Nueva alianza política para luchar contra la creación de un superestado europeo

Los líderes de 16 partidos políticos de toda Europa han anunciado una alianza sin precedentes para defender la soberanía de los Estados nacionales europeos, proteger la familia nuclear y preservar los valores judeocristianos tradicionales.

 

La «Declaración conjunta sobre el futuro de la Unión Europea» del 2 de julio representa el primer esfuerzo significativo de los partidos euroescépticos para oponerse conjuntamente a los esfuerzos de los federalistas europeos para transformar la Unión Europea en un superestado multicultural sin Dios.

 

Entre los firmantes se encuentran el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, el exministro del Interior italiano Matteo Salvini y la candidata presidencial francesa Marine Le Pen. El documento, escrito por el ex primer ministro polaco Jaroslaw Kaczynski, quien lidera el poderoso partido Ley y Justicia (PiS), también ha sido firmado por partidos conservadores en Austria, Bulgaria, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Grecia, Lituania, Países Bajos y Rumanía y España.

 

El documento afirma que la Unión Europea requiere una «reforma profunda» porque, «en lugar de proteger a Europa», ella misma se ha convertido en «una fuente de problemas, ansiedad e incertidumbre». Los firmantes dicen que la UE se ha convertido en una herramienta de «fuerzas radicales» que están decididas a llevar a cabo una transformación civilizatoria de Europa. Su objetivo, dicen, es crear un superestado europeo sin tradiciones, instituciones sociales o principios morales europeos.

 

◾ «Estamos convencidos de que la cooperación de las naciones europeas debe basarse en la tradición, en el respeto de la cultura y la historia de los Estados europeos, en el respeto de la herencia judeocristiana de Europa y en los valores comunes que unen a nuestras naciones, y no en su destrucción «, dice la Declaración conjunta sobre el futuro de la Unión Europea, del 2 de julio de 2021. Esta agrega: «Todos los intentos de transformar las instituciones europeas en órganos que prevalezcan sobre las instituciones constitucionales nacionales crean caos, socavan el sentido de los tratados y ponen en tela de juicio el papel fundamental de las constituciones de los Estados miembros de la UE. Las disputas resultantes sobre competencias, de hecho, resuelto por la brutal imposición de la voluntad de las entidades políticamente más fuertes sobre las más débiles. Esto destruye las bases para el funcionamiento de la Comunidad Europea como una comunidad de naciones libres».

 

◾ «Algunos funcionarios de la UE dudan de que una capa adicional de burocracia (la conferencia tendrá una ‘Presidencia conjunta’, una ‘Junta ejecutiva’, una ‘Conferencia plenaria’ y una ‘Secretaría común’) resolverá los ya confusos males burocráticos de la UE», escribió Maïa de La Baume, periodista francesa en Politico, el 4 de marzo de 2021.

 

◾ «La ‘Conferencia sobre el futuro de Europa’ de la UE ya ha redactado sus conclusiones. Busca la federalización forzosa de la UE contra la verdadera voluntad de las naciones europeas y al margen de los parlamentos nacionales. No queremos una Europa federal en el que todas las decisiones se toman en Bruselas», declaró Santiago Abascal, líder del partido conservador español Vox, el 2 de julio de 2021.

 

El documento es una respuesta al presidente francés, Emmanuel Macron, quien, en marzo de 2019, pidió una «renovación europea» basada en más, no menos, federalismo. A raíz de un Brexit inminente, exigió una «fuerza fronteriza común», una «oficina europea de asilo», un «tratado de defensa y seguridad» y un «Banco Climático Europeo» para «financiar la transición ecológica». Macron pidió además la creación de una «Conferencia para Europa» para contrarrestar a los «nacionalistas» que, afirmó, «explotan la ira de la gente».

 

Desde entonces, la pandemia del coronavirus ha puesto al descubierto muchos fallos de la Unión Europea, incluida la desintegración del sistema de fronteras abiertas de Europa; el inminente colapso de la moneda única europea; el colapso de los tan aclamados sistemas sanitarios de Europa; y el «fracaso histórico» de la campaña de vacunación Covid-19 de la UE.

 

En abril de 2021, los 27 estados miembros de la UE, después de dos años de disputas, anunciaron a regañadientes un plan para lanzar una «Conferencia sobre el futuro de Europa» que «invitará a los ciudadanos de la UE» a contribuir a dar forma a su propio futuro y al de Europa, como un todo.» Presumiblemente, solo serán bienvenidas las ideas que promuevan un mayor federalismo multicultural.

 

No todo el mundo está convencido de que se necesita más «Europa». Maïa de La Baume observó: “Como el Parlamento Europeo, la única institución que los ciudadanos de la UE eligen directamente, se posicionó como la institución líder y principal arquitecto en la materia, el Consejo Europeo aceptó algunas propuestas del Parlamento pero la presidencia conjunta quiere quitarle gran parte del poder que el Parlamento espera ejercer. Y la declaración final también eliminó cualquier mención al cambio de tratado, otro golpe significativo a la propuesta inicial del Parlamento Europeo».

 

Los federalistas europeos han tildado con rencor a los críticos de un superestado europeo de «extrema derecha», «neofascista» y «ultra derecha». En realidad, podrían describirse mejor como «civilizacionalistas», término acuñado por el historiador estadounidense Daniel Pipes. En un ensayo de noviembre de 2018, «Los partidos civilizacionalistas de Europa», Pipes escribió: «Es mejor llamarlos partidos de ‘civilización’, enfocándose en su prioridad cultural, porque sienten una intensa frustración al ver desaparecer la forma de vida europea. Esos partidos aprecian la cultura tradicional de Europa y de Occidente y quieren defenderla del asalto de inmigrantes ayudados por la izquierda. (El término civilización tiene la ventaja adicional de excluir a aquellos partidos que detestan la civilización occidental, como Amanecer Dorado, neonazi de Grecia).

 

«Los partidos civilizacionalistas son populistas, antiinmigración y antiislamización. Populista significa alimentar agravios contra el sistema y contra una élite que ignora o denigra esas preocupaciones». En el apogeo del tsunami de migrantes en 2015, la canciller alemana Ángela Merkel respondió a un electorado preocupado por la migración descontrolada con consejos condescendientes sobre asistir a los servicios religiosos con más frecuencia.

 

Por Soeren Kern

Gatestone Institute, Washington

https://www.gatestoneinstitute.org/17558/european-union-superstate

Traducción y adaptación de Colombian News

12 de julio de 2021

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

El hastío del electorado

Es claro que los colombianos castigarán el oportunismo político. Quienes están aprovechando la compleja situación generada por la pandemia y el paro

Leer más »

Deja una respuesta