Un error suicida

Los partidos políticos se deben a su electorado, el principal deber para con estos es la coherencia doctrinal y programática. Si en la debacle de los partidos políticos colombianos, hay un partido que ha sido medianamente coherente en su acción política ha sido el centro democrático, grandísima parte de esto se debe al liderazgo del presidente Álvaro Uribe Vélez.

Por eso vi con consternación y critiqué duramente el proyecto presentado por varios parlamentarios del CD proponiendo el ¡establecimiento del voto electrónico! Textualmente proponían “se podrá implementar el voto electrónico para lograr agilidad y transparencia en todas las votaciones”; “la ley reglamentará la modalidad del voto virtual para que los ciudadanos puedan prescindir de la forma del voto presencial”!

Es un dato público y notorio que el voto electrónico es el instrumento del SSXXI para ejercer el fraude electoral y poder llegar al poder por la vía electoral tal como lo establece la estrategia postulada en la cartilla del Foro de Sao Paulo. Es conocido que la empresa Smarmatic, originaria chavista y hoy en día en manos de empresarios empleados de Soros es la encargada de hacer los fraudes para las tiranías comunistas castrochavista y regímenes afiliados, solamente en el 2018 y por la presión de no ser expulsadas de los Estados Unidos reconocieron el fraude en Venezuela, ejercicio para la cual fue creada y lo hizo por más de una década siendo junto con los militares el principal soporte del chavismo. También es público y notorio el monopolio que en Colombia tiene en las contrataciones para los procesos electorales la empresa santista Gregg y asociados la cual tiene un contrato de exclusividad con Smarmatic para la implantación del voto electrónico. Todo esto obviamente lo saben los parlamentarios del CD, entonces como militante de ese partido tengo el derecho de preguntarles ¿Por qué hacen tan desfachatada propuesta de implementar el voto electrónico y virtual en Colombia? Sabiendo que este es un instrumento en la combinación de todas las formas de lucha del narcoterrorismo comunista.

Las grandes democracias occidentales no permiten el voto electrónico pues saben de su alta peligrosidad, más aún la Corte Constitucional alemana lo prohíbe por ir en contra de los Derechos Humanos, en su sentencia 2BvC 3-07, inconstitucionalidad del eVote señala:

“En la utilización de aparatos electorales electrónicos, el ciudadano debe poder controlar los pasos esenciales del acto electoral y la determinación del resultado de manera fiable y sin conocimientos técnicos especiales”, por lo tanto; reconoce por derecho:

1. La prescripción sobre el empleo de aparatos electorales para las elecciones al Bundestag alemán y para los representantes de la República Federal Alemana ante el Parlamento Europeo (Ordenamiento Federal de Aparatos Electorales (Bundeswahlgeräteverordnung – BWahlGV)) del 3 de septiembre de 1975 (Bundesgesetzblatt I Pág. 2459) en la versión de la prescripción para la modificación del Ordenamiento Federal de Aparatos Electorales y el Ordenamiento de Elecciones Europeas del 20 de abril de 1999 (Bundesgesetzblatt I Pág. 749) es incompatible con el art. 38 en relación al art. 20 párrafo 1 y párrafo 2 de la Ley Fundamental, en la medida en que no asegura ningún control acorde al principio de la publicidad de la elección.

2. El empleo de los aparatos electorales de la N.V. Nederlandsche Apparatenfabriek (Nedap) del tipo ESD1, Versiones Hardware 01.02, 01.03 y 01.04 así como el tipo ESD2 Versión Hardware 01.01 en las elecciones para el 16° Bundestag alemán no fue compatible con el art. 38 en relación con el artículo 20 párrafo 1 y párrafo 2 de la Ley Fundamental.”

O sea, en lenguaje plano prohíbe el voto electrónico.

La clave de la posibilidad de fraude electoral (comprobado en numerosas elecciones implementadas por Smarmatic) está en el siguiente párrafo de la sentencia:

“La confiabilidad de los softwares instalados en los aparatos electorales no son controlables por el público. El examen de la Oficina Federal Física-Técnica y el permiso de la versión no se realizaron en público” tampoco se realizaron pruebas independientes. Las fuentes del software no son abiertas y tampoco se puede verificar que las copias del software utilizados en los locales electorales son concordantes con los modelos testeados y no han sido manipulados. Una autenticación por medio de una cadena de caracteres para el programa original y las copias no ha sido garantizada con seguridad. No se puede descartar una manipulación”. (subrayados míos).

Desde el 2013 el finado Antonio Nicolás Briceño y yo elaboramos un dossier sobre los peligros del voto electrónico, el cual fue entregado a diferentes personalidades políticas como el presidente Uribe, Martha Lucía Ramírez, Alejandro Ordoñez, Oscar Iván Zuluaga, José Obdulio Gaviria, etcétera. Este último se interesó bastante por el tema y se entrevistó vía videoconferencia con el experto electoral venezolano Luis Manuel Aguana, el Senador quedó bastante convencido del peligro del voto electrónico y se comprometió a trabajar por impedirlo.

En el dossier indicado señalaba yo:

“Deficiencias del Sistema Electrónico de Smartmatic para votaciones:

  1. El usuario no es propietario de los Programas que usa el Sistema.
  2. El Sistema Windows es muy inseguro para utilizarlo en Elecciones.
  3. La Máquina de Votación es una máquina de juego usada en Italia, que ha sido adaptada a elecciones, es bidireccional, es decir transmite en ambos sentidos, lo cual es muy grave e inconveniente.
  4. El comprobante del Voto es inseguro. Igual que los recibos de los comercios cuando se compra con tarjetas de crédito.
  5. El Sistema de totalización fue adquirido a otra empresa (Outsourcing) y es fácil de manipular.
  6. En varias ciudades y países las empresas ha tenido que enfrentarse a demandas técnicas y de soborno (Chicago USA), Manila (Filipinas), Venezuela.
  7. Los Programas fuentes (Software) son secretos, no son públicos, lo cual le resta confianza al Sistema.
  8. El Sistema no tiene certificación de confiabilidad, ni de garantías de ningún tipo.
  9. Si bien todo es electrónico, lo cual, no garantiza su idoneidad, la opción de Auditorias Profesionales por parte de entes externos, nunca se han hecho.”

Para quien quiera una comprobación científica del fraude electrónico, les digo que la revista más prestigiosa del mundo en estadística, el Statistical Science, publicó un número especial sobre el tema, se destaca dentro de los numerosos estudios científicos sobre el fraude electrónico los siguiente “Forensic Analysis of the Venezuela Recall Referéndum”, Raúl Jiménez Source: Statist. Sci. Volume 26, Number 4 (2011), 564-583. “In Search of the Black Swan: Analysis of the Statistical Evidence of Electoral Fraud in Venezuela”, Ricardo Hausmann and Roberto Rigobon, Source: Statist. Sci. Volume 26, Number 4 (2011), 543-563. Para quien no quiera analizar tan profundamente el caso, pero desee tener una sentencia definitiva al respecto, está la siguiente sentencia: “la computación puede utilizarse para todo excepto para el voto” (Bill Gates).

Queda pues claro que:

  1. El voto electrónico es absolutamente inadecuado.
  2. Este es un instrumento de la combinación de todas las formas de lucha del narcoterrorismo comunista para implantar el SSXXI en Colombia.
  3. Por lo tanto, su implementación significa el puntillazo final a la democracia colombiana.

Lo que no está claro es que, con todos el conocimiento público y notorio sobre este tema, porqué parlamentarios del CD apoyan tal estrategia del SSXXI. Si bien, ante la fuerte reacción negativa retiraron el proyecto, esto no es un asunto banal, tal error suicida no es secundario y el CD debe explicar públicamente el origen e implementación de tan grave error, que hubiese significado el asesinato de la democracia colombiana en manos del narcoterrorismo comunista con nada menos que la colaboración del CD.

Otro asunto es el apoyo del gobierno Duque a al tenebroso proyecto de reforma electoral de la Registraduría con el mismo fin, este gobierno no solamente se complace en seguir el plan de entrega del país a las Farc, sino que ahora avanza un paso más en la destrucción de la democracia colombiana, esta semana presentando dos proyectos del castrochavismo: el poder moral y el voto electrónico, si por el gobierno fuera ya estaríamos implementando el SSXXI, tranquilo presidente Duque y sus colaboradores quedan solo 2 años para que con el fraude electrónico propiciado por ustedes llegue al poder Petro o Fajardo e instauren la tiranía castrochavista en Colombia… Salvo que el pueblo despierte y “throw the rascals out” o sea, tire a los bribones.

Alberto López Núñez, La Linterna Azul, 27/08/2020

WhatsApp
Facebook
Twitter
Telegram
Email

Artículos Relacionados

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar”: víctima a exjefes de las Farc

“En sus corazones y en sus mentes jamás ha estado la verdadera intención de reparar a las víctimas (…) Ustedes no pueden pasar de agache, ustedes deben, tienen la obligación con el país y con el mundo entero de reparar a las víctimas porque sus crímenes no son menores de los que sucedieron en el holocausto nazi”, expresó.

Leer más »

Aplicar un antídoto

Estaba cantado que el otrora glorioso Partido Liberal se entregaría. César Gaviria, cual casquivana bloqueando competencia, corrió a adelantarse, pues con sus senadores y los Verdes, indígenas y farianos…

Leer más »

Colombia: A despertar tocan

Los resultados de la elección presidencial del 19 de junio, fueron una sorpresa para los colombianos. Los mismos petristas deseaban un triunfo

Leer más »

Ante la victoria petro-comunista en Colombia, ¿cesar la lucha o resistir?

Cesar la lucha, no podemos. Es por imperativo de nuestra conciencia patriótica y cristiana que no podemos. Nuestra conciencia nos impone que difundamos y defendamos los principios judeo-cristianos que inspiran nuestra idiosincrasia y nuestra historia, y que combatamos -por las vías legales y pacíficas, claro está- ese colectivismo marxista, violento o no, tantas veces condenado por las encíclicas pontificias.

Leer más »

Deja una respuesta