Politización de nuestros hijos por la izquierda

Pregunto a los padres y madres de familia .¿Es ésto lo que queremos apara nuestros hijos? Que antes de aprender valores y principios éticos y morales aprendan a admirar a un asesino, violador, secuestrador, terrorista y corrupto?

Vamos a detener este proceso de degradación de nuestro sistema educativo a partir del domingo 18 rechazando con todas nuestras fuerzas el régimen comunista que la izquierda nos quiere imponer con la compra de votos y el fraude electoral. Salgamos a voitar masivamente comntra Petro y contra el demoníaco pacto histérico. nadie se quede en casa. Ninguno vaya a votar en blanco que es una trampa mortal para volver mayoritarios a los que no lo son. Tengamos fe en Dios Nuestro Serñor para que nos permita salvar a Colombia de la maldad que se nos quiere imponer.Por Colombia todos podemos hacer más!

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta