Padre Navarro: «El pueblo de Cuba está pasando hambre y muchísimas necesidades»

El próximo 11 de julio se cumple un año de las históricas protestas pacíficas en Cuba, que movilizaron a millones de personas en todo el país caribeño. El padre Bladimir Navarro, de la archidiócesis de Camagüey, habla de ello con Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) en el programa de Radio María España «Perseguidos pero no olvidado»

(ACN/InfoCatólica) En estos últimos meses, la sociedad cubana sigue sufriendo la opresión, además de una nueva enorme crisis económica y social que está provocando el aumento, una vez más, de la emigración.

¿Podemos hablar de hambre, de pobreza y de vidas en peligro en este momento en Cuba?

Efectivamente, es cierto que el pueblo de Cuba está pasando hambre y muchísimas necesidades. Es muy triste ver cómo ancianos están vendiendo sus pertenencias en las calles para conseguir lo mínimo para poder comprar algo de comer. O ver las largas colas en los comercios. El pueblo de Cuba está sobreviviendo y la peor pobreza es la de la falta de libertad. A parte de la miseria económica, vivimos la miseria del miedo, de la emigración, de la falta de valores. Otro tema urgente es la falta de medicamentos, no se puede conseguir ni un Paracetamol ni un Ibuprofeno, por supuesto no hay tampoco antibióticos.

¿Se ha agrabado toda esta situación después del 11 de julio del año pasado, cuando se produjeron las protestas pacíficas?

Muchísimo más. La dictadura comunista cubana tiene miedo de perder el poder. Han aprobado nuevas leyes que son para perpetuar su ideología marxista. La inflación ha aumentado enormemente. Los cubanos se pusieron muy contentos cuando se anunció que aumentarían los salarios. Pero ahora el precio de lo más básico es altísimo, no se puede conseguir leche y no hay medicamentos. Hemos visto el deterioro de la sociedad cubana, a costa de que los líderes vivan muy bien. Estamos viendo que muchas casas se están derrumbando en todo el país, mientras se construyen hoteles nuevos en La Habana. Si ahora además alzas la voz y dices la verdad, van contra ti, te difaman. Han aumentado las penas de cárcel.

¿Cuál es la principal necesidad que ahora están sufriendo los cubanos?

La necesidad de ser libres y de que se respete su dignidad. El daño humano, antropológio, que está sufriendo el pueblo cubano es enorme. ¿Por qué por pensar diferente o pensar algo distinto al régimen comunista cubano tienes que ser una escoria, un gusano, un enemigo? En la raíz de todo está el daño humano que ha generado la ideología marxista durante 60 años en Cuba. Esto es un peligro no solo para Cuba, también para otras partes de América, de Europa y del mundo. El marxismo va contra la familia, va a destruir la libertad y la dignidad del ser humano. Es la miseria y lo peor que le está pasando a los cubanos ahora mismo.

¿Qué está pasando con las personas que pidieron libertad, patria y vida el año pasado y a día de hoy?

Es lamentable ver a tantísimos jóvenes en la cárcel. Las penas de prisión son altísimas, de más de 10 años para muchos jóvenes, algunos incluso menores de edad, de 17 años. Ellos solo han pedido, «queremos libertad, queremos vida, queremos vivir y no queremos sobrevivir». Ahora para uno que ponga una fotos o algo en contra del comunismo en las redes sociales, van a por ellos. Cualquiera que cuenta algo del día a día, desde la cola del pan o algo que ha pasado en el colegio de sus hijos. Están siendo amenazados. Por eso muchas personas han decidido irse, está aumentando muchísimo la emigración. La gente está cansada de alzar la voz y que te metan preso. Hay todavía más de 900 presos, solo por manifestarse pacíficamente en el 11J, sin atacar tiendas, fueron caminando pacíficamente.

¿Qué está haciendo la Iglesia en Cuba y hasta dónde puede llegar para aliviar este sufrimiento?

La palabra es acompañar, acompañar el sufrimiento del pueblo. Como Moisés hizo con el pueblo de Israel, que sacó al pueblo de la escalvitud. Hay mucha gente, religiosos, sacerdotes, obispos y laicos comprometidos que están acompañando a los que más sufren, dando ánimos y esperanza en un momento tan triste. La ayuda no es solo material, como por ejemplo la misión de Caritas Cuba, que es estupenda. Diferente instituciones, como Ayuda a la Iglesia Necesitada están ayudando muchísimo. También toca acompañar, escuchar, estar al lado del que sufre y fortalecerle material y espiritualmente.

¿Podemos decir que Cristo es la verdadera esperanza que necesita en estos momentos el pueblo cubano?

Es verdad que Cristo es la única esperanza, Él es «la esperanza no defrauda». Pero la cosa está mal, y esa esperanza ha ido disminuyendo, especialmente entre los jóvenes, que se ven ahogados y solo ven como solución marcharse del país. Pero Jesús tiene palabras de esperanza, la Iglesia con su doctrina social puede levantar la esperanza caída de los cubanos. La Iglesia es un refugio de esperanza, para conectarse al Señor y para sanar las heridas de la ideología marxista.

¿Qué podemos hacer desde aquí para agrandar más los brazos de esperanza de la Iglesia cubana?

Ser voz de los que no tienen voz. También la oración es fundamental, para visualizar lo que está pasando en Cuba. Porque después de que pasó el 11 de julio, Cuba dejó de ser noticia. La situación se ha agrabado mucho y no solo por la guerra de Ucrania, sino por años de mala gestión y por una ideología perversa. Ojalá que ACN siga siendo voz de los sin voz, para que los cubanos se sientan que no están solos. Obviamente la ayuda material es fundamental a través de organizaciones y fundaciones, como ACN. Se necesitan medicamentos, y ayuda material de lo más básica. Podemos hacer mucho como acompañar y visualizar lo que el pueblo cubano está viviendo.

Infocatólica |8-07-2022

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email