¿Qué opina María Fernanda Cabal de que su esposo sea negociador con el Eln?

A la senadora María Fernanda Cabal, del Centro Democrático y una de las personas que más cuestionan el gobierno del presidente Gustavo Petro, no le gustó mucho que el jefe de Estado haya designado a su esposo, José Félix Lafaurie, como miembro del equipo negociador con la guerrilla del Eln.

Ella estima que su esposo, quien es el presidente de Fedegán, el gremio ganadero, no debe ser negociador, sino que debe estar en calidad de observador.

¿Cómo ve los diálogos con el Eln?

Yo, personalmente, no soy optimista frente a negociaciones con los elenos. Es mi postura. He sido abiertamente crítica con este grupo y me parece que si vamos a analizar, son los peores y los que más daño le han hecho al país. Tienen un nivel de contaminación ideológica superior por encima de todos los demás grupos guerrilleros y una capacidad de accionar terrorista muy alta. No tienen límites. Ellos son los creadores del mito agrario, ellos tienen gente en su organización muy preparada, pero así como está de preparada, en la formación de su personalidad no tienen límites morales ni éticos, pero creen que los tienen.

¿Y cómo ve la decisión de su esposo de querer hacer parte del equipo negociador con esa guerrilla?

Creo que la decisión de José Félix frente a la compra de tierras por parte del Gobierno es una decisión como dirigente gremial que debe ser respaldada por su propio gremio. Pero como yo creo que para ser negociador tiene que tener unas ciertas habilidades, yo sugiero que él debería ser un observador.

¿Por qué?
Porque él viene de un gremio terriblemente golpeado desde hace décadas por la guerrilla, satanizado, demonizado. Se ha creado una narrativa perversa, que no es cierta, como a mí, como en su momento lo hicieron con Álvaro Gómez, con el Partido Conservador. Yo realmente le respeto su decisión, pero no la comparto.

¿Y ya habló con él de este tema?

Él me contó ayer. Él estaba muy dubitativo, de hecho, yo creo que estaba sorprendido porque a él lo llaman y le informan que el Presidente quiere proponerlo para el equipo negociador. Él me dijo: ‘La verdad no sé qué decir porque yo no tengo ningún inconveniente como dirigente gremial, yo le hablo a mi gremio’, ya lo hizo la vez pasada con lo de la compra de tierras, cuando también lo malentendieron. Esto es más complejo porque es un grupo criminal que nunca ha querido sentarse a verles la cara a sus víctimas, nunca ha querido sentarse a reconocer responsabilidades sobre hechos del pasado, terrible, como lo de San Vicente de Chucurí, donde usted va y encuentra 300 lisiados por cuenta de los elenos. Donde nunca nos han contado su vínculo con la línea marxista de la Iglesia católica. Esto es un desafío.

¿Entonces usted no lo aprueba?

Yo nunca voy a contemporizar con un grupo que ha ejercido un accionar criminal que no se justifica bajo ninguna cobertura ideológica o revolucionaria. Entonces uno no puede brincar como los gatos que porque la política es dinámica, yo no. Mi distancia.

Políticamente hay quienes leen y dicen que esta es una jugada maestra de Petro, es para involucrarlos y decir ustedes también como han sido responsables…

¿Y qué le recomienda a su esposo?

Él no conoce a los elenos, yo los conozco a medias, hay gente que los conoce mucho más, entonces le recomendaré que sea una aproximación simplemente con la intención de saber cómo se va a mover este país, pero que no sea un validador nuevamente de impunidad como lo fue el proceso de La Habana.

¿Es decir, a usted le da miedo que lo lleven para validar lo que se acuerde?

Claro, es que políticamente hay quienes leen y dicen esta es una jugada maestra de Petro, es para involucrarlos y decir ustedes también como han sido responsables también participen aquí, esa puede ser una lectura. Otros dirán que es mejor estar adentro que afuera porque finalmente es el destino de un país. De todas maneras, la decisión que tomó es audaz y yo reitero que creo que él (Lafaurie) debe considerar ser un observador, no tener un involucramiento superior porque para eso se necesitan unas habilidades, y él tendrá unas, pero no sé hasta dónde con quien yo considero es el grupo más peligroso en la historia política de Colombia.

Pero ¿usted tiene claro qué papel cumplirá Lafaurie en el equipo negociador?

Pues yo sé que él le aceptó la invitación, pero él ya tiene que determinar su nivel de involucramiento. Además, si Petro se dedica a meter a personas que han sido guerrilleras, a buscar países que han sido abiertamente violadores de derechos humanos, como Cuba, y quiere que Venezuela sea garante, pues eso le va costar mucha credibilidad del proceso. Él necesita validadores que generen algún tipo de confiabilidad a pesar de la controversia.

¿Y el presidente de Fedegán podría ser ese validador?

Claro, porque Petro audazmente está diciéndole si ustedes que han sido el sector que más nos ha confrontado, porque aquí en la historia volvieron a los ganaderos victimarios, cuando fueron víctimas por décadas. Entonces al ver a los ganaderos, adversarios, y ahora incluirlos en una mesa es audaz, es válido dentro de una negociación política, pero toda decisión tiene un costo y yo lo que no quiero es que las decisiones de José Félix me generen a mí un costo en la credibilidad frente a los electores y en mi futuro político, porque yo sinceramente no soy optimista frente a estos diálogos.

¿Y, políticamente, qué tanto la puede afectar la decisión del presidente de Fedegán? 

Yo creo que a uno no todo lo afecta para mal o para bien. Siempre en un país tan polarizado y tan hipersensible claro que me afecta. Por eso, para mí es tan importante transmitirle al público que nada de esto que va a pasar va a cambiar mis posturas. Aquí, el Eln es el que tiene que mostrar arrepentimiento, pedir perdón y no podemos seguir regalando impunidad en este país.

Por Jorge Melendez | Subeditor Política
El Tiempo | 19-11-2022

Compartir:

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Descarga aquí los artes para impresión de pendones