Opinan los que saben … (13)

Estamos peor que antes

Lo que sucedió a partir de 2010 el país lo sabe, aunque parece olvidarlo. Se abandonó la seguridad para negociar con unos pocos asesinos derrotados, secuestradores, narcoterroristas y abusadores. Se firmó un acuerdo que violentó la democracia y revolvió las instituciones, la justicia incluida, con la fuerza de una Constituyente, pero impuesta por las Farc y dictada desde Cuba, Venezuela y el Foro de Sao Paulo. Hoy, con 200.000 hectáreas de coca, estamos peor que en 2002…, pero con Nobel.

José Félix Lafaurie , Periódico Debate, 08/08/2020

Corte sin credibilidad

Incoherencias insoportables, lacerantes, para los uribistas y chocantes para quienes, sin serlo, criticamos un proceso de paz y unas altas cortes complacientes con los criminales.

Y no pidan milagros. Imposible que la Corte Suprema, politizada, plagada de escándalos de corrupción, de manoseos con mafiosos, de paseos inútiles con viáticos millonarios, de peleas intestinas y de oscuras componendas para cubrir vacantes y elegir cargos, genere credibilidad entre muchos ciudadanos. Sin olvidar la manera espuria de invalidar los computadores de Raúl Reyes, con su invaluable caudal de pruebas contra sus aliados, ni que esta última Corte Suprema fuera conformada, en parte, por su expresidente Leónidas Bustos, del cartel de la toga y calanchín de Santos, y Eduardo Montealegre. Todos sabemos que sin padrinos poderosos ni burocracia a repartir de entidades como la Fiscalía General, no hay quien se bautice como magistrado

Salud Hernández-Mora, Periódico Debate, 08/08/2020

Se inicia la batalla final

Nosotros todos somos soldados ganadores, levantemos la frente tal como lo hemos hechos durante 200 años; los grados y las armas se guardan para la batalla final. Nos estamos jugando nuestra libertad y la de nuestros hijos, la libre empresa, la propiedad privada conseguida con inmenso sacrificio y trabajo, nuestro derecho a mantener comunión con Dios y lo más bello de todo, nuestra FAMILIA.  Nunca olviden Dios estará siempre en control y si Dios con nosotros, quien contra nosotros.

Horacio Lema, Periódico Debate, 08/08/2020

La venganza de la izquierda

Sin Uribe estaríamos igual a Venezuela o Nicaragua donde se puso de manifiesto el fracaso de un socialismo que funciona solo para sus dirigentes.

El presidente Uribe tuvo el coraje, la decisión y la valentía de enfrentar militarmente a la guerrilla, hasta el punto de obligarla a buscar en una mesa de negociación aquello que no logró en cincuenta años de guerra y esto no lo perdonan las izquierdas colombianas, en cuyo seno se refugian muchos de esos bandidos.

Eduardo Pilonieta Pinilla, Periódico Debate, 08/08/2020

Es urgente la alianza

No tengo duda de que privar de la libertad al ex Presidente es el primer paso de su ofensiva final para tomarse el poder. Demostró que, si vienen por él, pueden venir después por cualquiera, que no tienen límites, que sus tentáculos se extienden a lo más alto de las instituciones. El peligro para la nación es mayor que nunca. Pero están profundamente equivocados. La injusticia contra Uribe ha sido una puñalada en las entrañas del pueblo colombiano. Han despertado a las mayorías silenciosas. La tristeza, el dolor, la indignación y la ira, el miedo de que la Nación caiga en manos de los violentos, de los mafiosos, de la izquierda radical, nos moverá a la unidad. La alianza republicana es la primera urgencia. Y la acción política para ganar en el 22 es la segunda. Desde ya y hasta entonces hay que trabajar sin descanso.

Rafael Nieto Loaiza, La Linterna Azul, 09/08/2020

 

Asamblea Constituyente, un despropósito

Está decantado que los magistrados del alto tribunal no querrán desprenderse de las funciones omnímodas que les permite intervenir en lo divino y en lo humano. En segundo término, considero que pensar en una Asamblea Nacional Constituyente para reformar únicamente el aparato jurisdiccional es un despropósito monumental, en la medida en que, el conducto regular es hacer uso de dicho instrumento para reformar la constitución en su totalidad y no meras partes de la misma.

Juan David Escobar Cubides, La Linterna Azul, 09/08/2020

Pasividad ante el castro-comunismo

Asombra la pasividad con que nuestras fuerzas democráticas se someten al asalto del bandidaje castro comunista. ¿Es posible que Iván Duque no reaccione cortando las relaciones con el gobierno cubano? ¿Qué opina el Grupo de Puebla ante los ataques del narco guerrillas en complicidad con el aparato judicial colombiano a un ex presidente de Colombia? ¿Aceptaremos en silencio la escalada del ataque marxista a nuestra institucionalidad democrática?

Antonio Sánchez García, La Linterna Azul, 09/08/2020

Imperativas reformas

Si no se reforman los poderes legislativo y judicial, adelgazándolos, independizándolos y volviéndolos eficientes, nuestro país seguirá por el sendero incorrecto, de un Estado gigante, insostenible, ineficiente, con un desequilibrio, donde no van a poder prosperar ni siquiera los miembros de esos cuerpos colegiados, sumidos en el desprestigio y la desconfianza.

Con una cámara legislativa y con una corte judicial, tenemos, eso sí, integradas por personas de altísimas calidades morales, culturales y profesionales, que sean prenda de garantía en el ejercicio de sus responsabilidades y motivo de orgullo y confianza para el país.

Andrés de Bedout Jaramillo, La Linterna Azul, 09/08/2020

Dos frentes guerrilleros

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros soldados y policías, reclutando y violando niños y mujeres, extorsionando y secuestrando empresarios del campo y despojando tierras, y el otro, que operaba en silencio desde las tres ramas del  poder público (Judicial, Legislativa y Ejecutivo), desde algunos medios de comunicación y universidades, y hasta en los clubes de la rancia y aristocrática política del país.

Indalecio Dangond, Periódico Debate, 09/08/2020

Maquiavélico acuerdo

Según el Acuerdo suscrito entre Juan Manuel Santos y las FARC, los crímenes conexos con el delito político, los cultivos ilícitos y el narcotráfico son amnistiables, así como el secuestro y los delitos de lesa humanidad. Mientras las comunidades de negros y naturales, el 30% de la población, tienen solo 3 curules en el Congreso, las FARC gozan, por ocho años venideros, de 10, pero se esperaba tuvieran unas 26 si se contaban las que iban a concederse a 16 de las zonas que controlaban los facinerosos, descontando que estos, al recibir indulto y tras haber depurado las benévolas penas impuestas por la JEP, serán elegidos para ocupar cargos públicos o de elección popular, hacer política de día y purgar penas de noche, en lugares que ellos resuelvan y nunca en cárceles obligadas, sin exceder las condenas pactadas, mientras quienes defendieron el estado, los militares y policías, son asimilados a los asesinos y secuestradores.

¿Y qué decir de la reparación de las víctimas, cuando los poderosos capos de las FARC dicen estar más pobres que San Francisco de Asis, así las revistas Forbes y The Economist les consideren los narcotraficantes más ricos del mundo? Pábulos por los cuales, ante tanta pobreza, los colombianos hemos entregado, para comenzar, cerca de 6.000 millones de pesos para financiar su nueva aventura, un partido político sin electores, pero tan económicamente poderoso como el Conservador, cuyo colmo culmina con el cuento de que para facilitar el tránsito de las FARC a la actividad política legal, el partido recibirá anualmente, entre la fecha del registro y el 19 de julio de 2026, el 10% del presupuesto anual para el funcionamiento de los partidos y movimientos políticos y un 5 % más de esa partida para financiamiento y divulgación de su plataforma ideológica y programática.

Harold Alvarado Tenorio, El Expediente, 05/08/2020

La única salida

ALIANZA RECONSTRUCCION COLOMBIA propone a los colombianos la única salida posible: Unámonos desde ahora para sacar adelante estas banderas de reconstrucción del país y de erradicación de todos los males que nos agobian: la corrupción, el narcotráfico, la impunidad, la destrucción de la familia. Convirtamos las próximas elecciones parlamentarias en un verdadero plebiscito para ganarle la batalla a quienes nos quieren conducir al socialismo. Elijamos para el Congreso y la Presidencia a quienes estén de verdad comprometidos en la reconstrucción del país, partiendo del rechazo popular al Acuerdo de La Habana en el plebiscito de 2016, cuyo resultado fue desconocido por quienes ahora persiguen inocentes con la complicidad de una justicia prevaricadora.

Luis Alfonso García Carmona, Periódico Debate, 09/08/2020

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones