«Pinturita» mostró el cobre

Según registra ‘El Home Noticias’, el concejal Alfredo Ramos manifestó «que le parecía tenebrosa la iniciativa, ante la llegada al país de unos profesionales de la medicina que han demostrado en otros países ‘su incapacidad y falta de conocimiento en el tema’ ”. Aseguró que estas personas están “desactualizadas”. Y que lo que hizo Daniel Quintero es “una absoluta irresponsabilidad”.

«El hecho encendió todas las alarmas», según lo anota el blog ‘Los Irreverentes’, y agrega: «Resulta inaudito que la segunda ciudad de Colombia reciba a centenares de médicos cubanos cuyas labores no se limitarán a los asuntos relacionados con la salud.»

Existe evidencia plena de que las brigadas de salud cubanas cumplen propósitos políticos, razón por la que la solicitud de Quintero Calle es en extremo delicada.

Anota el profesor universitario Luis Guillermo Vélez: «El alcalde Quintero ha fracasado en el manejo de la pandemia. Medellín tiene actualmente la más alta tasa de contagios por Covid 19. La tasa reproductiva efectiva de la Ciudad es de 1,26, la más alta de Colombia, frente a 1,14 del País y 1,16 de Bogotá. Eso significa que 100 ciudadanos contagiados pueden contagiar otros 126.»

Más adelante,precisa:

Los médicos que envía Cuba a ‘colaborar’ son una caterva de ineptos que fueron echados de Italia, Bolivia y Brasil por incompetentes y costosos. Los países comunistas no hacen solidaridad. Las misiones médicas cubanas no son misiones humanitarias sino un mecanismo de aportarle dinero a la dictadura que cobra entre cuatro y seis mil dólares mensuales por cada médico.

Pero además esos médicos también sirven para inocular el virus del comunismo en las capas más pobres y vulnerables de la sociedad. A la Venezuela de Chávez llegaron inicialmente unos supuestos médicos. Hoy son más 40.000 los agentes cubanos instalados en ese país, persiguiendo a la oposición, adoctrinando a la gente, apuntalando el régimen criminal de Nicolás Maduro. También hay centenas de agentes del G-2, el servicio de inteligencia cubano, que persiguen y acosan a los líderes de la oposición y que entrenan las milicias chavistas encargadas de reprimir la protesta contra el régimen.

Hay que decirlo sin ambages. Lo del Covid -19 es una excusa. Como lo han señalado las agremiaciones médicas, Medellín cuenta con personal suficiente y bien capacitado para enfrentar la emergencia. No puede el alcalde decir que la falta de recursos humanos lo obliga a impulsar la invasión cubana. El propósito del alcalde es apoyar financieramente a la dictadura cubana y al mismo tiempo avanzar en el adoctrinamiento comunista, todo ello con los recursos de la Ciudad.» (1)

Coincide con lo anterior Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica venezolana: «La Paz (Bolivia) demostró que casi el 80 por ciento de esos cubanos no eran médicos». León Natera, criticó la solicitud del gobierno local de Medellín-Colombia, en el que pide la presencia de médicos cubanos para combatir la pandemia del Covid-19.

León Natera  explicó que “La experiencia aquí en Venezuela para el gremio, o la presencia de los cubanos ha sido nefasta, porque desde el inicio del gobierno socialista, digamos desde el año 2001, comenzaron a traer a cubanos a propósito, y como consecuencias del deslave (derrumbes e inundaciones) de Vargas en 1.999,  y los trajeron como una panacea así como se le está presentando a la gente de Medellín”, dijo el galeno.

Hizo un llamado a los legisladores del gobierno de Antioquia a no dejarse engañar ya que a su juicio los presuntos dizque profesionales de la salud enviados por La Habana, “no son lo que pintan. Aquí en Venezuela solo supimos que eran cubanos, nunca nos demostraron que fueran médicos, por lo tanto no nos consta que esos tipos sean médicos, a punto de que en principio hubo mucha mala atención médica, si es que realmente fuesen médicos. Como intrusos de la medicina cometieron muchas atrocidades”, resaltó.

Indicó que en países como en Bolivia y en Brasil los gobiernos de Jeanine Áñez, y Jair Bolsonaro retiraron a supuestos médicos cubanos por no demostrar su respectiva licencia para ejercer. Añadió que desde La Paz se logró demostrar que casi el 80 por ciento de esos cubanos no eran médicos.

"Médicos" cubanos en ItaliaEl titular de la FMV también recordó que en marzo de este año tras iniciarse la pandemia,  en Italia llevaron a 104 cubanos los cuales demostraron que no tenían calidad ni cualidad como profesionales de la salud, y que por ende al  mes y medio fueron retirados. “Los que dejaron están haciendo fiestas infantiles, limpiando parques y haciendo cuestiones sociales y no como médicos. Compañeros de Colombia vean bien lo que están ofertando y que realmente sean médicos. La experiencia venezolana es negativa. Lo que han hecho es ir a casas, hacer encuestas y hablar maravillas de lo que supuestamente ha hecho este gobierno acá en Venezuela, aun cuando acabaron con los hospitales”. Reiteró que de ir los cubanos a Medellín sería para hacer política partidista en contra del estamento del país hermano. (2) 

Por otra parte, se lee en IFN Noticias:

«Para nadie es un secreto que desde la Habana se coordina una estrategia con los grupos alzados en armas colombianos, para desestabilizar al país y que la experiencia en otros lugares en donde ha estado la presencia de brigadas de este tipo, han llevado consigo agentes de inteligencia y espías cubanos; lo que para Colombia sería la puerta de entrada del régimen, para continuar con su campaña de desestabilización y apoyo al ELN y a las disidencias de las FARC, mientras cierran el círculo con los partidos desestabilizadores de izquierda que los patrocinan.

Los intentos del alcalde Quintero por separarse de las acusaciones de ser un aliado comunista desde su campaña hasta ahora, parecen, con esta decisión, perder todo lo ganado; puesto que daría razón a los críticos de su amplia simpatía con la radical Colombia Humana de Petro y el comunismo rampante que tanto mal le hace al país. Cuando decimos que el alcalde actuó a espaldas del diálogo social y tomó una actitud dictatorial al hacer una solicitud de este tipo, sin siquiera comunicar al Ministerio de Salud, la Cancillería, ni al cualquiera otra instancia del gobierno nacional y mucho menos a quienes cogobiernan la ciudad como lo es el Consejo Municipal, es porque en realidad ya las fibras de apoyo al régimen comunista de la Habana estaban definidos por el alcalde.

Fuentes de la misma alcaldía, que no quisieron ser identificadas, manifiestan que el negociado replica las partes de los contratos hechos en Bolivia donde, según logramos establecer, cada médico cuesta un promedio de $5000 dólares mensuales, de los cuales $4000 van a las arcas del régimen cubano y sólo $1000 son el sueldo de los galenos a quienes por demás se les tendría que sufragar los costos del hospedaje, transporte alimentación y seguros entre otros, como el costearles el viaje en avión de La Habana a Medellín sin fecha de retorno; en una especie de taxímetro abierto. En algunos casos, el gobierno boliviano pagaba $360 a los menos expertos en una clara explotación laboral de quienes son tratados en Cuba como mercancía o una especie de “trata esclavista”.

Ésas mismas fuentes dan cuenta que el alcalde ya tendría el sitio de hospedaje definido en uno de los cuestionados hoteles desocupados de la ciudad y que ha querido privilegiar, como aquél que en el pasado habían salido a relucir, por tratar de convertirse en un una casa estudio para su canal de televisión local. Uno de los aspectos que llama la atención, es la versión que da cuenta que quien le habría vendido la idea al alcalde de promover la llegada de médicos cubano, sería uno de sus asesores que en el pasado ha trabajado para el gobierno venezolano.

Dentro de los chats de grupo por WhatsApp de las asociaciones médicas que hay en Medellín, se manifestó la preocupación de varios profesionales países que han sido testigos del bajo nivel académico práctico de los médicos cubanos; comenzando por el relato de uno de los miembros quien dice, conoció de primera mano el supuesto mejor hospital de la isla, el mejor dotado y el más “profesional” y que curiosamente, comparado con cualquiera de Colombia, equivale sólo a un hospital de segundo nivel. Además de esto, los reunidos en el chat de médicos, informan del atraso tecnológico en la formación profesional en la isla, poniendo en duda la capacidad de utilización de los desarrollados equipos de las UCIs.

Otro de los relatos de los profesionales paisas en estos grupos de médicos a los que tuvimos acceso, recuerda como en Bolivia la brigada que llegó, repicaba lo que ya se había denunciado en Italia y España; en donde la mayoría de los médicos cubanos eran apenas practicantes de medicina que no han salido de la universidad y que a duras penas saben hacer suturas. Dentro de las críticas de los riesgos que se han manifestado de esas brigadas médicas, está que del total del equipo médico enviado a los países destino, siempre va otro grupo mimetizado en el grupo de médicos, que corresponde a agentes de inteligencia cubanos que tienen dos misiones puntuales: la primera vigilar a los galenos para que no deserten y, la segunda, servir como agentes de espionaje que puedan recabar información útil para el régimen; algo que se potencia de mayor manera en Colombia, por las de conocidas tensiones políticas e ideológicas entre los dos países.» (3)

Lo cierto es que el descontento en la segunda ciudad del país es tan generalizado que , por todas partes, se escucha decir que ya «Pinturita» mostró el cobre.

 

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones