Juventud y democracia

El Instituto Bennett de Políticas Públicas de la Universidad de Cambridge realizó en 160 países, Colombia entre ellos, el informe académico más ambicioso de nuestro tiempo sobre juventud y democracia. El estudio se fundamenta en el mayor conjunto de datos de la historia con 4,8 millones de encuestados y el uso de 43 fuentes regionales analizadas entre los años 1973 y 2020.

Los resultados deben ser fuente de profunda preocupación entre el gobierno, los partidos políticos, las universidades y los centros de pensamiento que forjan y orientan la opinión de la juventud colombiana. La Universidad de Cambridge comprueba que las generaciones más jóvenes se han vuelto cada vez más escépticas, decepcionadas con la democracia en todo el mundo, no solo en términos absolutos, sino también en términos relativos.

En particular, se observan descensos notables en cuatro regiones: América Latina, África, Europa occidental y las democracias anglosajonas.

Los factores que contribuyen al creciente descontento de los jóvenes con la democracia es la exclusión económica, los altos niveles de desempleo juvenil y la desigualdad.

En otras palabras, existe una brecha cada vez mayor entre las valoraciones del funcionamiento democrático entre los jóvenes y los mayores que detentan los hilos del poder político y empresarial.

En las democracias emergentes de Latinoamérica, África y el sur de Europa, el informe de la Universidad de Cambridge encuentra signos de ‘fatiga transicional’.

Es decir, en la medida en que las generaciones más jóvenes alcanzan la mayoría de edad, se evidencia una carencia de memoria histórica respecto de la lucha en defensa de la democracia y la separación de los poderes públicos; sin embargo, sí ven con claridad y rechazan con vehemencia la corrupción que impera a nivel regional.

Resulta aún más preocupante que los jóvenes se sientan atraídos inicialmente por líderes populistas y la consecuente satisfacción temporal con la democracia, que luego se desploma al comprobar la peligrosidad de sus proyectos y el incumplimiento de sus mandatos.

La advertencia es clara. Debemos luchar contra el desencanto juvenil con propuestas económicas que incorporen empleos productivos e inclusión social y política.

Andrés Espinosa Fenwarth, Vanguardia , 28/10/2020
WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta