Oscuro suprapoder pugna por el control del mundo

¡Es un hecho! El 4º poder es regentado, a escala mundial, por un puñado de grupos económicos libertarios claramente permeados por unas Fuerzas Secretas de las que Soros es solo un exponente visible.

Son múltiples las advertencias pontificias que desnudan y condenan la que han llamado «la conspiración anticristiana». La más contundente y completa es, sin duda, la encíclica «Humanum Genus» (León XIII, 1884).

Ver https://bibliaytradicion.wordpress.com/miscelaneo/francmasoneria/documentos-pontificios-que-condenan-a-la-francmasoneria/#1

Los Pontífices han advertido que, desde siglos atrás, este, hasta ahora, muy discreto supra-poder mundial ha venido permeando las esferas y cargos de poder en todas las naciones. Han sido probados protagonistas en las grandes revoluciones de la historia humana: la Revolución Francesa, la Revolución Comunista, la Revolución Cultural que viene destruyendo la familia tradicional, y en últimas, la moral cristiana sobre la cual se edificó la Civilización Occidental.

El caso hoy, es que este oscuro supra-poder ha resuelto ‘salir del closet’. Ha resuelto un dar un inesperado, y en mi opinión, riesgoso paso que puede resultar más ancho que sus piernas. Ha lanzado un supremo y desvergonzado zarpazo por la Presidencia de EUA, la gran potencia del siglo. Las pruebas de fraude masivo son numerosísimas, burdas e irrefutables.

Usurpando las facultades del Colegio Electoral y del Congreso, el 4º poder norteamericano se ha atrevido a declarar triunfador a Joe Biden, un respetable anciano en evidente proceso de decrepitud. Se ha asociado, en una sorprendente y acelerada sincronía, con importantes Big Tech, empresas pioneras de alta tecnología en la web, y con parte del poder judicial gringo, para censurar, minimizar, vetar y estrangular el derecho al debido a propósito de las cruciales demandas de fraude electoral masivo presentadas por los abogados del presidente Trump.

¿Prevalecerá la honestidad? ¿Sobrevivirá el Estado de Derecho en los EUA? ¿Sobrevendrá “el fin del capitaloceno”, el fin de la era capitalista?

En cualquier caso, debemos encarar el resultado con grandeza y con fe. Llegó la hora de cerrar filas en torno a aquella sabia sentencia del Doctor Angélico, Sto. Tomas de Aquino:

«LA FUERZA DEL MAL NO RADICA EN SU PROPIA POTENCIA, SINO EN LA PASIVIDAD DE LOS JUSTOS. ¡LA LUZ ES INVENCIBLE!»

Juan Carlos Ariza Gómez, 22/12/2020

 

Compartir

Deja una respuesta