Pensamientos – Sobre un buen artículo

Buen análisis del doctor Luis Alfonso García Carmona en su artículo Lo que no existe, no se puede reversar publicado en La Linterna Azul.

Dice el doctor García, y yo concurro, que el tal “acuerdo” es inexistente porque nunca nació a la vida jurídica, que “validaron” un pacto que rechazó el Soberano con un NO. Y yo agrego que esa tal validación fue, además de fraudulenta, dictatorial y en contra de la voluntad popular, así los enemigos de la democracia pataleen y hagan muecas. No hay más misterios.

Y es asunto serio el que esto nunca haya sido divulgado al mundo. Entendible que no lo haya hecho el gobierno anterior, que lo anunció como que la tal “validación” fue un legítimo trámite en el congreso y en la Corte Constitucional. Además, con la descarada aseveración de que “los representantes del NO” (¿?) colaboraron en las modificaciones, y otros embustes más. Así explicado y anunciado por el mismo presidente de Colombia, quién podría poner en duda la “validez de la validación”? Con más veras si, de ñapa, tal “logro” le mereció el premio nobel de paz al artífice del engaño.

Pero que Duque, elegido con las ideas de los que soberanamente dijimos NO, que fuimos burlados y mancillados sin pudor, él incluido, por la actitud perversa de quien no supo reconocer la derrota, reconozca ahora “legitimidad” en el pacto ¿Así nos paga? ¿lo elegimos por una causa y ejerce con otra, al igual que su antecesor, aun cuando guardadas las proporciones de honorabilidad y señorío?

¿Y ahora Oscar I. Zuluaga también comprometido con los acuerdos? Qué pena, tanto respeto por su persona y tanta esperanza en sus ideas, él que fue víctima directa del gigantesco y multimodal fraude, nos sale ahora con que el acuerdo es válido y debe cumplirse dizque porque hace parte de la Constitución? Lo pregunto porque oí estupefacto su tesis en una entrevista concedida al doctor Londoño hace unas semanas. Zuluaga es hombre serio y honorable. Que no haga campaña con nuestra causa si está del lado de quienes engañaron a la Patria.

Me pregunto a veces si perdí el tiempo como estudiante en la facultad de derecho o si habré dicho tonterías a mis alumnos años después. No creo ni lo uno ni lo otro porque tuve profesores sabios y honorables así como alumnos juiciosos y listos, no trajiné con tramposos y embusteros como ciertos gobernantes, legisladores y jueces del 2016.

Entonces, hay que anunciarlo a todas las naciones de la tierra para que se sepa: ese pacto es inexistente y llevado a la Constitución fraudulentamente. El mundo solo tiene la versión de quienes urdieron el fraude. Y claro, también la de ciertos organismos conocidos, plagados de insidiosos y malas personas, que “colaboran” con la implementación de los tales acuerdos, cobrando honorarios y gastos gracias, quién creyera, al llamado del gobierno y por cuenta, ay dolor! de los impuestos que pagamos los que dijimos NO…

Cartagena, José A. Kappaz | [email protected], La Linterna Azul, 10/09/2021

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

Pensar en grande

Claramente, alguien va a tener que pagar estos altos costos logísticos y sin duda alguna seremos los consumidores. Se nos viene una

Leer más »

Contrarrestando

En una emboscada asesinan vilmente a unos soldados de la patria que hacían regular ronda rural; casi al tiempo mientras dos policías

Leer más »

El Ateo Chileno

Así denominan en las redes sociales a Alejandro Gaviria, el enésimo candidato a la presidencia para el próximo cuatrienio, a raíz de

Leer más »

Deja una respuesta