¿Qué nos motiva?

Colombia está al borde del abismo: ¡Reconstrucción o catástrofe!

¡Rescataremos el robo del plebiscito! Vamos a abolir el funesto acuerdo con las Farc.

Fumigaremos los cultivos ilícitos y extraditaremos a los narcotraficantes para sanear el país.

Devolveremos la seguridad en el campo y las ciudades mediante el pleno ejercicio de la autoridad.

Combatiremos la pobreza, creando empleos dignos para todos los colombianos y atendiendo a la población más vulnerable.

Superaremos la crisis económica originada en la pandemia, sin aumentar impuestos ni endeudar más al país.

Haremos un revolcón en la Justicia para despolitizar la Justicia, fusionar las cortes y eliminar la dictadura judicial.

Pondremos orden en las ciudades para evitar el vandalismo y la violación de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Desterraremos la corrupción de la administración pública en todas las ramas y a todos los niveles del Estado.

Reformaremos la educación para preparar adecuadamente a nuestra juventud, formar buenos ciudadanos y desterrar el adoctrinamiento ateo y marxista.

Recuperaremos la moral de las Fuerzas Militares y de Policía, dándoles garantías para el cumplimiento de su deber, aumentando el pie de fuerza y mejorando su equipamiento.

Defenderemos la propiedad privada e impulsaremos la producción nacional mediante estímulos tributarios, financiación y mejora de la infraestructura.

Defenderemos la Democracia, la Legalidad y el Estado de Derecho, eliminando el espurio acuerdo de La Habana y las normas que lo implementaron, respetando los derechos de los desmovilizados.

La vida desde el momento de su concepción y la familia como institución fundamental de la sociedad serán protegidas por nosotros frente a ideologías foráneas y antinaturales.

Se protegerá el medio ambiente contra daños causados por derrames de petróleo, tala de bosques y, minería ilegal, y se regulará la contaminación con basuras, aguas residuales o emanaciones tóxicas, pero se eliminarán normas que entorpezcan el crecimiento económico.

Gobernaremos para los más débiles y vulnerables: los pobres, los desplazados por la violencia, las víctimas del terrorismo, los nonatos que carecen de voz para defenderse, los esclavos de los caciques indígenas, los trabajadores informales que carecen de seguridad social.

Haremos valer la soberanía nacional frente a las organizaciones internacionales manipuladas por el marxismo así como los países que asilan a rebeldes terroristas o interfieren en nuestras propias decisiones.

Aceleraremos la cobertura integral con Internet y el desarrollo tecnológico para extender la educación y la salud a todo el territorio nacional, y modernizar  y hacer más eficiente al Estado.

Reduciremos drásticamente el tamaño del Estado y suprimiremos todos los gastos superfluos para hacerlo más pequeño, más eficiente y menos costoso.

Implantaremos el nombramiento de los servidores del Estado mediante concurso de méritos y no mediante recomendaciones, para gobernar con la gente más capaz.

Convertiremos a Colombia en la esquina más desarrollada de América, con una gran zona industrial al lado de nuestros puertos sobre el Caribe.

Haremos la gran transformación del campo, mediante empresas agroindustriales, impulso de la producción agrícola y pecuaria, y creación de cooperativas de mercadeo,  para que se convierta en la principal fuente de nuestro desarrollo económico.

Implantación de la austeridad como norma obligatoria en todas las ramas del poder y a todos los niveles para abolir todos los gastos que no sean estrictamente necesarios para el bienestar de los colombianos o para el desarrollo económico.

Destinaremos los 129 billones de pesos que cuesta el pacto con las Farc a la salvación de las empresas afectadas por la pandemia y a la creación de empleos pedidos en la crisis y solución del empleo informal.

Aumentaremos la generación de energía eólica, solar e hidráulica para disminuir el consumo de combustibles fósiles y contaminantes.

Se dará prioridad a las obras de infraestructura, a nivel nacional o regional, que contribuyan al desarrollo económico y la generación de empleos permanentes.

Luis Alfonso García Carmona
Presidente de Alianza Reconstrucción Colombia


Acompáñanos a derrotar la izquierda castro-chavista, rescatar el robo del plebiscito, erradicar el narcotráfico y reformar a fondo la Justicia, afiliándote ya a www.alianzareconstruccioncolombia.org

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta