Las democracias latinoamericanas en cuidados intensivos

Las democracias latinoamericanas en cuidados intensivos

El diagnóstico de buena parte del continente confirma que el poder no distingue ideologías y puede poner en vilo hasta la más sólida de las democracias.

Vamos de norte a sur:

México. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) representa un riesgo para la democracia en México, que se dirige el próximo mes a elecciones, afirmó la revista The Economist, que lo eligió como su portada el mes pasado con el título ‘Falso mesías’. “López Obrador divide a los mexicanos en dos grupos: ‘el pueblo’, con lo que se refiere a quienes lo apoyan, y ‘la élite’, a la que denuncia, a menudo por su nombre, como delincuentes y traidores a los que culpa de todos los problemas de México”, explica la revista y es como un cuento cuyo final, ciertos países del sur, ya conocemos. Resalta también la intención ya expresa de AMLO de reformar o incluso eliminar organismos autónomos del país, incluyendo el Instituto Nacional Electoral.

El Salvador. La oposición y organismos internacionales acusan al presidente Nayib Bukele de atentar contra la independencia de poderes de los órganos del Estado. El mes pasado, la Asamblea Legislativa, controlada por su partido Nuevas Ideas, destituyó y reemplazó a los jueces de la Sala del Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y al fiscal general. La CSJ calificó la medida de “inconstitucional”, la oposición dice que fue un “golpe de Estado”, pues un órgano judicial independiente es el cimiento de toda democracia. Ahora Bukele pide “al pueblo” movilizarse en la defensa de “las conquistas” logradas.

Nicaragua. La policía de Nicaragua allanó la vivienda de la opositora Cristiana Chamorro, de 67 años e hija de la expresidente Violeta Barrios de Chamorro, la mujer que venció en las urnas en 1990 al primer gobierno de Daniel Ortega. Chamorro había declarado su intención de representar a la oposición como candidata única para los comicios de noviembre, en los que Ortega busca su tercera reelección consecutiva. La política también tiene símbolos; Cristiana, que estuvo muy vinculada al gobierno de su mamá, significa también para el actual gobierno el recuerdo vivo de esa derrota. Ortega pone en riesgo a la democracia antes del proceso democrático al que se enfrentará en noviembre de este año.

Colombia. Las protestas comenzaron con manifestantes contra la reforma tributaria, pero continúan dos meses después y se atan a un intento de fuerzas antidemocráticas de preparar un camino para la toma del poder de parte de la izquierda radical.

Ecuador. Este país parece pasar por un buen momento democrático y de respeto a las instituciones. Además, se asemeja a un tren que luego de la pandemia y con nuevo gobierno empieza a moverse a un ritmo acelerado después de haber estado estancado por varios años.

Perú. Mientras escribo este artículo no se conocen aún los resultados de las elecciones, pero la decisión del pueblo peruano fue entre Pedro Castillo, comunista impulsado por el Foro de Sao Paulo, y Keiko Fujimori, defensora de la democracia, pero perteneciente a una clase política desgastada por el freno de la corrupción estatal.

El diagnóstico de buena parte del continente confirma que el poder no distingue ideologías y puede poner en vilo hasta la más sólida de las democracias.

*Paola Ycaza Oneto es analista de políticas públicas y obtuvo su maestría de Ciencias Políticas y Comunicación en la London School of Economics.

Por Paola Ycaza Oneto*

Instituto Cato, Washington

Panam Post, Miami

11 de julio de 2021

 

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

El hastío del electorado

Es claro que los colombianos castigarán el oportunismo político. Quienes están aprovechando la compleja situación generada por la pandemia y el paro

Leer más »

Deja una respuesta