Si Cristo regresara, le llamarían fascista

Imagino el invisible ojo de la consciencia divina que todo lo ve, observando las evoluciones de este demonio conjunto de la izquierda primitiva, la siniestra de los males organizados dizque políticamente, en realidad alienados con la suciedad del mundo, la escoria sin valor, el detritus de la evolución natural, la bazofia del desperdicio natalicio, la oportunidad perdida del ser convertido en cadáver viviente, instintivamente oportunista, someramente inservible que es este sobrante de la izquierda, representante del averno sobre la Tierra, condenados hipócritas que poseen asignación de brasas cuando las almas pútridas del engaño perpetuo deban reciclarse sin otro ventajismo que la segura muerte eterna. Hipócritas de Satanás que aquí confunden y allí por millones se les conoce. Conjunto de corrupción humana, estiércol de conciencias hediondas, engreídos de la amoralidad, aquí hacen de las suyas siempre cuando sus sacos mortuorios han sido previstos con la putridez del cuerpo, el hedor de sus espíritus inservibles. 

Si retornase Jesús sería fascista dejando que los niños se acercaran a Él. Por hablar del espacio a la derecha del Padre dejaría en evidencia la miserable siniestra del submundo que compone el progresismo desintegrador. Lo tildarían de ultraderechista por defender la libertad y no dejarse manipular por la demagogia de los satánicos social comunistas que engañan al mundo emponzoñando las ideas y la convivencia.
La izquierda es el Diablo desatado del Apocalipsis, el enemigo de Dios y sus naturales dádivas que se atacan pretendiendo la confusión del concepto, la malformación de sus designios y el fondo de sus órdenes perfectos oscurecidos por el relativismo de las ideas, destructoras como peste que hiede con el azufre de Satanás. Se percibe el tufo del Mal en la anormalidad que buscan imponer, son los desechos de muerte en vida cuyos despojos esperan las huestes angelicales para echarlos al abismo de donde proceden, íncubos con apariencia humana, engañadores viles del eterno Satanás que en ellos habita.
Así escandalicen a la inocencia con el aborto impuesto, el día de la recogida de las siembras está dictado y con él la extinción de estos monstruos que soliviantan la paz, con amaños, culpando al inocente y victimizando al verdugo. Calados están, cadáveres destinados al terror, de la Justicia de Dios no escapan.
Ignacio Fernández Candela

Ignacio Fernández Candela, El Correo de España, 19/06/2022

Ensayista, novelista y poeta con quince libros publicados y cuatro más en ciernes. Crítico literario y pintor artístico de carácter profesional entre otras actividades. Ecléctico pero centrado. Prolífico columnista con miles de aportaciones en el campo sociopolítico que desarrolló en El Imparcial, Tribuna de España, Rambla Libre, DiarioAlicante, Levante, Informaciones, etc.
Dotado de una gran intuición analítica, es un damnificado directo de la tragedia del coronavirus al perder a su padre sin poder velarlo y enterrado en soledad. En menos de un mes fue su mujer quien pasó por el mismo trance. Lleva pues consigo una inspiración crítica que abrasa las entrañas.
WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta

×
×

Carrito