LA CADENA DE LAS IMPOSTURAS

Cuando las fuerzas del orden dieron de baja a un hombre que se hacía llamar Uriel, en el Chocó, miembro del llamado así mismo ELN y sobresaliente en estas fuerzas terroristas a las que perteneció desde muy joven, violador de niñas y malvado de gusto y profesión, los militares encontraron varios computadores que le facilitaban el envío de comunicaciones a través de la selva recóndita a los medios de comunicación y a una red larga de participantes en los siniestros hechos. El sujeto, en virtud de sus hazañas, se había digamos que elevado al mando central de ese grupo malhadado por sus ejecutorias, una de las cuales era la muerte de más de veinte jóvenes que le habían entregado su juventud y sueños a la patria, en una escuela de formación de oficiales que lleva el nombre del general Francisco de Paula Santander.Y era además el mismo personaje encargado de reclutar jóvenes que volvió vándalos en los diferentes desfiles de protesta con los que agobiaron a este sufrido país el año anterior. Tengo en mi mente la visión de esos protagonistas llenosde energía, que cargaban piedras, machetes y revólveres, el rostro cubierto con una camiseta o cualquier cosa parecida, que hacían demostración de una capacidad destructora muy bien entrenada, desde su primera aparición en la escena de desfilantes portadores de los emblemas de la paz. Ah, porque ese dizque es su oficio: voceros y portadores de paz. En realidad todos montaban una monserga en la que señalaban que ellos sí eran los voceros auténticos de los formadores de los escuadrones de la paz. Y los otros, los que siempre han pertenecido a ella y no conciben la vida sino por los caminos altruistas de la concordia, eran sus enemigos. Así lo tienen planteado en una distorsión marxista leninista en la que esos militantes del atropello, los secuestros y los asesinatos, son las víctimas de los ultrajes a los derechos humanos. Esa, por supuesto, es la estrategia de cambiar las cosas mediante trucos para que a ellos les crean y a los otros no. Portan la paz como un vestido nuevo, a pesar de que matan al que se les atraviesa.

Ese tal Uriel llevaba una vida desgraciada: trago, marihuana y mujeres violadas. Bueno solo para lo malo. Se lo ve en unas fotografías tiradoen una hamaca, batiéndose en los remolinos de la inutilidad. Pervertidor de mujeres y aglutinador de jóvenes menores de edad en los precipicios del terror y la muerte generada por ellos mismos. Ah, es que Marx, como cualquier profeta de desgracias, proclamó en el Manifiesto Comunista que “la violencia es la gran partera de la historia”, que es como decir: “haga violencia y cambiará la historia”. Y para producir el cambio de lascosas, ejecutan la violencia y proclaman la revolución con una mezcla motora que es la “combinación de todas las formas de lucha”. Es decir, que el narcotráfico les es permitido porque con él recaudan recursos grandes para la causa, el secuestro igualmente y la muerte del enemigo es cosa natural, que pueden llamar “ajusticiamiento” como lo hicieron en el caso abominable de Alvaro Gómez Hurtado. En esa militancia inútil del ELN han cumplido sus miembros cincuenta años, dañando los ríos con la voladura del oleoducto o “tubo” como despectivamente lo llaman, han mutilado a cientos de personas con minas personales que sembraron indiscriminadamente y sin sentimiento alguno de arrepentimiento. Son cosas de la “guerra” dicen los ahora exiliados en Cuba. Sí, de una guerra que ellos le han declarado a Colombia sin motivo alguno ydesarrollan por ese largo tiempo. La naturaleza geográfica los favorece metidos en grandes territorios de bosques, montañas y ríos. Vaya una irrisión, ¿Serán ellos los voceros de la paz?Se atreven a plantear que luchan contra una dictadura. Un gobierno que permite las marchas, que protege a los débiles, que enfrenta los desastres económicos de la pandemia, peores que la propia pandemia, como lo ve uno todos los días, ¿Puede ser una dictadura ?Esa vida del tal Uriel es la misma vida de todos los facinerosos que nos asedian. Los que montaron las disidencias de las Farc que son muchos y andan regados matando a los líderes indígenas y a los dirigentes campesinos que no se prestan al pérfido negocio del narcotráfico, ensombrecen aúnmás el destino de los colombianos porque hacen creer que esos líderes son asesinados por agentes oficiales del gobierno. La Fiscalía ha denunciado muchas veces que las muertes de los líderes sociales proviene de las disidencias y de las denominadas bacrim. El país debe reaccionar con energía y atención. Hay un juego de los denominados izquierda democrática que son los militantes del partido comunista y sus aliados y de los llamados por éstos, con desprecio, como los “idiotas útiles”, tipo Roy Barreras y Benedettiy tantos otros que se prestan a las jugadas matreras y criminales. Que no se oculte para dónde van. Que se diga la verdad y que el pueblo conozca las verdaderas intenciones de estos personajes, para que vuelva la paz y se consolide el progreso. Cuando veocon dolor a los caminantes venezolanos por las carreteras en busca de un trabajo, pienso en que eso mismo nos puede pasar a nosotros los colombianos si nos descuidamos con un Petro cualquiera.No puedo por cierto dejar de mencionar la columna de este sábado del señor Gustavo Duncan en El País de Cali. Se habla de unas declaraciones del tal Romaña, hoy disidente de las Farc. Habla de varias cosas entre ellas de un tesoro en dólares que llevó ese grupo a La Habana con mucha riquezadólares y allá están como riqueza oculta de esa guerrilla criminal que también duró otros cincuenta años. Romañaanuncia que va a hablar. Que tiemblen los que se han robado esos tesoros sin haberle pagado nada a las víctimas de sus crímenes. Ya lo veremos. Y que conste que los que así pensamos no somos de derecha. Somos gente decente que quiere la paz y la democracia y no estamos dispuestos a que se engañe al país con todas las trapisondas a que nos tienen acostumbrados.

Armando Barona Mesa, Ecos, 07/11/2020

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Deja una respuesta