Más libertad y menos Estado

La mayoría de personas creen que los políticos son unos incompetentes pero paradójicamente aceptan que ellos sean los que tomen las decisiones más importantes de su vida.

Los países más envidiados por todos, aquellos que tienen mejor calidad de vida y económica, son los países que más libertad económica ofrecen, esas naciones que no castigan a sus ciudadanos con una elevada carga impositiva a sus ciudadanos y les dan la libertad de poder elegir que servicios quieren utilizar, no les obligan a financiar servicios que ellos no van a utilizar.

Podemos verlo aquí con el índice de libertad económica proporcionado por la Heritage Foundation: http://www.iberglobal.com/files/2019-1/economic_freedom_index_2019.pdf.

En los primeros puestos están países como Singapur, Nueva Zelanda y Suiza. En esos países, los impuestos que se cobran son reducidos y el peso del estado es relativamente bajo. Como todos sabemos, en esos países la gente no se muere en las puertas de los hospitales, la gente no se queda sin energía por el capricho de unas empresas energéticas ni tampoco hay problemas con las pensiones para las personas de la tercera edad.

Estos países tienen todas las condiciones deseadas y admiradas por muchas naciones del mundo, pero en vez de imitar sus políticas o adaptarlas para que se instauren bien en sus economías, lo que hacen es ir al sentido contrario y esperar que se obtengan los mismos resultados.

Hay países que son puestos como ejemplo de socialismo, concretamente los países nórdicos, pero esos mismos países, afirman que ellos tienen economías de libre mercado, donde dejan que el sector privado crezca sin una carga fiscal muy grande.

Eso permite que haya grandes salarios y incluso que la recaudación aumente al haber menores impuestos.

Aquí se pueden ver las declaraciones del primer ministro de Dinamarca, Lars Løkke Rasmussen, afirmando en el año 2015 que Dinamarca no es socialista, https://www.youtube.com/watch?v=EAGOtlQjOZw.  El video pertenece a Harvard Institute of Politics de la charla «Nordic Solutions and Challenges» en el foro John F. Kennedy Jr.

Después se puede explicar que las bajadas de impuestos pueden acabar en mayor recaudación mediante la Curva de Laffer aquí explicada: https://es.wikipedia.org/wiki/Curva_de_Laffer

La clase política es una acaparadora de poder, con el mensaje de querer ayudar a toda la población ofreciendo servicios públicos y gratuitos, sabiendo que en esa afirmación están mintiendo ya que esos servicios son pagados con los impuestos de todos los ciudadanos y probablemente si se redujera esa carga impositiva esos mismos ciudadanos podrían costearse servicios privados a su gusto sin tener que financiar otros que no quiere utilizar.

«No hay nada más democrático que el capitalismo, si tú quieres adquirir un bien o servicio de una empresa lo adquieres y si no es de tu gusto el mismo bien o servicio dejas de adquirirlo o sea le quitas tu voto», Manuel Llamas.

Esta frase dicha por Manuel Llamas, define muy bien lo que es una economía de libre mercado, tú deberías decidir quienes son los proveedores de los bienes y servicios, con la capacidad que tienes para decidir que es lo que quieres para ti, quien haga el mejor trabajo es el que se llevará tu «voto».

¿Y las personas que no puedan adquirir esos bienes y servicios que deberían hacer?

Aquellas personas que por falta de recursos, no puedan adquirir los bienes y servicios básicos deberían ser ayudados por el Estado, pero no tiene sentido gravar a toda la población (a los que se lo pueden permitir y a los que no) cuando muchas de esas personas deciden rechazar los servicios públicos y prefieren decidirse por los privados, no tiene sentido que aquellas personas que no quieren utilizar los servicios públicos les obligues a pagar los servicios que no utilizan (los públicos) y los que van a utilizar (los privados).

¿Debe existir un Estado? Por supuesto, pero ese estado debe ser mínimo y no excederse de sus responsabilidades como están haciendo ahora mismo en la gran mayoría de naciones, mientras más intervención del estado, más pobreza y no lo digo yo, lo dicen los datos.

«El Estado te parte las piernas para luego ofrecerte muletas», Víctor Domínguez.

1999, Barcelona. Estudiante de Administración y Finanzas. «Únicamente se aprecia la libertad cuando se pierde.»

Miguel Gómez, El Club de los Viernes, España

Compartir

Deja una respuesta