¿Qué está pasando?

El mundo está totalmente descuadernado. Como en toda crisis, el viejo orden no termina de finiquitar y el nuevo no comienza a imperar. Pero lo que hace esta crisis terriblemente dramática es que los bandos (o mejor dicho uno de ellos) no están claramente alineados. Estamos en una clara lucha entre el bien y el mal, entre el comunismo y el liberalismo, en el sentido clásico del término. Los comunistas si están claros en los objetivos y los medios, por eso están ganando por goleada la batalla. Los liberales se encuentran desorientados y por lo tanto desunidos, y esto está determinando su cruel derrota.

El comunismo siguiendo la doctrina gramsciana desde hace décadas se dedicó a cooptar la infraestructura ideológica mundial, y hoy vemos su total dominación: el aparato educativo, adoctrina desde niños en el aborrecimiento de los valores de la civilización occidental, los medios difunden una realidad distorsionada a favor del triunfo del comunismo, los empresarios financian y apoyan las iniciativas del progresismo, la academia propaga una ideología anti orden natural, así sucesivamente hasta llegar a una Iglesia Católica dirigida por un Papa, que si bien se cuida de no propagar la heterodoxia comunista en los documentos oficiales, en sus actuaciones es claramente pro comunista.

Así los gobiernos de Europa, Asia y América Latina, todos, incluidos los supuestamente de derecha se inclinan ante los dictámenes de la izquierda totalitaria. La Unión Europea no se atreve a luchar por sus intereses civilizatorios, vemos a Piñera en Chile, ser subyugado por las protestas vandálicas y ceder ante la imposición comunista de una Constituyente, que como todas dictará una Constitución hecha a la medida del SSXXI, y a todos los demás presidentes supuestamente liberales, bailar al son de las medidas del progresismo, como ahora se hace llamar el comunismo.

El caso colombiano es patético. El Farcsantismo quiso imponer un acuerdo de entrega del país a las Farc, mediante el engaño y la corrupción para ganar un plebiscito. El pueblo colombiano mostró su valor y fortaleza rechazándolo, pero paradójicamente el liderazgo democrático cedió y dejó que la dictadura se instalara a través del desconocimiento del resultado del voto y la inclusión de esta falacia jurídica dentro del hilo constitucional. Gracias a esta aberración el narcoterrorismo comunista cogobierna hoy a Colombia.

Los colombianos no nos rendimos y elegimos a Duque presidente, confiados en su palabra de acabar con la impunidad y elegibilidad de los criminales de lesa humanidad de las Farc y derogar la justicia paralela impuesta por el comunismo internacional para darle impunidad a las Farc. No solamente no hizo eso, sino que se ha dedicado, y se dice orgulloso de esto a cumplir fielmente el irrito e ilegal acuerdo de entrega del país al narcoterrorismo comunista. En la realidad este gobierno ha sido más complaciente con las Farc que el mismo Santos, increíble.

Pero esta insólita situación no se detiene allí, Duque tiene a destacados farcsantistas gobernando, la estructura gubernamental en las regiones está en manos del farcsantismo, Duque sigue los lineamientos de la Fundación Buen Gobierno de Santos, desprecia al CD y oye y galantea a los Verdes, la parte legal de las Farc y al samperismo. Es por lo que Duque ha hecho errores garrafales como apoyar la estrategia de posicionamiento de Claudia López llamada consulta anticorrupción, obedecer las órdenes del farcsantismo de no fumigar con glifosato, manchar el honor e impedir la legal actuación de militares y policías, propiciar un acuerdo internacional que le quita totalmente la soberanía nación y entrega el desarrollo del país al boicot de ONGs soristas, como el Pacto de Igazú.

Todo ello sería hasta aceptable, si no fuese por la gota que rebasa el vaso: el gobierno y el CD están propiciando la instauración del mecanismo que utiliza el comunismo para llegar al poder: el fraude electoral a través del voto electrónico. No ha habido explicación de tan fatal y antipatriótica conducta, obvio porque no la hay, salvo un Twitter del Representante Uzcategui señalando que este les da transparencia a las elecciones. Ridículo, es precisamente todo lo contrario, el voto electrónico acaba con toda posibilidad de prueba del voto, elimina el secreto de este y se presta a todo tipo de manipulación del voto vía Internet.

De aprobarse esta calamidad para la democracia colombiana, el CD está asegurando la llegada al poder en Colombia del SSXXI, en cualquiera de sus dos versiones: Petro o Fajardo. Existen pruebas científicas que donde hay voto electrónico hay fraude, desde Filipinas, pasando por USA (que Trump lo demostrará en las próximas semanas) hasta obviamente los países del ALBA y afines. Esta actitud colaboracionista del CD con el Farcsantismo es una estocada final a la libertad y la democracia colombiana. Serán los liberales (repito en el sentido clásico) los culpables de la instauración del SSXXI en Colombia. Uribe todavía no se ha pronunciado públicamente, espero que su última palabra desbarate esta locura, Dios y la Patria se lo retribuirán.

Alberto López Núñez, La Linterna Azul, 20/11/2020


Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el robo del plebiscito, erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia, afiliándote ya a www.alianzareconstruccioncolombia.org

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Deja una respuesta