Inconformidad en Ruta N.

Colaboradores envían fuerte carta. Otra entidad en crisis.

De hecho la crisis de Ruta N, la entidad encargada de trazar, aplicar y desarrollar las políticas tecnológicas de la ciudad, ya había comenzado a sumirse en el ostracismo institucional en el que están terminando las entidades anexas a la Alcaldía de Medellín.

Los primeros visos se dieron cuando en medio del escándalo de EPM y la ruptura del gobierno corporativo que llevó a la renuncia de su Junta Directiva, se diera algo similar en esta entidad en la que indelicadamente, se le notificó por un medio de comunicación a su director, que ya no regía los destinos de la entidad, sin siquiera habérsele comunicado oficialmente.

El episodio fue sonado pero nunca se ahondó en lo que ocurrió, porque los focos estuvieron siempre en EPM y de cierto modo, opacó lo que estaba ocurriendo en esa entidad.

El tema comenzó en su momento y según cuentan miembros de Ruta N, por la “pataleta” de Gabriel Jaime Rico porque su ex esposa, Johana Jaramillo Palacio, no fue nombrada en un cargo para el que fue recomendada, porque  Juan Andrés Vásquez, se negó a que se traficaran puestos por conexión y no por méritos.

La pataleta, llevó a la queja de Rico ante el Alcalde y alguno de sus secretarios, y sin pasar siquiera por la Junta Directiva de Ruta N, anunció por una emisora radial, que Juan Andrés Vásquez ya no era el director de la entidad sino que había nombrado a Javier Darío Fernández.

El pasar por encima de la Junta Directiva, quien era la encagada de escoger y de retirar, si fuera el caso a los directores de Ruta N, se dio otra crisis tras la renuncia de la mayoría de los miembros de la junta, entre los que estaban, como miembros principales y suplentes: el gerente de EPM, Álvaro Guillermo Rendón; el rector de la Universidad EIA, Carlos Felipe Londoño; el presidente de Distrihogar, Ricardo Sierra Moreno; el presidente de TigoUNE, Marcelo Cataldo Franco; el presidente del Grupo Conconcreto, Juan Luis Aristizábal Vélez; el vicepresidente de finanzas corporativas de Grupo Argos, Alejandro Piedrahíta Borrero; el gerente general de Flores El Capiro, Carlos Manuel Uribe, el presidente de Viajes Veracruz, José Alejandro González Jaramillo; y como miembros independiemtes Juan Guillermo Londoño Posada y Rafael Aubad López.

Si bien la presidencia de la Junta Directiva estaba en cabeza del Alcalde Daniel Quintero, en solo días, era la segunda vez, que el mandatario pasaba por encima de la democracia institucional y destrozaba de un solo plano, el respeto y el gobierno corporativo.

Tendiendo en cuenta que Ruta N, sería la base de su anunciado programa de campaña del “Valle del Software”, las cosas comenzaron a ir de mal a peor. Ruta N, era uno de los actores importantes en el desarrollo de proyectos innovadores que, como los ventiladores, estaban cruzados por la sinergia Academia-Estado-Empresa. Con la renuncia de la Junta y la evidente politización que desde el despacho del alcalde se comenzó a ejercer en Ruta N, los proyectos avalados por los empresarios se fueron retirando con los fondos que se destinaban para ello. Desde entonces, Ruta N dejó de brillar.

Ruta N está sumida en la más profunda crisis en la historia que tiene desde su nacimiento. La entidad está paralizada totalmente. La junta no sabe que hacer. Se sacaron los directores de operaciones y de planeación hace 3 meses y no han sido remplazados desde entonces. Renunció la Directora de Talento Humano. También renunció el gerente de mercadeo, y la única abogada que tenía experiencia en la entidad; se había quedado para ayudar una vez la firma legal que acompañó a Ruta N por 10 años había renunciado. Hoy no hay responsables jurídicos. Los externos tampoco quieren trabajar con la entidad. Justo esta funcionaria al irse, denunció manejos irregulares en procesos de compra del director; las denuncias las hizo ante la Junta Directiva.

Desde la llegada de Daniel Quintero y ante el éxodo de los empresarios y la academia, Ruta N tiene el menor presupuesto en 11 años. Lo que está ocurriendo es todo lo contrario a esas palabras del Alcalde Daniel Quintero que sonaron a campanas y prometía hacer de Ruta N, el epicentro del desarrollo de la ciudad y el apalancamiento de su ambicioso proyecto del Valle del Software. Pero hoy, en realidad no tiene ni con qué funcionar, ni siquiera tiene capacidad ni liderazgo para poder generar nuevos proyectos ni con quien. Ruta N se quedó sola y no es la institución clave de la ciudad que se prometió.

Los funcionarios que quedan afirman que el director no habla con nadie del equipo, todas las actividades están paralizadas y el presupuesto anunciado para 2021 es de apenas 3.000 millones cuando debería ser 15 veces mayor por el acuerdo 024 del 2012 del Concejo de la ciudad; es decir, 45.000.000.000. Hoy Ruta N es solo un edificio que solo gasta en su mantenimiento y los sueldos. No tiene con que operar, dicen quienes todavía permanecen en la entidad, algunos que temen que en los próximos meses, pueda desaparecer.

La situación se ha convertido en insostenible, al punto que los colaboradores de la entidad, han enviado una carta dirigida al director ejecutivo Javier Darío Fernández, a la Junta Directiva, a la articuladora del proceso de Gestión Humana, Ángela Lorena Monroy, al articulador de Seguridad y salud en el trabajo Alex Cuspoca y al responsable de Control Interno, Luis Fernando Hoyos; en el que hacen un llamado urgente para que Ruta N retome el rumbo

En la carta, cerca de medio centenar de colaboradores, recuerdan que “en sus 11 años de existencia, Ruta N se ha convertido en baluarte de Medellín, en un referente regional, nacional, e incluso mundial, de cómo una entidad pública puede, promoviendo la ciencia, la tecnología y la innovación, contribuir en el desarrollo de la sociedad, el empresariado, la academia y aportar a la mejora en la calidad de vida de quienes habitamos este Valle”

Señalan que “Motivados por el respeto que sentimos por nuestra Corporación, por su propósito superior y por lo que ha representado la misma para la ciudad durante este tiempo, decidimos pronunciarnos con el fin de hacer un llamado a la institucionalidad y de proteger el legado que esta le ha dejado a Medellín.” Y explican que “esta comunicación no proviene de asuntos particulares, emocionales o individuales, obedece más bien a un interés colectivo por la defensa de la institución y la misión para la que fue creada.”

Enfatizan que “vemos con preocupación los cambios que han llevado a una profunda inestabilidad institucional para Ruta N, traducida en un rumbo incierto o por lo menos no comunicado abiertamente a los empleados y colaboradores de la Corporación como los contratistas pero, sobre todo, evidenciado en la angustia y estrés laboral que hoy está sintiendo en pleno todo el equipo Ruta N ante la posibilidad de despidos masivos y sin reconocimiento de su labor, terminación de contratos a contratistas y colaboradores que participan de manera activa en los proyectos de la Corporación.” Añaden que “estos cambios no se limitan a lo sucedido el pasado agosto cuando la Junta Directiva renunció en pleno y se dio un cambio de la dirección, en los últimos meses se ha profundizado con la poca claridad que hoy tenemos ante la financiación de los proyectos misionales, ante la reestructuración organizacional y ante la nueva estrategia que no ha sido consultada, co creada e informada a todos nosotros, tal como se hace en los equipos de innovación, según la recomendación de los expertos en conformación de equipos de innovación, los cuales se caracterizan por su horizontalidad y transparencia”.

En la carta, los colaboradores preocupados indican que ” además, hacer dichos cambios de forma incluyente y amplia haría honor a la tradición en nuestra organización y hace parte de nuestro discurso: “soñar juntos, crear desde la inteligencia colectiva y proponer conjuntamente nuevos escenarios para el desarrollo”. En este caso hemos visto cómo se han desconocido los resultados de los procesos internos de planeación y de construcción histórica por parte del grupo humano que ha trabajado en esta institución durante tantos años.”

Afirman que ” llamados por ese propósito que es mayor y movidos por los resultados de los últimos años que son el mejor respaldo y herramienta para dar cuenta del impacto de una organización en la que cada uno de sus colaboradores trabaja con amor y compromiso, esperamos que se pueda establecer un espacio de trabajo donde podamos planear, definir un trabajo conjunto y solucionar nuestras inquietudes en relación a los siguientes puntos: 1. Nueva estrategia de la organización. 2. Nueva estructura. 3. Condiciones y ambiente laboral. organizacional. 4. Alcances de los convenios en lo que viene trabajando Ruta N. 5. Cambios en el Manual de Contratación de Ruta N. “

Señalan que “finalmente queremos recordar que el bien más preciado de Ruta N son las personas y su talento. En su defensa, queremos fundar esta mesa de trabajo con un único objetivo: ​lograr establecer un canal de comunicación y participación, que asegure la permanencia de sus ideales y la esencia de la entidad.” y sentencian “¡Trabajemos juntos!“.

Los autores de esta carta la firmaron Daniel Cano – Natalia Ramírez – Jorge Ruiz – Sergio Naranjo – Maria Elisa Rojas – Juan Manuel Mora – Diego Pérez – Manuela Palacio – Juan Felipe Mosquera – Liliana Beltrán – Santiago Ospina – Maria Alejandra Martinez – Camila Aristizabal – Nicolás Rodríguez – Jorge Areiza – Maria Mercedes Jaramillo – Daniel Pérez – Andrés Arboleda – Luz María Ostau De Lafont – Yessica Gutiérrez – Daniela Guzmán – Iván Rendón – Carlos Jaramillo – Sandra Gómez – Lizeth Herrera – Alejandro Vásquez – Jorge Suárez – Yuliana Osorno – Paulina Villa – Manuela Villa – Laura Lugo – Andrés Vergara – Camila Pérez – Alejandra Restrepo – Gregorio Arcila – Sebastián Bedoya – Islena Martínez – Catalina Alzate – Martha Betancur – Agostinho Almeida – Ángela Prieto – Maria Camila Bernal – Andrea Montoya – Ángela Hoyos – Andrés Agudelo – Stephanie Vélez – Carolina Ramírez.

IFM Noticias, 28/01/2021

Si quieres ser protagonista en la causa de la revocatoria del mandato de Daniel Quintero, puedes inscribirte ahora mismo como activista en el website : http://alianzareconstruccioncolombia.org/revocatoria-alcalde-de-medellin/

Si ya estás inscrito, ayúdanos a comprometer a otros voluntarios para que lo hagan.Mil gracias.

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta