Petro lanza campaña prematura basada en resentimiento, criminalización y victimización

Gustavo Petro se ha caracterizado por buscar incendiar al país en sus alocuciones, ahora pretenderá hacerlo en campaña.

En un momento en que las izquierdas empiezan a ajustarse de cara a las elecciones presidenciales de 2022 en Colombia, este miércoles, de la mano de su hijo Nicolas Petro, Gustavo Petro lanzó un video de campaña con una marcada retórica de criminalización para el oponente y de victimización para él, y por supuesto, para los que él dice representar.

Además, una clarísima estrategia de las nuevas izquierdas, las “ecologistas”, “indigenistas”, “diversas”, “garanto-abolicionistas”, “racistas”, “abortistas”, “feministas” y demás dentro del variopinto modelo del resentimiento, de los comunistas post URSS.

En pocas palabras,presidenciales,  Petro decidió lanzar una prematura campaña basada en estrategias similares a las de Hitler en la Alemania nazi.

Mientras su nuevo video habla de “economía productiva del trabajo, de agricultores y agricultoras con poder”, y sigue, generar… “un mundo que no destruye la empresa». Al contrario, fue el, el asesor económico del modelo venezolano chavista que tiene en una diáspora global a los ciudadanos de la otrora nación más rica del continente fruto del petróleo.

Resaltémoslo: “Gustavo Francisco fungió de asesor y ayudó a consolidar la dictadura venezolana que bautizó ‘Neopopulismo’. Así lo constata una entrevista de la revista Dinero al entonces Representante a la Cámara, Gustavo Petro, el 27 de junio de 2003″.

¿Cuál es la estrategia de cara a 2022?

La misma izquierda no economicista sino cultural ha enfilado baterías para que a pesar del desastre que produjo en Venezuela con su socio y aliado Hugo Chávez, y de su más que mediocre paso por la alcaldía de Bogotá, salga con fuerza no solo como presidenciable sino como presidente, que por supuesto es el objetivo final.

Entonces de la mano de “JuanPis Gonzales” representado por Alejandro Riaño, Andrés ´Parra, Julián Román, Martin de Francisco, Santiago Moure, Margarita Rosa y otros, se han dedicado a burlarse y generar parodias no solo actorales sino escritos en Twitter, entrevistas en televisión y otras, donde las redes sociales han jugado un papel fundamental.

¿Cuál es el mensaje? ¿Qué es eso del castro-chavismo? «La derecha se invento ese discurso para seguirnos robando. Eso no es verdad. Dizque castro-chavismo». Y un infinito etcétera que permite la cultura. Es decir, las habilidades artísticas, histriónicas, “humorísticas”, permiten desfigurar la peor tragedia del pueblo venezolano y en medio de risas, hacer que las nuevas generaciones votantes miren para otro lado.

Particularmente para el lado de los “criminales que nos han robado por 100 años”, según su discurso.

Sin embargo, el “Flaco” Solorzano habla de que el Che Guevara, uno de los peores sádicos y asesinos latinoamericanos (recordar que tenía campos de concentración para homosexuales en Cuba no sobra), afirma públicamente que era “un vacan”.

Julián Román se une con Juanpis para salir en una de sus entrevista fumando puro al estilo de Fidel Castro, dictador y propagador del comunismo armado en el continente.

Y la otrora princesa de la televisión “Niña Mencha” se convirtió en una señora de la tercera edad resentida, dedicada a un aquelarre diario de victimización en redes a favor del socialismo. A diario.

¿Qué podemos hacer hoy?

Se viene una avalancha propagandística como nunca la hemos visto en la historia. De la mano de los personajes antes mencionados y de otros muchos más.

Partidos como el Centro Democrático y el Conservador no tienen ni idea de cómo dar la batalla cultural, la batalla no centrada en el economicismo. Esa, los supuestos políticos de derecha la están perdiendo.

Es imperativo salir a los medios, a las redes, con datos, con cifras, con videos, con especiales, con, porque no decirlo, modelos, actores, deportistas, a decir la verdad, es ahora, o nunca.

Recomiendo el libro Lo que Petro niega sobre la corrupción de Bogotá, escrito por los jóvenes Nicolás Gómez Arenas y Felipe Rodríguez Marroquín, donde desenmascaran la desastrosa alcaldía de Petro, el prontuario de sus funcionarios y los alcances de un guerrillero que nunca pasó por un proceso de resocialización en medio del salto a la “legalidad” fruto del acuerdo con la narcoguerrilla del M19, y que por tanto jamás ha dejado la militancia ideológica en el resentimiento, la división y el desastre.

Ese libro contiene solo datos. Los mismos con los que tendremos que combatir de cara a 2022.

Samuel Ángel

Samuel Ángel , Panam Post, Miami, 11/02/2021

Abogado, escritor, presidente del Instituto de Investigación Social Solidaridad.


Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el plebiscito que nos fue robado,
erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia,
afiliándote ya a
www.alianzareconstruccioncolombia.org

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta