensa y profunda tristeza.

Desde la nefanda noche septembrina nunca había acontecido nada comparable, y aun peor, porque detrás de la traición al Libertador no seguía la aterradora revolución que espera a Colombia con el rompimiento de todos los diques: La Iglesia, falseada por la teología de la liberación; el patronato, atento solo a lucrativos negocios inmediatos; las Fuerzas Armadas, emasculadas y acorraladas, mientras un poder judicial, servidor incondicional de la conjura revolucionaria, asume desvergonzadamente todos los poderes del estado, pisoteando la ley y ejerciendo la más altanera arbitrariedad, que reduce el país a la impotencia.

José Alvear Sanín, La Linterna Azul, 05/08/2020

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta