“Toda persona tiene derecho a que se respete su vida desde el momento de la concepción”

Argentina. Los provida invocan un artículo constitucional que declara que “toda persona tiene derecho a que se respete su vida desde el momento de la concepción”.

El citado artículo forma parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, asumida por la Constitución de Argentina en la reforma de 1994.

Los provida argentinos siguen en lucha por la vida del no nacido

La Convención Americana sobre Derechos Humanos (también llamada Pacto de San José de Costa Rica) fue suscrita, tras la Conferencia Especializada Interamericana de Derechos Humanos, el 22 de noviembre de 1969 en la ciudad de San José en Costa Rica y entró en vigor el 18 de julio de 1978.​ Es una de las bases del sistema interamericano de promoción y protección de los derechos humanos.

En el Capítulo II, artículo 4, se habla sobre el derecho a la vida. Y el artículo 4.1 dice, literalmente: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.

Hasta la fecha, veinticinco naciones se han adherido a la Convención: Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Dominica, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela, recuerda Wikipedia.

Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente

Centrándonos en la Argentina, esta ratificó el 5 de  septiembre de 1984 la Convención Americana sobre los derechos Humanos mediante la Ley 23.054, que tiene jerarquía constitucional otorgada por el artículo 75, inciso 22, que dice así: “Art. 75- inciso 22. Declaraciones, Convenciones, y Pactos complementarios de derechos y garantías. 22. Aprobar o desechar tratados concluidos con las demás naciones y con las organizaciones internacionales y los concordatos con la Santa Sede. Los tratados y concordatos tienen jerarquía superior a las leyes”.

En la reforma constitucional argentina de 1994, once normas internacionales fueron incluidas, entre ellas, Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica).

En 1994, el presidente de Argentina era el recientemente fallecido Carlos Menem, quien gobernó durante más de diez años consecutivos (1989-99), el periodo más largo de un presidente democrático en el país sudamericano.

Pues bien: los provida argentinos invocan el citado artículo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos -“Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”- para oponerse constitucionalmente a la ley del aborto recientemente aprobada por el Gobierno de Alberto Fernández.

 

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta

×
×

Carrito