Que sea barrida

Mientras se lleva a cabo un profundo análisis sicológico y siquiátrico que proponga un especial tratamiento y una eficaz terapia correctora, llenémonos de optimismo. Como vivimos en un país de irredentos contravía y de abúlicos e indiferentes a los que pareciera no importarles el propio futuro, confiemos en que saldrán a contestar presente al sagrado deber del voto. Y que aquellos que tienen claro que hay que votar pero buscan excusas para auto justificar su propio desvarío entiendan que no se trata de nada distinto a salvar la institucionalidad, o sea, impedir que sea elegido Petro, cosa que no se obtiene votando en blanco sino aportándole al guarismo del ingeniero Rodolfo.

Se entiende que existe un descontento con administradores y políticos que durante tantos años nos han gobernado sumiéndonos en un letargo social y que, viviendo su propio mundo aislado de la gente, han asistido indiferentes a la desigualdad, y hubo ya el primer resultado del rechazo, cual es la derrota de la clase política ante un candidato como Rodolfo, ajeno a tramoyas privilegios y componendas.

Pero falta el segundo tiempo, y la cosa no está fácil. ¿Cómo se puede explicar que los municipios mineros del Cesar y La Guajira voten masivamente por quien ofreció acabar con la minería? ¿Cuál es la razón para que los bogotanos prefieran votar por el peor alcalde que han tenido en los últimos años? ¿Por qué se vota por un candidato que se rodea de lo peor, y que ofrece acabar con los fondos de los jubilados, además de la muchas barbaridades como suspender la explotación petrolera y acabar el Esmad? ¿Por qué su votación fue tan cuantiosa? ¿No amerita un profundo análisis? ¿Cuál es la razón para que líderes que se vendían como serios aparecen ahora borrando de un tajo su prestigio y adhiriendo y promoviendo al candidato que días antes consideraban funesto? ¿Cómo se explica que Fajardo y Alejandro Gaviria hagan ese papelón de última hora?

Claramente la gente no quiere saber nada de los partidos políticos, y hasta razón tienen, pues a su propia militancia decepcionaron, Gaviria coqueteando con Petro en busca de altos cargos, Vargas Lleras esperando hasta última hora para tomar partido y valorizarse, los godos dejando solo a Barguil y renunciando a ser opción de poder, Uribe descartando a la atractiva figura de María Fernanda Cabal para mimetizar al uribismo, en fin, cada partido manejando debajo de la mesa sus propios intereses seguramente burocráticos. Pero la mesa era de vidrio, todo resultó evidente, y por ello el castigo.

El caso es que en política la aritmética no cuadra, y la sumatoria de los votos anti Petro no resulta igual a lo que las encuestas muestran como votos para Rodolfo, lo que obliga a hacer un esfuerzo adicional para señalarle a la gente los peligros enfrentados, que son muchos ya sea que se pierda y el país dé un salto al vacío, o que se gane por estrecho margen. ¿Qué habrá querido decir Petro cuando afirmó que de no ganar volvería a sus actividades de juventud? Sabe que no ganará, pero la cosa no parece ser de “perdí y ya”. De ser corto el margen de derrota, Petro no lo aceptará, apelará a su repetida queja de fraude. ¿Será que convocará a la denominada “primera línea”? Ya sus áulicos la tienen lista. ¿Será que se lanzarán a la calle para imponerse mediante el caos? Todo indica que sí. Una revuelta que el pusilánime Duque no enfrentaría adecuadamente, y que pondría al país en una terrible situación de inestabilidad.

En cambio, con un alto margen, una derrota aplastante, los petristas igual protestarán, pero la reacción oficial será, ahí sí, contundente y contará con respaldo internacional. Así que toca ponerse las pilas y olvidar el voto en blanco para que la victoria del ingeniero sea por barrida.

9/06/2022 | Por Roberto César Zabaraín | [email protected], La Linterna Azul.

Nota.- Los subrayados al texto son nuestros.

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Deja una respuesta