Santuario provida: Texas prohíbe el aborto desde el latido del corazón

El estado de Texas penaliza desde este miércoles la práctica de abortos desde la sexta semana de gestación

Las clínicas en Texas están obligadas a rechazar cualquier solicitud de aborto después de la sexta semana. (Twitter)

Desde este 1 de septiembre, el aborto se ilegaliza en el estado de Texas desde que se detecta el latido del corazón del ser humano en el vientre de su madre: a las seis semanas de gestación.

En vista de que el ciclo menstrual tiene un promedio de cuatro semanas y el retraso del periodo que acompaña el embarazo se puede notar recién a partir de la quinta semana, el aborto se ilegalizaría casi por completo en este estado.

Esta medida se hace efectiva luego de que la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EE. UU. rechazó las mociones de emergencia para detener la nueva ley. Por lo cual los partidarios del aborto llevarán ahora su reclamo a la Corte Suprema para que escuche su apelación de emergencia. No obstante, por primera vez en cerca de medio siglo, el máximo tribunal de la Unión Americana, después de los tres jueces nombrados por Donald Trump, quedó conformado por una mayoría provida. La designación más reciente fue la de Emy Coney Barrett, tras la muerte de la juez proaborto Ruth Ginsburg. Por ende, en la actualidad hay escasas probabilidades de que prosperen las solicitudes de los activistas que defienden el aborto.

La referente provida Lila Rose destaca cómo las clínicas que ofrecen abortos se lucraron hasta el último momento a expensas de la vida de los más indefensos de la sociedad: los niños por nacer. Hasta las 11:59 de la noche del 31 de agosto operaron las clínicas de abortos en el estado del Texas.

Un crimen contra la vida

A partir de ahora es un delito poner fin a la vida de los niños por nacer. Desde este 1 de septiembre, las clínicas en Texas están obligadas a rechazar cualquier solicitud al respecto.

Lo que distingue a Texas de otros estados que han promulgado leyes en defensa de la vida desde la concepción es que permite que las personas demanden a un proveedor de servicios de aborto o a cualquier persona que haya ayudado a alguien a abortar después del límite establecido. Además, se contemplan hasta 10.000 dólares por acusado.

Por causa de la pandemia del coronavirus, Texas ya había prohibido temporalmente acceder a abortos desde abril de 2020, pues resultaba no solo éticamente contradictorio sino médicamente insostenible dedicar recursos a matar cuando había tantas vidas por salvar. Entonces las autoridades buscaron ayudar a preservar el espacio hospitalario y el equipo de protección personal para las pacientes con COVID-19.

Como consecuencia, aumentó 12 veces el número de mujeres que acudían a otros estados a practicarse abortos. Durante ese tiempo, Planned Parenthood of the Rocky Mountains, que incluye clínicas en Colorado, Nuevo México y Nevada, informó sobre un aumento de pacientes provenientes de Texas. Dicha institución espera un incremento de pacientes texanas ahora con la entrada en vigencia de una ley más severa.

El federalismo convierte a estados provida en santuarios

Lo que sucede ahora en Texas es lo que por décadas ha pregonado el tres veces candidato a la Presidencia de Estados Unidos, el libertario Ron Paul: dar la competencia a los estados. De modo que en una nación como es el caso de EE. UU., donde el aborto ha sido legalizado en el ámbito nacional, los estados recuperan la autonomía de defender a los más indefensos y así convertirse en santuarios.

En el prólogo de su obra Aborto y Libertad, Ron Paul, quien fue legislador por el estado de Texas, señala cómo la vida es el derecho más importante y cómo sin ella no se puede defender ningún otro derecho.

Antes de ejercer la política, Ron Paul dedicó su vida a la obstetricia. Fue así cómo asistió un parto prematuro y junto a todo el personal médico hizo hasta lo imposible por preservar la vida del bebé. Sin embargo, en la camilla conjunta, una madre decidió abortar a su hijo, del mismo tiempo de gestación y tamaño que el que acababa de ser salvado, y como era su decisión, nadie pudo intervenir y la criatura se ahogó en su propio llanto.

Esta historia está en su obra Liberty Defined, donde defiende la libertad como un derecho sagrado que el Estado no debería poder arrebatar.

La usuaria en redes que comparte este extracto de su obra recuerda que la legalización del aborto en EE. UU., bajo el fallo Roe vs. Wade, se dio en 1973, cuando el ultrasonido todavía no estaba disponible como hoy. Por ende, no se podía evidenciar de forma tan clara la humanidad de la criatura en el vientre.

Por esta razón destaca cómo la defensa del aborto hoy en día es una c. El Dr. Ron Paul ha sostenido que la campaña proaborto además pisotea la moralidad al elegir quién vive y quién muere.

Hoy, el estado que Ron Paul representó en el Congreso por décadas, determinó que esto no sucederá más. La vida se protegerá desde la concepción y Texas se convertirá en un santuario para resguardarla.

1/09/2021 | PanAm Post | por Mamela Fiallo Flor.

Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firme amante de la libertad.

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Artículos Relacionados

Pensar en grande

Claramente, alguien va a tener que pagar estos altos costos logísticos y sin duda alguna seremos los consumidores. Se nos viene una

Leer más »

Contrarrestando

En una emboscada asesinan vilmente a unos soldados de la patria que hacían regular ronda rural; casi al tiempo mientras dos policías

Leer más »

El Ateo Chileno

Así denominan en las redes sociales a Alejandro Gaviria, el enésimo candidato a la presidencia para el próximo cuatrienio, a raíz de

Leer más »

Deja una respuesta