Durante casi cincuenta años, la ley estadounidense respaldada por un consenso bipartidista ha prohibido que los fondos estadounidenses se utilicen para proporcionar o promover el aborto en el extranjero. Recientemente, tal como recoge Friday Fax, los miembros demócratas del Congreso presentaron un proyecto de ley que derogaría esa ley, que silenciosa pero efectivamente ha mantenido bajo control al lobby mundial del aborto durante décadas.

Nombrada en honor al senador Jesse Helms, la Enmienda Helms a la Ley de Asistencia Extranjera se introdujo en 1973, el mismo año en que la Corte Suprema legalizó el aborto en los EE. UU. que promueven el aborto. La Enmienda Helms requiere que los fondos estadounidenses no se utilicen para actividades relacionadas con el aborto.

El recién presentado proyecto de ley «El aborto es la atención médica en todas partes» derogaría la Enmienda Helms y permitiría a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) convertirse, como dijo el Senador Helms, en «el mayor exportador mundial de muertes».

Entre los defensores del aborto ansiosos por ver que el nuevo proyecto de ley se convierta en ley, ninguno es más elocuente que una organización llamada Ipas, que se fundó para hacerse cargo de la fabricación y distribución de dispositivos de aborto manual portátiles después de que la Enmienda Helms prohibiera a USAID hacerlo.

A diferencia de otras organizaciones de “salud reproductiva” que se enmarcan principalmente como grupos de planificación familiar, Ipas mantiene el aborto en su centro. A pesar de su enfoque casi exclusivo en un tema muy controvertido, se ha vuelto influyente en los ministerios de salud, incluso en países con leyes pro-vida, como Kenia y Nigeria.

El proyecto de ley para derogar la Enmienda Helms se presentó en la Cámara de Representantes controlada por los demócratas, y probablemente encontrará oposición en el Senado controlado por los republicanos, y es casi seguro que enfrentará el veto del presidente Trump. Pero mucho depende de las elecciones estadounidenses de noviembre, con el control de ambas cámaras del Congreso, así como de la presidencia, en juego

En 2013, el Ministerio de Salud de Kenia emitió una Carta de los Derechos del Paciente en la que se agradecía expresamente a las afiliadas de Ipas por su “apoyo financiero y técnico” para producirla. Ipas también está presionando al gobierno de Nigeria para que liberalice sus leyes de aborto.

La Enmienda Helms juega un papel fundamental en la protección de la ayuda humanitaria de los Estados Unidos para que no sea cooptada por el lobby del aborto.

Durante la administración de Obama, algunos grupos de aborto pidieron que se reinterpretara la ley Helms para incluir excepciones, pero cuando se sugirió un compromiso que incluiría la protección de la conciencia, los defensores del aborto finalmente decidieron que “dejar Helms intacto es una mejor alternativa en este momento”.

Mientras se postulaba para presidente, Hillary Clinton prometió reinterpretar a Helms sin protección de conciencia, pero fue derrotada por el presidente Donald Trump en 2016.

El proyecto de ley para derogar la Enmienda Helms se presentó en la Cámara de Representantes controlada por los demócratas, y probablemente encontrará oposición en el Senado controlado por los republicanos, y es casi seguro que enfrentará el veto del presidente Trump. Pero mucho depende de las elecciones estadounidenses de noviembre, con el control de ambas cámaras del Congreso, así como de la presidencia, en juego.

Hispanidad, 07/08/2020